sábado, 3 de octubre de 2015

Martínez: "No hay tiempo que perder si no queremos estrangular el crecimiento del Puerto"

La pasada semana se cumplió un mes desde que Aurelio Martínez accediera a la presidencia de la Autoridad Portuaria de Valencia.
 
Diario del Puerto 02/10/2015

Este catedrático de Economía Aplicada, con un amplio recorrido político y una experiencia destacada en la gestión de instituciones económicas, ha asumido el importante reto de liderar el primer puerto del Mediterráneo durante los próximos años. En la primera entrevista en profundidad que concede a un medio de comunicación como presidente de la APV, Martínez desgrana con la fluidez propia de un profesor universitario las claves de la que va a ser su gestión.




¿Se esperaba el nombramiento? ¿Qué le llevó a aceptar este cargo de tanta responsabilidad?
No me lo esperaba. En absoluto. A lo largo de mi vida he pasado por diversos ciclos políticos (este será el tercero) y para mí era un reto considerable aceptar este cargo de tanta responsabilidad. Al final, como quiera que no vives aislado de la sociedad, convergieron una serie de elementos y personas a las que tengo un gran cariño y confianza; me aseguraron que era importante que aceptara y que además existía cierto consenso... y acepté. Al fin y al cabo mi vida la he desarrollado siempre asumiendo retos. Todos nos debemos a los amigos y a las personas con las que tenemos relación, y a mí me gusta ser muy fiel a las personas.
El president Ximo Puig ha optado por un perfil común para los presidentes de los puertos valencianos, muy académicos e implicados directamente en la economía ¿por qué?
Las grandes obras que se tenían que hacer en los puertos ya están hechas, de hecho hay un exceso de capacidad; lo que toca ahora es gestionar. Los puertos valencianos, también todos los españoles, lo que necesitan en estos momentos, con una competencia muy importante en el resto del mundo, es gestión. Hay que ser eficientes, reducir costes, hacer un puerto atractivo... y, para ello, es fundamental que exista gestión. Lo que los puertos necesitan ahora, y está detrás de la decisión del president, es gestión, gestión y gestión.

Aurelio Martínez tomó posesión de su cargo como presidente de la APV el pasado 24 de agosto. Fotos Alba García.
¿Y cuáles son los objetivos prioritarios de su gestión?
En primer lugar es fundamental consolidar lo que se ha hecho, y si es posible seguir creciendo.
Por otra parte, respecto al ámbito portuario, será necesario sacar adelante la Ampliación Norte por tres razones fundamentales. Primero: ya está hecha la obra y tenemos los costes de la misma pero no tenemos los retornos, por lo que a la hora de devolver los préstamos tenemos un exceso de capacidad que no está en explotación.
Por otro lado, este año terminaremos con más de 4,5 millones de TEUs movidos y nuestra capacidad está en torno a los 6 millones. Con tasas de crecimiento como la actual, por encima del 8%, en cuatro o cinco años habremos llegado al límite. Si sacamos ahora la explotación de la Ampliación, podría estar operativa precisamente en ese periodo de tiempo. No hay tiempo que perder si no queremos estrangular la capacidad de crecimiento del Puerto.
Finalmente, y aunque a nivel internacional hay muchas incógnitas, es cierto que la economía española está creciendo, los flujos entre este y oeste van a seguir en línea ascendente, así como los tráficos en el Mediterráneo. Se trata de una tendencia que se puede mantener en los próximos tres años y en ese contexto de relativo optimismo orientado hacia el exterior es más fácil acometer inversiones como la que supone la Ampliación Norte.

En el futuro ¿ve más oportunidades o más amenazas?
Creo sinceramente que el Puerto de Valencia tiene más oportunidades, aunque no debemos perder de vista las amenazas, que sí existen. No hay que olvidar que ya estamos ubicados en el mapa y hay que tener en cuenta que para muchos otros puertos su objetivo principal está en situarse como un "player" relevante. Nosotros ya lo somos. Si los tráficos van a seguir creciendo, no hay ninguna razón para pensar que no vamos a seguir jugando un papel importante en el futuro.

