jueves, 24 de septiembre de 2015

Un poco incrédulos

Aunque no se lo puedan creer, les aseguro que todavía había algunos que pensaban que la respuesta de España a la sentencia de Luxemburgo sobre el modelo de estiba se iba a producir antes de las elecciones generales. Como lo oyen.


Diario del Puerto 24/09/2015
FERNANDO VITORIA


En ocasiones somos tan inocentes que pensamos que determinados asuntos se pueden manejar sin pasar por el embudo de la política. Y no es así, por más que nos empeñemos en pensar que somos dueños y todopoderosos en nuestro endogámico sector y que nadie ni nada externo puede venir a contradecir nuestras afirmaciones.

Cuando se vive lejos del mar, cuando no se pisan los muelles y no se huele esa combinación mágica de salitre, humedad y combustible, es más difícil acertar en la previsión de un asunto que se está cocinando en la riba.

Es lo que tiene escuchar de oídas, opinar de opiniones y hablar de lo que dicen otros como si lo dijeras tú mismo... te puedes equivocar.

(Hago aquí un mínimo inciso para recordar a los amigos de lo ajeno que rellenar una publicación con contenidos de otros medios, por más que se cite una fuente en el mejor de los casos, sigue siendo un ejercicio de pirateo inmoral y carente de cualquier tipo de ética y deontología que lo único que persigue es vivir gratis del esfuerzo y el trabajo de tus supuestos "compañeros de profesión").

No sabemos con certeza cuál va a ser la respuesta de la Comisión a la propuesta de aplazamiento de España, pero a la vista de los tiempos que se manejan no parece factible que se articule una solución antes de las generales, aunque tengamos que tragarnos una importante sanción.

Yo, que no me considero un experto en nada, tengo el convencimiento total de que la sentencia nos va a obligar a cambiar radicalmente el sistema de estiba español, por lo menos en lo que a apertura al mercado se refiere. Como también me considero prudente, intento hacer caso a los que más saben y aseguran que, salvo algún artículo con doble lectura y unos cambios de denominación, todo va a quedar más o menos igual que hasta ahora.

Intento hacer caso, de verdad, pero las pistas y los indicios que van dejando unos y otros me hacen pensar que esto no va a ser fácil. Si todo estuviera tan claro como se pretende transmitir, ¿qué es lo que impide que se lleve cuanto antes la propuesta a la CE? La respuesta parece simple: nadie tiene la certeza de que Europa vaya a estar muy de acuerdo con las pretensiones españolas, por lo que es mejor esperar y arriesgarse a afrontar una sanción que someterse a una movilización masiva de los estibadores españoles justo antes de las elecciones.

Todo esto no ha hecho más que empezar. Desgraciadamente, nos dirigimos hacia unos meses en los que la precampaña electoral va a impedir que se tomen grandes decisiones y todo pasará por el fino tamiz de la política.

No nos queda más remedio que seguir avanzado, pese a las dificultades que muchos se empeñan en inventar para nuestro querido sector, y pensar que sea cual sea el futuro que nos dibujen, tendremos la suficiente fuerza como para afrontarlo en las mejores condiciones. Que pasen un buen otoño. Si pueden.


"La emancipación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos o no será"

 
RSS FeedSubscriu