jueves, 14 de enero de 2016

El nuevo super puerto de Argel.

El anuncio del nuevo puerto de Argel, a 100 kilómetros al oeste de la capital, y sobre la cornisa más cercana a la Península Ibérica, todavía está digiriéndose por la comunidad portuaria española. 



REVISTA PUERTOS Y NAVIERAS - 14/01/2016 







En general no ha causado mucho revuelo, como en su día no lo causó el anuncio de Tánger Med, y el resultado es que Algeciras ha pasado a ser un puerto secundario del operativo de Tánger Med o cuando menos un muelle más de lo que las navieras ya explotan de forma conjunta como si fuesen los muelles del mismo puerto, de un gran puerto chino o del mismo puerto de Rotterdam. 

Al fin y al cabo no media tanta distancia entre los muelles de Algeciras y Tánger Med como la que puede haber entre muelles de un mismo puerto chino o del mismo puerto de Rotterdam. 

Aunque el anuncio del presidente argelino retoma un proyecto del 2013, y llega en un momento de incertidumbre en el Magreb, y no se han aportado más datos que cifras generales de una inversión de 3.300 millones de dólares, la realidad es que el Gobierno argelino o hace este anuncio sencillamente para consumo interno y lo dejará caer, o tiene que ir en serio, ya que incluso por las características de la zona se enfrenta a cierta oposición local. 

Las condiciones del paraje en El Hamdania son las de una ensenada pintoresca que si hubiese las mismas condiciones de seguridad que en la no muy lejana costa malagueña, serían ideales para una colonia turística para jubilados europeos. 

Desgraciadamente como ha comprobado Túnez y más recientemente Turquía, el turismo, y sobretodo el turismo residencial tan potente en España, es una asignatura pendiente para el Magreb. Incluso en Marruecos, donde le desarrollo inmobiliario y urbanístico es infinitamente mejor, estos proyectos de urbanización para extranjeros evolucionan lentamente. 

Mucho más en un país como Argelia, que si bien para los negocios industriales se considera seguro, no lo es tanto para el turismo. Así las cosas, y temiéndose por una desestabilización de Argelia cuando el Estado Islámico avanza en Libia y Túnez, que hizo una transición democrática oportuna pero se encuentra en una recesión y conmocionada por el terrorismo contra el turismo, no es extraño que Argelia busque acicates económicos para proveer trabajo y crecimiento a su importantísima población.

En este esfuerzo se inscribe el hacer un puerto de agua profundas para todo tipo de mercancías, pero sobretodo dirigido al manejo de contenedores. 

El Estrecho está ya saturado en algunos momentos en lo que es capacidad para operar buques portacontenedores. Y eso en un momento en el que el comercio mundial está cayendo. A pesar de ello, hace bien poco, el puerto de Algeciras y el de Tánger Med estaban saturados y tuvieron que moverse contenedores por el puerto de Málaga, cuando no hace pocos meses ha desechado su terminal de contenedores por parte de Noatum y la misma Autoridad Portuaria para darle otra utilización en el tráfico de graneles sólidos. 

En cuanto el comercio mundial se libere de la crisis de los emergentes y Europa empiece a caminar con pulso más fuerte, los estudios que parecian descabellados de transbordo y de tráfico de contenedores en el área del Estrecho se harán realidad. De hecho la saturación de buques en el Estrecho, sin ser la misma que se da en los estrechos de Malacca frente a Singapur, es notable e importante. 

Sobre ello se ha justificado la viabilidad económica del puerto de El Gorguel en Cartagena, y curiosamente este que se plantea en Argel está en una situación en la cornisa africana tremendamente cercana y equidistante casi del Estrecho, Málaga, Motril, Almería, Cartagena y Valencia. Una situación ideal, que sin por supuesto mejorar la de Algeciras, si que mejoraría la situación de otros puertos de transbordo como el de Gioia Tauro en Italia. El proyecto en sí mismo podría tener éxito en cuanto a que los grandes buques portacontenedores van a parar cada vez en menos puertos y para el suministro a España, Francia e Italia,  y en el transbordo hacia el Norte de Europa, el Sur de África y Latinoamérica, un puerto que fuese barato y asequible a nuevos operadores como los chinos sería factible y viable en Argelia. 

Por tanto, aunque se tardarán muchos años y para entonces, a buen seguro, que Marruecos quiere mantener la hegemonía que ha generado en el  transbordo en el Estrecho, no se puede dejar pasara por alto esta iniciativa aunque solo sea por su aspecto de carambola en la iniciación de otros proyectos.  


Las características del nuevo puerto serán:

- Un total de 23 muelles. 
- Capacidad para 6,5 millones de contenedores y 25,7 millones de toneladas.
- Tendrá un coste de 3.300 millones de dólares, de los que un 51% vendrán de fondos públicos y un 49% de fondos privados. 
- Pretende mover un total de 35 millones de toneladas de mercancía al año para 2050, y 2 millones de contenedores de 20 pies al año.
- La superficie abarcará un total de 1.000 hectáreas de suelo industrial. 


Noticias relacionadas.



"La emancipación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos o no será"

 
RSS FeedSubscriu