miércoles, 21 de octubre de 2015

José Llorca se muestra partidario de trabajar en la progresiva reducción de la tasa portuaria a la mercancía

El presidente de Puertos del Estado, José Llorca, valoró ayer en Madrid la necesidad de ir trabajando en la posibilidad de ir progresivamente reduciendo en España la T3 o tasa portuaria a la mercancía, medida ya emprendida por otros países como Portugal y que redundaría en la reducción de los costes portuarios, si bien requeriría de nuevos equilibrios para garantizar la eficiencia económica de los puertos.


Diario del Puerto 21/10/2015

Llorca realizó esta valoración en el transcurso de la jornada "Claves para la competitividad de los puertos españoles" y tras la intervención del presidente de la Autoridad de la Movilidad y del Transporte de Portugal, Joao Fernando de Amaral, quien detalló la importante reforma portuaria emprendida por este país y que ha permitido una reducción de los costes portuarios del 16% y con el objetivo de alcanzar el 25%.

Entre otras medidas, Portugal ha reformado la estiba, definiendo nuevas tareas no exclusivas y limitando las horas extraordinarias de los estibadores, lo que ha permitido incrementar la empleabilidad en este sector un 30%.

La jornada contó con una numerosa y seleccionada asistencia de representantes de las autoridades portuarias españolas, concesionarios y navieras nacionales e internacionales.

Igualmente, Portugal ha acometido una reforma de las tasas portuarias, con una reducción de las mismas del 7% y, lo que es más importante, con la supresión de la tasa a la mercancía y sin incrementar la tasa del buque.

A este respecto, el presidente de Puertos del Estado valoró como muy trascendente la iniciativa portuguesa y aseguró que se debe abrir el debate para trabajar en la progresiva reducción en España de la tasa a la mercancía aquí aplicada, una medida que representaría un importante reto ante los requerimientos de cuadrar las cuentas y garantizar la autosuficiencia portuaria.

El presidente de OPPE, José Llorca, en un momento de su intervención. 
Estrecho
Junto a los costes, también se debatió de la competencia interportuaria y de un mercado sumamente complejo como es el del transbordo en el Estrecho. Najlaa Diouri, directora general AP Tánger, detalló lo avanzado del proyecto Tanger-Med 2 para elevar la capacidad de este enclave a los 8,2 millones de TEUs anuales, en una apuesta por un mercado que el presidente de Puertos del Estado aseguró que no puede reducirse a una mera competencia entre Tánger y Algeciras.

Llorca afirmó que tanto Sines como Valencia también deben ser incluidos en esta pelea en la que, a su juicio, el futuro va a permitir que haya "tarta para todos" al entender que el potencial de crecimiento del tráfico de transbordo en el Estrecho es muy importante. Llorca también situó en esta lucha por posicionarse en este mercado a puertos como Cádiz, Málaga e incluso Huelva.

"En cualquier caso, habrá que esmerarse en los ratios de competitividad", aseguró Llorca ante la volatilidad de este tipo de tráfico.

Por último, a partir de la intervención de Eddy Bruyninchk, CEO de la Autoridad Portuaria de Amberes , sobre los retos del crecimiento futuro de los puertos, se abrió un interesante debate sobre los megabuques y su impacto en las operaciones portuarias. 

Cuestionado por Ramón Gómez-Ferrer, director de la AP de Valencia, sobre si los puertos -ante los costes y las dudas sobre su recuperación que generan las inversiones para los megabuques- deben intentar frenar esta tendencia y crear sistemas tarifarios que desincentiven a las navieras a seguir incrementando el tamaño de los barcos, Bruyninchk aseguró que "nunca usaría un puerto para desincentivar a una naviera", insistiendo en que su apuesta es por el "diálogo".

En la misma línea se manifestó José Llorca, quien defendió que "es muy difícil poner puertas al campo" y que "lo importante es buscar la eficiencia".

No obstante, Santiago García Milá, presidente de la ESPO, alentó el debate al recordar que las economías de escala de las navieras están creando "muchas otras deseconomías de escala" exigiendo a los puertos grandes inversiones a veces no compatibles con la autosuficiencia económica y reñidas con la volatilidad de muchos tráficos".


"La emancipación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos o no será"

 
RSS FeedSubscriu