viernes, 23 de octubre de 2015

"Mi intención es favorecer un modelo de equipo directivo que combine la experiencia y la juventud".


Entrevista a Aurelio Martínez, nuevo presidente de la Autoridad Portuaria de Valencia. Martínez es catedrático de Economía Aplicada y en 1989 fue nombrado director general de Economía y Política Financiera de la Generalitat valenciana. 

Puertos y Navieras 23/10/2015


También ha sido director del Departamento de Economia del Gabinete de Presidencia, conseller de Economía y Hacienda, presidente del Instituto valenciano de Finanzas y, a finales de los noventa, concejal del PSOE en el ayuntamiento de Valencia. Ya en 2003 pasó a ser director del departamento de Estructura Económica de la Universidad de Valencia y, después, presidente del ICO. En 2009 fue designado presidente de Navantia y en 2011 se le eligió como presidente del operador de Loterías y Apuestas del Estado. Ahora, como ya hemos dicho, Aurelio Martínez pasa a hacerse cargo de la presidencia de la Autoridad Portuaria de Valencia.




¿Cuál es su diagnóstico de los cinco principales problemas con los que se encuentra en el puerto?

Si me lo permite, más que de problemas hablaría de retos. Considero que los grandes retos a los que se enfrentan los tres puertos gestionados por la Autoridad Portuaria de Valencia son la conectividad y la accesibilidad terrestre, incrementar la eficiencia operativa, afrontar un inestable entorno económico global, la concentración de la demanda (grandes operadores marítimos) versus el incremento de la oferta (una oferta portuaria global) y, finalmente, la deuda de la APV generada fundamentalmente por las inversiones realizadas en las ampliaciones de Valencia y Sagunto.

Ya que hablamos de retos en vez de problemas, ¿cómo deberían afrontarse estos retos de los que nos habla?

En los últimos años hemos conseguido una excelente conectividad marítima pero nos queda mucho trabajo en la terrestre. Una vez consolidada nuestra conectividad con el centro peninsular, nuestra conexión con el eje cantábrico es lo más estratégico. No tiene sentido que uno de los principales hubs logísticos terrestres de la península, como es el caso de Zaragoza, no se encuentre conectado con el principal hub marítimo del Mediterráneo, el puerto de Valencia. Del mismo modo, hemos apostado por trabajar en la mejora de la intermodalidad y la accesibilidad a los tres puertos. 

Contar con buenas conexiones y trabajar en una gestión más eficiente de la operativa portuaria tiene que atraer volumen, mayor carga y eso nos posibilitará incidir también en los costes para ser más competitivos. Actuando así y manteniendo el ritmo estable de crecimiento que venimos experimentando incrementaremos nuestros ingresos.

¿Cómo ha encontrado a los equipos del puerto?

He encontrado equipos experimentados y  apreciados en el sector. Muchos de ellos han vivido el tremendo cambio que ha experimentado el puerto en las últimas dos décadas y son grandes activos de la APV. Al mismo tiempo, he visto una segunda línea de profesionales jóvenes con grandes conocimientos. En este sentido, mi intención es favorecer un modelo de equipo directivo que combine la experiencia y la juventud.

¿Qué reclaman desde el puerto de Valencia a Puertos del Estado?

Como decíamos antes, en un mercado que tiende a la concentración de la demanda, en el que las navieras conforman grandes alianzas y están seleccionando sus principales puertos, es preciso que Puertos del Estado ponga en valor la situación geoestratégica del puerto de Valencia y favorezca una competencia interportuaria en igualdad de condiciones. Por ejemplo, reitero que hay que conectar con urgencia y solvencia los dos grandes nodos logísticos que son Zaragoza y Valencia. Es una apuesta que vertebra territorios, que sirve claramente al tejido empresarial –tal y como está reclamando- y una oportunidad para que el puerto de Valencia y el import/export ganen en competitividad. 

Es precisa una inversión de 300 millones para hacer operativa esta línea, si bien, de momento, con 50 millones se solucionarían los principales estrangulamientos y  se podría empezar  a operar en serio.

¿Cómo va el proceso de ampliación de las concesiones? ¿Cuándo se terminará?

Estamos trabajando en ello desde la consideración de que este es un asunto prioritario. Esperamos tener toda la información analizada antes de final de año para seguir la tramitación con OPPE.

Durante la campaña de las municipales de 1995 presentó el proyecto de recuperar el último tramo del Jardín del Turia, ¿siguen teniendo ese plan en mente? ¿En qué consistiría esa recuperación de navegabilidad? 

Hemos iniciado conversaciones y encuentros con el Ayuntamiento y con los vecinos para abordar el diseño urbanístico de la zona sur del puerto, sobre todo el área más próxima a Nazaret. Queremos llegar a acuerdos satisfactorios para todas las partes que, lógicamente, sean viables teniendo en cuenta la configuración actual del recinto, distinta a la de entonces.

¿Posee o no suficiente autonomía portuaria?

La ley contempla la autonomía de gestión pero es complejo definir en qué grado es o no suficiente. Es indudable que los puertos somos enclaves estratégicos para el territorio y, por lo tanto, es lógico que exista una estrategia portuaria nacional. Dicho esto, también es cierto que es buena la competencia  interportuaria y eso exige autonomía de gestión en un campo de juego donde las reglas sean las mismas para todos.

¿Tiene pensado cambiar algo de sus equipos?, ¿y de personas?

He presentado en el último consejo de administración una nueva estructura organizativa muy meditada. Sigo contando con muchos directivos de la casa y se han incorporado otros y todavía se incorporará algún cargo directivo más. En esta nueva estructura cobra especial importancia el área de auditoría interna y la una dirección de planificación estratégica que penderá directamente de presidencia. En general, como decía antes, busco un adecuado mix de experiencia y juventud.

Los puertos se han visto envueltos en casos con implicaciones legales, ¿cómo aborda usted este espinoso tema?

Los puertos, como todo organismo público, exigen una cuidadísima y escrupulosa gestión. Para ello existen mecanismos de control que deben garantizar el correcto funcionamiento y que actúan. Sin embargo, ni hay que generalizar ni el inicio de cualquier investigación presupone que exista un delito, la Administración de Justicia tiene que cumplir su función y realizar su trabajo, pero tenemos que respetar la presunción de inocencia. En todo caso, como señalaba anteriormente tengo previsto reforzar el área de auditoria interna.


"La emancipación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos o no será"

 
RSS FeedSubscriu