En ocasiones las amenazas están incluso dentro del mismo puerto (falta de eficiencia, competitividad...)
Es posible que tengamos que solucionar algunos asuntos relativos a la automatización o revisar algunos costes que son altos, pero entiendo que todas las partes están interesadas en que el puerto se mantenga; creo en la racionalidad de los agentes que juegan esta partida y creo que todos van a intentar que crezca el tráfico porque es beneficioso para todos. Aunque a todos nos cuesta ceder, la racionalidad se acabará imponiendo.

Un momento de la entrevista en el despacho del presidente de la APV. Foto Alba García.
¿El Plan Estratégico se va revisar completamente o será válido con determinados retoques?
La reflexión que se haya podido hacer en épocas pasadas siempre es buena. Ahora bien, el mundo cambia tan rápido que ahora mismo, cuando terminas de hacer un plan estratégico te das cuenta de que, en parte, está obsoleto porque han pasado cosas que no estaban previstas cuando empezaste con él. Por este motivo, los planes sirven de referencia, pero poco. Soy partidario de pasar a un concepto más amplio que es el de gestión estratégica con la que se actualizan y adaptan los objetivos en función de lo que está sucediendo. 
Plantearte objetivos que no son alcanzables te lleva a la melancolía, por lo que hay que ser razonables y fijar metas que se puedan alcanzar en función del momento que estamos viviendo.

¿Y cómo tiene previsto hacerlo?
Queremos reforzar sensiblemente el área de Planificación Estratégica, que dependerá de Presidencia, para hacer gestión, seguimiento de los objetivos y revisión anual en función de los objetivos conseguidos.

¿Tiene ya definido el organigrama de gestión de la APV?
Sí, y no ha sido fácil. He planteado un organigrama a la medida de mi visión estratégica y de gestión, por supuesto he revisado organigramas de muchos puertos nacionales e internacionales y son muy diferentes, aunque tienen ciertos elementos comunes. Lo daremos a conocer en el Consejo de Administración del 2 de octubre (hoy).

Díganos solamente si va a contar con el actual director Ramón Gómez-Ferrer
No debo ni quiero anticipar decisiones vinculadas con el futuro de personas concretas. Hablemos de equipos y mi visión si le parece. Creo que en el equipo directivo actual está muy bien representada la experiencia: ¡Ojalá hubiera encontrado este equipo con diez años menos! Quiero empezar a dar pase a nuevas generaciones de profesionales. 
Lo que puedo decir es que en un plazo prudente a lo largo de este mandato (la verdad es que no tengo prisas ni agobios), se tendrá que producir una regeneración y rejuvenecimiento de la estructura. Repito que no hay prisas, puede ser dentro de tres meses o dentro de un año.
Ramón es una persona muy valiosa y un gran activo para este puerto. No debemos olvidar que ha copilotado el crecimiento del recinto portuario.
Se tiene que producir un relevo natural y por encima de todo hay que respetar a las personas. Me parecería muy injusto que se prescinda de la gente que ha estado trabajando bien solo por el hecho de que haya llegado un presidente nuevo.

¿Y cómo va a integrar al expresidente, Rafael Aznar, en su nueva estructura?
Él se va a integrar en la estructura comercial, en el ámbito de la gestión y la promoción internacional. Es evidente que tiene contactos y hay que aprovechar a las personas para lo que están bien preparadas. Va a ser un refuerzo fundamental para el proyecto que tenemos de potenciación de la comercialización. Estoy seguro de que lo va a hacer muy bien.
Según anunció en su toma de posesión, otro de los departamentos a reforzar será el comercial
Efectivamente, de hecho figura en el organigrama como Departamento Comercial. El reto es dotar de personas a ese departamento. En la actualidad la comercialización de Valenciaport la tiene encomendada VPI Logística y nuestro objetivo es que esa función se desarrolle desde la propia APV. Tenemos que estudiar qué posibilidades tenemos, siempre teniendo en cuenta que hay que cumplir la legalidad, y seguir los procedimientos establecidos para la incorporación de personal en la plantilla de la Autoridad Portuaria.

