martes, 20 de octubre de 2015

El “difícil” momento del transporte marítimo de contenedores se mantendrá en los próximos años

Si no fuera por la reciente caída de los precios del combustible, los operadores estarían perdiendo dinero, según afirman desde Drewry. 
Construccion del nuevo portacontenedores Triple E para Maersk Line
La desaceleración que experimenta el comercio mundial y la construcción de nuevos megaportacontenedores en marcha apuntan que, durante al menos los próximos tres años, se mantendrán los problemas que padece el transporte marítimo de contenedores en la actualidad, es decir, un exceso de oferta y una menor rentabilidad financiera a causa del descenso de los fletes, según afirman desde Drewry.

Con este telón de fondo, desde la consultora han reducido a la mitad su previsión de crecimiento del transporte de contenedores para este año a apenas el 2,2% con respecto a 2014, mientras que los expertos también han revisado a la baja las estimaciones previstas para los próximos ejercicios. 
Sin embargo, continúa incorporándose más capacidad al mercado mientras desciende la actividad. En concreto, se sumará este 2015 un total de 1,6 millones de TEUs a la flota mundial, con lo que esta crecerá un 7,7% con respecto a 2014.
Como consecuencia, el índice de la consultora en el que se establece la relación existente entre mercado y demanda se ha reducido en el presente año a su nivel más bajo desde 2009. 
Fletes en mínimos históricos
Esta situación ha provocado que los fletes de las principales rutas de comercio marítimo hayan caído a mínimos históricos en 2015, sobre todo en las salidas desde Asia hacia Europa, la costa este de América del Sur y Oriente Medio.
De hecho, desde la consultora afirman que, “si no fuera por la reciente caída de los precios del combustible, las líneas navieras estarían perdiendo dinero”, razón por la que no pueden seguir confiando en este “regalo inesperado” para mantener la rentabilidad.
Por todo ello, aunque algunos operadores han comenzado a tomar medidas “radicales” como la eliminación de servicios en diversas rutas, los 1,3 millones de TEUs de capacidad que se entregarán en nuevos buques en 2016 agravará aún más el exceso de oferta del sector el próximo año. 
La duración de la “crisis” actual dependerá de que cómo aborden los operadores la sobrecapacidad que experimentan. En opinión de los expertos de la consultora, la primera medida a acometer es ralentizar la incorporación de nuevos buques.
De lo contrario, a falta de una recuperación inesperada de los volúmenes de tráfico, el exceso de capacidad y las pérdidas financieras “se establecerán durante los próximos años en el transporte marítimo de contenedores”. 


"La emancipación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos o no será"

 
RSS FeedSubscriu