jueves, 10 de diciembre de 2015

Según Anfac, los costes logísticos representan el 10% de la fabricación de un vehículo.

La Asociación Española de fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac) ha publicado un informe en el que ofrece una visión global sobre la forma en la que España puede mejorar en logística. 

Puertos y Navieras 10/12/2015

De este modo, esta asociación advierte de que la industria del automóvil es una industria globalizada y altamente competitiva para la que los costes logísticos, casi el 10% del coste de fabricación de un vehículo, son un factor clave para la mejora de esa competitividad. 

Incide en que las características propias del sector del automóvil le hacen especialmente dependiente del sector logístico. Los sistema de producción sin stocks y distribución de un producto de grandes dimensiones, vulnerable y no embalado.  

Por ello, la logística está presente en toda la cadena, desde su fabricación a la entrega del vehículo al cliente. Comienza con el aprovisionamiento de piezas y componentes a la fábrica y termina con la entrega del vehículo al cliente final. Tanto la cadena de producción como los clientes imponen requisitos de calidad y plazo de entrega enormemente exigentes en un contexto altamente competitivo. 
La producción se realiza con el mínimo nivel de stocks, prácticamente bajo pedido, con el objeto de reducir el coste de almacenamiento de un producto de gran volumen y coste. 

Desde el punto de vista del mercado, debe tenerse en cuenta que el mercado es muy competitivo por la gran cantidad de modelos compitiendo en el mismo segmento, por lo que el plazo de entrega es fundamental para mantener la intención de compra del consumidor. La calidad logística es en este sentido fundamental. 

La globalización del sector del automóvil está generando la necesidad de “más logística”. Es determinante el concepto de fábrica global del automóvil tanto desde el punto de vista de los vehículos fabricados como de las piezas que aprovisionan las fábricas. Los vehículos se asignan a las fábricas teniendo presente un concepto global del mercado y no se restringe al país en el que está situada la fábrica. 

Esto mismo es aplicable a la fabricación de componentes para el automóvil, un sector cada vez más globalizado que aprovisiona de forma centralizada a las fábricas de una misma marca en todas las partes del mundo. En definitiva, diversificación de destinos de exportación, hasta ahora impensables para España, como EEUU, Japón o Corea, y el aumento de proveedores de todas las partes del mundo. 

Continúa Anfac señalando que el fuerte cambio hacia la globalización del sector en los últimos años ha situado a España, desde el punto de vista marítimo, en una situación privilegiada para la conexión con Asia y América. Esta circunstancia debe ser aprovechada por los principales puertos españoles tanto para la distribución de componentes como de vehículos. Desde el punto de vista terrestre la localización de España es periférica respecto a Europa, lo que supone unos costes logísticos superiores sobre las plantas fabricantes que compiten por los nuevos modelos con las españolas. 

Por otro lado, debe tenerse en cuenta que está previsto que la demanda mundial de vehículos alcance en los próximos años los 100 millones, por lo que las plantas existentes y las nuevas que puedan surgir deberán hacer frente a unos 12 millones más de vehículos. Las fábricas españolas deben aprovechar este mercado creciente en destinos alternativos de mayor potencial que el tradicional europeo. 

La situación específica de España en cuanto al desequilibrio entre importación y exportación es un punto débil que debe ser abordado. El bajo nivel del mercado interior español que ha sufrido de forma especial desde que comenzó la crisis es el origen fundamental de este desequilibrio que encarece el coste del transporte al realizar un volumen importante de viajes en “vacío”. 

Es esencial que España lidere el cambio hacia una nueva logística, necesaria ante un mundo globalizado, que potencie las plataformas logísticas y a operadores intermodales que favorezcan la atracción de mercancías de paso por España y la coordinación entre los productos de las distintas marcas. 

Los indicadores de calidad logística a nivel internacional, como el LPI (Logistic Performance Index) del Banco de Mundial, sitúa a España en el puesto 18 a nivel mundial. Aunque esto indica que está por delante de países como Polonia, República Checa, Turquía e incluso Italia, competidores en cuanto a fabricación de vehículos, España se mantiene por detrás de los principales países productores como Alemania, EEUU o Japón. 

Además, mantiene un nivel inferior sobre otros países con los que compite por la producción en Europa, como Francia o Reino Unido. Por ello, España, como gran exportador de vehículos y con una logística global en relación con los componentes, debe tener como referente a los líderes mundiales en comercio internacional y principales productores de vehículos. 

Las circunstancias actuales de globalización y fuerte competencia hace necesaria la búsqueda de sinergias entre modos de transporte y entre diferentes operadores. Todo ello ha contribuido en los últimos años al desarrollo del concepto de servicios logísticos integrales en el sector y, con ello, a la potenciación de las soluciones intermodales. La Estrategia Logística del Ministerio de Fomento aunque considera como prioridad el desarrollo de transportes multimodales que permitan a los agentes económicos a acceder a una oferta integrada de transporte, no establece plazos y actuaciones concretas de avance. 

Por todo ello, una logística eficiente es un factor diferenciador y una ventaja competitiva que puede poner a las fábricas españolas en mejores condiciones respecto a otras, y en primera línea para la asignación de nuevos modelos y el volumen de producción necesario para acceder al mercado mundial al que debemos aspirar para, no sólo mantener, sino superar los 3 millones de vehículos de producción en España. 


"La emancipación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos o no será"

 
RSS FeedSubscriu