martes, 20 de octubre de 2015

El Mediterráneo europeo teme el desvío de barcos al norte de África cuando sea zona SECA

Los puertos situados en el Mediterráneo europeo pueden perder parte de sus tráficos en favor del norte de África cuando en el año 2020 esta zona del sur de Europa pase a ser considerada zona SECA (Sulphur Emission Control Area), lo que obligará a las navieras a utilizar combustibles menos contaminantes en sus barcos.


Diario del Puerto 20/10/2015

Esto preocupa no solo al sector marítimo y portuario, sino también a los cargadores. Desde enero de este año son zonas SECA en Europa el mar del Norte, el mar Báltico y el Canal de la Mancha, que ahora mismo juegan en inferioridad de condiciones respecto al Mediterráneo y la costa atlántica meridional europea. 

Pero la problemática que conllevará para Europa la inclusión del Mediterráneo dentro de las zonas SECA reside en que en el Mediterráneo "no todo es Unión Europea (UE) y existe un cierto temor a que los barcos se vayan a otros puertos, como el norte de África", subraya Jordi Espín, gerente de la Asociación Española de Empresas con Transporte Privado de Mercancías y Grandes Usuarios del Servicio Público (Transprime). 

Los cargadores mantienen una postura crítica respecto a esta normativa, que también se aplica ya en las costas este y oeste de Norteamérica. "Nosotros lo que pedimos es una homogeneización de la normativa. Consideramos que tendría que ser de aplicación para todos, no solo para unas zonas, y, en cualquier caso, tener claros lo impactos que va a generar", añade el gerente de Transprime. 

Jordi Espín señala que se esperaba que la aplicación de la normativa en el norte de Europa desde enero de este año incrementara entre un tres y un cuatro por ciento los precios del transporte marítimo en los puertos afectados. Sin embargo, el continuado descenso del precio del petróleo ha permitido "que el incremento del coste derivado del uso de combustibles con menos porcentaje de azufre haya quedado diluido".

Pero a pesar de que parece que, por el momento, las navieras no sufren un incremento de costes por este lado, sí que se ha comprobado que desde que se empezó a aplicar la normativa, el pasado enero, "tráficos pequeños que antes iban por mar se han ido a la carretera", un medio de transporte más contaminante que el marítimo y, por lo tanto, la normativa está teniendo el efecto contrario del buscado por la UE, confirma Jordi Espín.

Debate europeo en Barcelona
Todos estos aspectos se tratarán en la jornada que Transprime y el Puerto de Barcelona celebrarán el próximo jueves en la capital catalana, donde especialistas de la UE y representantes de navieras, puertos, cargadores y empresas de transporte van a debatir y analizar el impacto que la aplicación de la normativa sobre las emisiones de sulfuro está teniendo en el norte del continente y tendrá en un futuro en el Mediterráneo.

En esta jornada, Per Bondemark, vicepresidente del European Shippers Council, dará a conocer públicamente el impacto que está teniendo la consideración del norte de Europa como zona SECA desde el pasado 1 de enero, y Henri Najjar, abogado francés especialista en la materia, explicará las diferencias existentes a nivel legislativo en los diferentes países europeos a la hora de aplicar la normativa, un hecho que aún complica más la situación. 

La opinión de las navieras
También será interesante escuchar el punto de vista de las navieras, representadas por Anna Larsson, directora de comunicaciones externas de la Trident Alliance, donde se encuentran representadas compañías como Maersk Line, Maersk Tankers, Wallenius Wilhelmsen Logistics, UECC, Rickmers Line, Höegh Autoliners, Stena, Unifeeder, Transfennica, Hamburg Süd, Hapag-Lloyd, Spliethoff o DFDS, entre otras.

La Trident Alliance, según la propia asociación indica, es una coalición de navieros y operadores de transporte marítimo que comparten un interés común en la aplicación de las regulaciones marítimas de azufre y que están dispuestos a colaborar para ayudar a llevar a cabo la normativa. 

El seminario que se celebrará el jueves en Barcelona es la continuación del encuentro que celebró el pasado mes de diciembre el comité marítimo del European Shippers Council (ESC), cuya representación española recae en Transprime, para analizar los posibles impactos que la entrada en vigor de las zonas SECA tendrían para los cargadores.

En aquella reunión, los integrantes del comité marítimo del ESC acordaron celebrar un seminario posterior para presentar dichos impactos, explica Jordi Espín. Las conclusiones que se extraigan del seminario que se celebrará en Barcelona se presentarán ante la Comisión Europea, en concreto a las direcciones generales Move y Environment, encargadas respectivamente de las políticas comunitarias de movilidad y transporte y medioambientales, concluye el gerente de Transprime.


"La emancipación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos o no será"

 
RSS FeedSubscriu