jueves, 7 de enero de 2016

El detonante que puede obligar a abrir el melón de una improbable reforma portuaria

El resultado de las Elecciones Generales del pasado 20 de diciembre alumbra un incierto panorama político en España que, sea cual sea su perfil definitivo, lo que está claro es que va a estar presidido por la inestabilidad y la debilidad, sin capacidad ni predisposición a abrir debates que no sean los estrictamente esenciales, sea cual sea la alianza que finalmente se lleve el gato al agua.


Diario del Puerto 07/01/2016

En este sentido, aún cuando el debate sobre la gestión portuaria ha sido ampliamente desarrollado en el seno del Partido Popular y tanto PSOE como Ciudadanos incluyeron arriesgadas apuestas en sus programas electorales, lo cierto es que ni tan siquiera una alianza entre estos tres partidos garantizaría la apertura de un proceso de reforma, sumamente delicado por las relevantes implicaciones en los ámbitos local y autonómico y estando los ánimos como están a este respecto ahora mismo en España.

Ahora bien, pese a que el resultado electoral hace harto improbable la reforma portuaria, el Reglamento europeo sobre transparencia financiera en los puertos, ahora mismo en tramitación, podría convertirse en un detonante inexcusable si sale adelante con la exigencia de que los puertos tengan absoluta autonomía en la fijación de tasas.

Este precepto obligaría a reformar la ley española y supondría abrir un melón de consecuencias imprevisibles pues, sin duda, se aprovecharía para un replanteamiento del conjunto del sistema.

Replanteamiento que, antes que nadie, se lo deberían hacer cada uno de los principales partidos políticos, pues esta autonomía en la gestión portuaria contradice los modelos esbozados en sus programas electorales.

Es obvio en el caso del PP, con la ministra de Fomento defendiendo el modelo vigente en los últimos meses, pero aún lo es más en el caso de PSOE y Ciudadanos.

El primero no sólo no es que no esté en línea con una mayor autonomía de los puertos, sino que aboga directamente por la recentralización, definiendo Puertos del Estado como una agencia estatal en la que se integren plenamente las autoridades portuarias y apostando por suprimir puertos de interés general y por fusionar autoridades portuarias.

Este mismo espíritu recentralizador y alejado de la autonomía portuaria en la fijación de tasas está en el modelo de Ciudadanos, que apuesta por reforzar el papel como organismo central de Puertos del Estado como una agencia con mayores competencias y capacidad de toma de decisiones en materia estratégica y funcionamiento de los puertos centralizando competencias de las autoridades portuarias.


"La emancipación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos o no será"

 
RSS FeedSubscriu