Pero VPI también tenía encomendada la tarea de la comercialización y explotación de la ZAL ¿se asumirá desde la APV?
Hay dos escenarios. Por una parte se podría mantener una sociedad para la gestión de las ZAL de Valencia y Sagunto, con una estructura menor. Una vez terminada la labor comercial de llenar la ZAL, la labor de gestión será relativamente sencilla.
Otra posibilidad puede pasar por hacerlo directamente desde la propia APV. Es una decisión complicada que hay que pensar y negociar tranquilamente.

El gobierno valenciano le atribuye a usted la decisión respecto al futuro de la ZAL de Valencia, un espacio del que el alcalde de la ciudad pretende revertir su uso.
Si nos dan todo el dinero que nos ha costado, no hay problema (risas). Revertir la ZAL es inviable ya que, entre otras cuestiones las infraestructuras están hechas y sería un derroche. Por lo tanto, lo más sensato es buscar una salida negociada para todos. Para eso será necesario tener en cuenta todas las opiniones, las del Ayuntamiento y las del propio barrio de Nazaret. Tendremos que buscar fórmulas para que se sientan "compensados", si no en la ZAL, sí en el entorno.
Con todo, no hay que olvidar que en la ZAL somos dos socios APV y SEPES, por lo que no hay una "voz única" y tendremos que hacer un esfuerzo de entendimiento.

¿Ese mismo espíritu de diálogo y entendimiento es el que va a aplicar ante reivindicaciones como la prolongación del viejo cauce hasta el mar?
Por supuesto. En la Universidad estamos acostumbrados a la crítica. Lo más interesante es siempre cruzar ideas: exponer la tuya propia y que te aporten otra. A partir de ahí hay que buscar una solución, la más convincente, que no implica necesariamente renunciar a tu posición. Si el argumento contrario es mejor ¿por qué no lo vamos a aceptar?
Ahora bien, yo soy difícil porque tengo una opinión formada con mis propios argumentos y me los tienen que desmontar. Si lo consiguen, adelante. Es un principio básico de convivencia.

La comunidad portuaria valenciana cuenta un elemento cohesionador muy importante como es la Marca de Garantía que diluyó su peso tras el expediente de Competencia a la Comunidad Portuaria. ¿Tiene pensado relanzarla?
No puede ser que eliminemos los instrumentos que funcionan. La Marca es pionera, original y no atenta para nada contra la libre competencia.
Hay que mejorar la competitividad del Puerto, y la Marca es un mecanismo propio para conseguirlo. Como puerto estamos obligados a mejorar la calidad y dar garantías de servicio. Sí, mi objetivo es relanzarla.

¿Cómo puede promocionarse el tráfico de cruceros?
Hay que hacer una acción conjunta entre Generalitat, Ayuntamiento y APV. El Puerto pone la infraestructura, pero que vengan o no vengan los cruceros depende de otras cosas. Hay que generar circuitos atractivos para los turistas, una oferta muy competitiva... hay que organizarse bien y convencer a los touroperadores.
Además, el turismo de cruceros es importante si Valencia es puerto base. Podríamos aprovechar una cierta saturación de Barcelona, primer destino de cruceros por méritos propios, para presentarnos como una alternativa cercana y con una importante oferta turística. A partir de ahí no nos queda otra que trabajar.
Como puerto lo que podemos ofrecer son los magníficos atraques de la Ampliación y la terminal, que todavía no está hecha. No se trata de hacer una obra de lujo, sino un espacio operativo, razonable y acogedor.

