jueves, 12 de noviembre de 2015

“Bienvenido, Mr. Møller”.

Hay quien interpreta como una panacea, las fuertes inversiones realizadas por Maersk Line en España, en la creencia que sanará todos los males que adolece a nuestra estiba.
 
Puertos y Navieras 12/11/2015


Enrique Arraiz.



Nada más lejos de la realidad. Para trabajadores como yo, educados y formados en los Estados Nórdicos/escandinavos, trabajar para/con daneses es sinónimo de transparencia.

Que Dinamarca sea el país más “limpio” del mundo, seguido de cerca por Finlandia, no es solo un indicador, es una advertencia. Todo se analiza con esmero, nada queda al azar, tolerancia “cero” ante cualquier actitud impropia, la picaresca no forma parte del negocio, son algunas de las claves de la ‘incorruptibilidad’ danesa.

Las empresas de ese país, no solo comparten la misma filosofía sobre estrategia empresarial, también fomentan e incentivan la educación para el empleo, pública e igualitaria, elementos que aportan eficiencia y sostenibilidad al sector laboral.

Los Estados Nórdicos/escandinavos, no amparan el derecho de huelga, ni tampoco el despido; para tener indemnización hay que haber estado al menos 10 años en la empresa o de lo contrario haber contratado un seguro privado, para alcanzar la prestación, como fue mi caso en Finlandia.

Maersk Line o más bien diría, la cultura del trabajo en los Estados Nórdicos/escandinavos, son contrarios a la especulación, al culto por lo mediático como ocurre en España.  

Como escenificara Luis García Berlanga en su clásico “Bienvenido, Mister Marshall”; los daneses no se hacen fotos con nadie, no agradecen nada, pagan por lo que trabajas, se llama productividad inducida.

Ahora que son dueños de una parte del sector portuario español, la alianza con MSC se dirime como la búsqueda del equilibrio perfecto; en pocas palabras, juntos pero no revueltos. Y a todo eso, las tradicionales empresas portuarias españolas buscan su lugar en la futura tarta del sector portuario español.

Pero claro, mis palabras quedarían en un puro bagaje a no ser por los acontecimientos.   Ahora las navieras exigen a la UE que se incluya la estiba en la liberalización efectiva de los servicios portuarios, algo a lo que se niegan frontalmente los sindicatos.

Leía en un diario economista que los navieros piden que la reforma de la estiba fije un periodo transitorio para su aplicación y yo pregunto, ¿qué reforma? porque en diciembre se cumple un año de la sentencia de Luxemburgo, y de reformas nada, salvo las aludidas por Llorca en su decreto-Ley, tan abominable por los sindicatos.

Abril llega y poco a poco se va vislumbrando lo que será el futuro sistema portuario español; por supuesto bajo la batuta de las grandes navieras.  

El problema con los daneses, es que no hay pie para el mercadeo, por esa causa las Sagep y las Autoridades Portuarias, se afanan por ampliar censos, concesiones o cerrar acuerdos antes de la próxima primavera, o hasta que el próximo gobierno reanude la veda de las reformas que sin lugar a dudas, será en base a lo que están acostumbrados los daneses, con transparencia.

Tanta dilación injustificada sobre las reformas a acometer solo puede tener una explicación razonable, la próxima entrada en vigor de la tarjeta profesional comunitaria, que permitiría la contratación directa de trabajadores cualificados sin la intervención de las administraciones nacionales, como ha ocurrido con mi caso. 

Hay que recordar, que las empresas comunitarias, se quejaban ante la Comisión Europea, sobre la imposibilidad de acudir al mercado laboral en busca de un perfil profesional más acorde con sus necesidades logísticas y operacionales y que por el contario, se les obligaba a contratar a personal de las Sagep que no requerían.

Al menos eso se leía en el Dictamen motivado que envió la Comisión Europea a Puertos del Estado.

El próximo 18 de enero de 2016, los Estados miembros deberán adoptar esta nueva Directiva, 2013/55/UE DEL PARLAMENTO EUROPEO Y DEL CONSEJO.

Una de las principales novedades de ésta nueva “Directiva” simplifica los trámites administrativos para la aceptación de la tarjeta profesional europea.  Esta nueva modalidad, permitirá a estibadores portuarios daneses, por ejemplo, trabajar en la AMP Terminal en Algeciras sin necesidad de pasar por una Sagep o, liberarse del engorroso proceso de reconocimiento de las cualificaciones como es mi caso.

El futuro gobierno, tendrá la excusa perfecta para abrir el mercado de la estiba a los trabajadores comunitarios.

La Comisión Europea ha tomado buena nota de las dificultades que la administración española impone a los trabajadores comunitarios y ha dispuesto nuevos procedimientos para garantizar la libre circulación de trabajadores portuarios cualificados.

Mientras Coordinadora y CCOO se esmeraban en levantar muros con la sola finalidad de impedir la llegada masiva de estibadores cualificados y acreditados como yo, la Comisión Europea aceptaba ampliar el plazo de las reformas hasta la próxima.

La petición de las grandes navieras para fomentar la movilidad funcional en Europa, de estibadores altamente cualificados, a través de la tarjeta profesional, será la primera medida que tomará el futuro gobierno, reformar los artículos 153 y 154 del TRLPEMM en la próxima legislatura. 

Con ellos se permitirá a las grandes terminales, contratar a estibadores comunitarios con tarjeta profesional y sin trámites previos.

Esa es toda una realidad. No habrá despidos masivos en las Sagep pero, quien quiera sumarse a las plantillas de APM terminal o MSC en sus Hub’s de Valencia, Las Palmas, Tarragona o Barcelona, deberán ganarse a pulso el puesto.

Es una de las condiciones que ha impuesto la Comisión Europea para ampliar el plazo de ejecución de la sentencia de Luxemburgo a España, sin duda.

En Las Palmas y ante la falta de transparencia de su propio sindicato ASEP, algunos estibadores se han acercado hasta Consejería de Educación del Gobierno de Canarias en busca de una vía para el reconocimiento de su experiencia laboral como estibador, ante la incertidumbre en Opcsa y su futuro en manos de MSC.


"La emancipación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos o no será"

 
RSS FeedSubscriu