jueves, 8 de octubre de 2015

El Puerto de Valencia da un giro de 180 grados.


Antes sobraban terminales de contenedores y ahora hace falta la macro ampliación.

Puertos y Navieras 07/10/2015

Por los Fareros.

El presidente de la Autoridad Portuaria de Valencia, Aurelio Martínez, nombrado por el nuevo gobierno de la Generalitat del PSOE en coalición con partidos menores, ha declarado que quiere acelerar al máximo la ampliación norte porque el puerto se puede quedar pequeño en 5 años y son necesarias más terminales de contenedores. Hasta hace dos días toda la comunidad portuaria con la plataforma PiPE, de inversores en los puertos españoles, a la cabeza, han estado declarando que había una sobrecapacidad del 35% de la oferta portuaria española. ¿En qué quedamos?

No se sabe si es porque el último año del presidente anterior, Rafael Aznar, fue un calvario por las acusaciónes de malversar fondos, y que a esto se debía que hayan faltado iniciativas como está; o se debía al juicio conservador de Aznar y su equipo que parecía estar de acuerdo con la idea de que sobraba espacio en los puertos españoles y más en las terminales de contenedores. 

Hasta hace poco asistíamos a opiniones cualificadas, que el hacer una terminal de contenedores nueva en Cartagena en el puerto de El Gorguel, para manejar 4 millones de TEUS, era una mayúscula insensatez y una locura

Hasta que hace 5 meses la Terminal Polivalente de Castellón pasó sorprendentemente al grupo de Pérez Maura, TCB, la terminal de contenedores de Castellón estaba infrautilizada, e iba mal en palabras de su anterior presidente, Juan José Monzonís. 

Ya no digamos los espacios en el puerto de Sagunto que solo parece que puedan ser algo utilizados ante la iniciativa del Grupo Alonso. Si a esto añadimos la capacidad todavía por absorber de las terminales de Barcelona, cuando se automaticen y Tarragona, parecía que los que decían que desde Barcelona a Cartagena sobraban entre un 30 y un 35% de la capacidad de terminales de contenedores estaban en lo cierto. 

Sin embargo ha sido llegar Aurelio Martínez, persona que viene de ejercer en el mundo de la política económica y que ha llegado a ser el presidente de la banca pública, el Instituto de Crédito Oficial para que sin llegar a los cien días de respeto en su cargo ha tomado la decisión estratégica más grande en el puerto de Valencia desde que se tomaron las decisiones de ampliarlo hace 20 años. 

Martínez ha dicho que el agua abrigada que tiene el puerto de Valencia urge ponerla en funcionamiento con nuevas terminales. Ha dicho más, y es que los actuales operadores del puerto son los primeros interesados en esta nueva ampliación, es decir, que le interesa a Noatum, a MSC, y a TCB-Maersk. También ha mencionado que Grimaldi está interesada en la ampliación, pero eso sería en principio para sus actuales operaciones aunque también podría utilizarlo para las operaciones de la rama Grimaldi que lleva contenedores a la fachada atlántica y africana. Ha dejado caer que podría haber un cuarto operador interesado. Todo lo que ha venido a decir va en la dirección de que hay demanda, que el puerto se va a quedar pequeño y que hace falta darle un impulso rápido.

Habrá que ver lo que dice el presidente de Puertos del Estado, José Llorca, que hasta ahora también, y en sede parlamentaria, ha dicho cosas que van aún más lejos de que tenemos una sobrecapacidad del 35 al 40%, ha llegado a decir que tenemos agua abrigada para los próximos 30 o 40 años. 

Bien es verdad que en la presentación parlamentaria del puerto de El Gorguel, el diputado Ayala en presencia del presidente de Puertos del Estado y en algunas ocasiones refrendando sus palabras este alto cargo, dijeron que el Puerto de El Gorguel era muy necesario porque en esa fachada mediterránea iban a hacer falta terminales de contenedores. 

Todo esto es sorprendente, hemos pasado de una crisis y de unas reclamaciones por parte de la plataforma PiPE, de terminalistas españoles y de Anesco para que se bajasen las tasas, se ampliasen los plazos concesionales y se aliviasen las cuentas de resultados de las amortizaciones de las terminales que perdían dinero o se hallaban en una situación muy seria; hemos pasado de todos estos escenarios de estancamiento y de sobrecapacidad portuaria, para que ahora de golpe y porrazo alguien con cierta talla económica, quizá es un caso único en el mundo portuario, al llegar con tal bagaje y currículum económico: el señor Martínez,  descubre que el puerto de Valencia necesita un ampliación que prácticamente lo duplicará rápidamente. Basta ver la foto aérea. 

Hemos pasado de los lamentos de Noatum por la falta de tráfico y la competencia que le hacía MSC y en un pispás todo se ha cambiado tras la venta de TCB a Maersk. Ya no sobra nada. Se ha pasado de sobrar puertos a que Maersk, tras probablemente indicarle a TCB, que hiciese efectiva la compra de Castellón, se ha haya "arrebañado" el plato de las terminales de la fachada marítima mediterránea por Maersk, como si fuese un suculento plato toda la capacidad portuaria a la venta, y de un solo golpe por parte del gigante danés.

Cabe preguntarse si es que los daneses son, además de más guapos y más altos y con los ojos más azules, mucho más listos que los españoles y habían visto la jugada que ahora descubre el señor Martínez muchísimo antes

¿O es que los lobbies en España son capaces de hacer comulgar a la ministra de Fomento y al presidente de Puertos del Estado con fenomenales ruedas de molino, con lamentos plañideros que colocaban el universo portuario español en una situación acongojante solamente hace tres meses?


"La emancipación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos o no será"

 
RSS FeedSubscriu