¿Cómo ve el futuro del Puerto de Valencia tras al anuncio de adquisición de Grup TCB por parte de APM Terminals?
Habrá que ver cómo se mueven los hilos a partir de ahora, pero creo que es una oportunidad importantísima. Me parece que Maersk se va a tener que plantear la Ampliación Norte (risas). ¡Estoy ejerciendo de primer comercial de esta casa!

¿Sabe como está la relación entre Noatum y MSC?
Según la información que tenemos, MSC y Noatum están en diálogo constante y con una buena relación. No hay acuerdo definitivo en torno a las cuestiones que les ocupan, pero podría estar muy cerca. Es cierto que las tensiones han disminuido notablemente.

Hablamos de la Ampliación, pero unido a ella está el Acceso Norte ¿cómo ve este proyecto?
Es un proyecto que hace falta, pero hay que negociar cómo se hace. En ocasiones se confunde estar en contra de una idea con estar en contra de cómo se quiere desarrollar esa idea. Hay que plantear una alternativa equilibrada que concilie los intereses de todos, aunque sea más caro. Si no, no se hará.
Evidentemente, sin Acceso Norte los costes son mayores. Habría que analizar si esos costes son lo suficientemente grandes como para propiciar un desvío de tráficos.
Queremos potenciar las zonas logísticas de Valencia y Sagunto y para ello necesitamos una buena interconexión entre ellas, por lo que tenemos que buscar una solución.

¿Y el Corredor Mediterráneo?
El Corredor Mediterráneo es importantísimo y fundamental para la Comunitat Valenciana (el primer cliente de la Comunitat Valenciana es Catalunya), pero no tanto para el Puerto de Valencia. ¿Cuántos contenedores llegan al puerto que tengan como destino Catalunya o el centro de Europa?
Es evidente que el Corredor siempre será positivo para el puerto si genera algún tráfico nuevo. La necesidad clarísima e irrenunciable es para la Comunitat Valenciana.
En todo caso, lo que sí es fundamental la conexión ferroviaria de Sagunto con la red general.

¿Cómo se pueden reducir costes en un puerto como el de Valencia?
El primer coste que tenemos en un puerto es la amortización (casi el 50% de los costes), por lo que lo lógico es realizar una utilización intensiva de las instalaciones (tres turnos). Hay que intentar que las infraestructuras que tenemos disponibles tengan una utilización total (24 horas al día), con eso reduciríamos los costes de la APV.
Respecto a otros costes habría muchas cosas a revisar. En la estiba, por ejemplo, incrementando la productividad se reducen los costes: las mismas personas moviendo más mercancías generan costes unitarios más bajos.
¿Cómo incrementar la productividad? Hay que estudiarlo, pero hoy en día se está trabajando en la semi-automatización y otros asuntos que pueden ayudar.

¿Qué cree que podría suponer que Europa rechace la propuesta española de reforma de la estiba solicitada por la sentencia de Luxemburgo?
Se ha pedido un aplazamiento. Es una forma de no querer afrontar un problema que otros países ya han hecho, y eso es triste.
Creo que los propios afectados son conscientes de que algo hay que hacer, de una forma pactada, obviamente. Hay que negociar, algo hay que hacer.
Si se busca una solución pactada y razonable, Bruselas lo va a aceptar. La pena es que hemos perdido un tiempo que otros países han aprovechado.
¿Por qué tenemos competencia con Portugal? Porque lo han hecho antes que nosotros. El problema es no entender que estamos en un mundo global.

Las claves de una gestión en pocas palabras 
Diálogo, entendimiento, racionalidad, competitividad, gestión, reflexión, decisiones, personas, conectividad, eficiencia y análisis son las palabras más utilizadas por Aurelio Martínez durante casi una hora y media de entrevista. Toda una declaración de intenciones. 


"La emancipación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos o no será"

 
RSS FeedSubscriu