sábado, 5 de septiembre de 2015

El dilema y las estrategias de los operadores marítimos con sus terminales de contenedores

Las navieras pueden optar entre varias lineas estrategias para mejorar su rendimiento que contemplan tanto adquirir, vender o mantener sus terminales.
puerto del pireo
El espíritu gregario que caracteriza a las navieras a la hora de encargar e incorporar buques cada vez más grandes no se produce en lo que a gestión de las terminales de contenedores se refiere.

Así, en contra de lo que pueda parecer después de que varios operadores hayan vendido sus terminales, las estrategias de las 16 compañías que componen los cuatro grandes alianzas globales, 2M, Ocean Three, G6 y CKYHE, son muy distintas.
Las terminales de contenedores son consideradas generalmente activos atractivos y permiten una importante inyección económica a corto plazo para los operadores.
Sin embargo, contar con una terminal propia genera una serie de ventajas que, a la larga, pueden mejorar la rentabilidad que aportaría una venta directa, sobre todo si se ubican en importantes puertos, siendo el principal beneficio el de tener capacidad y operaciones aseguradas en los mismos.
Por tanto, el dilema que se presenta para las navieras es el de si es más rentable vender, adquirir o mantenerse como hasta ahora en la gestión de sus terminales. No obstante, las presiones financieras que la industria soporta actualmente hacen inevitable la transacción de algunas de estas instalaciones, según señalan desde Drewry Maritime.
Las estrategias de los operadores
El último informe anual de la industria mundial de las terminales de contenedores elaborado por la consultora concluye que las estrategias de las principales navieras con respecto a la propiedad del terminal son sorprendentemente variadas.
Más allá de Maersk, que no presenta ningún interés por la gestión de estas instalaciones debido a que las mismas son operadas por APM Terminals, integrada en el mismo holding que la naviera, los otros 15 grandes operadores no experimentan para nada un patrón común.
Así, cinco navieras han seguido su ruta prevista vendiendo el 100% de cada activo, estas son Hanjin, Yang Ming, K Line, Hyundai y MOL. Sin embargo, los operadores MSC, CMA CGM y NYK apuestan por la venta parcial de algunas de sus terminales mientras adquieren otras. En el caso de MSC y CMA CGM, la estrategia sigue siendo invertir en la adquisición de estas instalaciones.
Curiosamente, dos navieras que atraviesan una situación financiera difícil desde hace años, Cosco y CSCL, son las que han optado por la compra de terminales sin desprenderse de los activos actuales, habiendo llevado a cabo recientemente algunas adquisiciones importantes. De hecho, si la fusión de las dos navieras que proyecta el gobierno chino se materializa, dicha compañía será la quinta operadora de terminales del mundo.
Otros operadores han optado por no mover ficha, sus estrategias no han cambiado en los últimos años y no parece que lo vayan a hacer en los próximos. Tras la venta de sus terminales en Vancouver y Nueva York hace una década, OOCL se aferra a sus terminales del Lejano Oriente y América del Norte. Del mismo modo, APL y Evergreen se mantienen desde hace años con sus ocho y 13 terminales, respectivamente.
Tampoco Hapag-Lloyd, que posee una participación minoritaria en un terminal en Hamburgo, ni UASC, que no tiene terminales, han realizado operaciones de este tipo en los últimos años, aunque a ambas compañías se les han asociado con diversos proyectos.


"La emancipación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos o no será"

 
RSS FeedSubscriu