viernes, 25 de septiembre de 2015

Aurelio Martínez: “Nos podemos jugar la competitividad si no contamos con servicios logísticos y portuarios adecuados”

Valencia es estos días la capital mundial del amarre portuario. La Asociación Europea (EBA) y la Asociación Internacional (IBLA) han elegido la ciudad para celebrar sus asambleas. El presidente de Valenciaport, Aurelio Martínez, inauguró ayer oficialmente el encuentro


Veintepies 25/09/2015

pic
El presidente de la Autoridad Portuaria de Valencia, Aurelio Martínez, inauguró ayer las reuniones de la Asociación Europea de Amarre (EBA) y la Asociación Internacional de Amarre (IBLA), acompañado por el presidente de EBA, Michael Jansen (Alemania), el presidente de IBLA, Marco Mandirola (Italia) y el vicepresidente de la Asociación Española y responsable de asuntos internacionales, José Ángel Arrillaga. 

Martínez recordó que los puertos juegan un papel esencial en la economía, no sólo porque, en el caso de España, generan 19.000 puestos de trabajo y un 1,5% del PIB, sino también por su capacidad de hacer más competitivos a los principales sectores productivos. “Conviene recordar - señaló - que de cada diez toneladas de mercancías dos tercios se transportan por vía marítima”. 

“Si el transporte marítimo es clave, algunos puertos son verdaderamente estratégicos, sobre todo en el marco de las actuales tendencias del mercado”, añadió. En este sentido, el presidente recordó que Valenciaport es el principal puerto del Mediterráneo en tráfico de contenedores y que aglutina el 40% del tráfico de import-export. 

Además, apuntó que el 52% del PIB español se producen en un radio de 350 kilómetros.Tenemos una posición absolutamente privilegiada para captar esos tráficos y jugamos un papel esencial como nodo logístico del Mediterráneo. Todo ello - continuó . es fruto del trabajo de la comunidad portuaria, de la que los amarradores son parte fundamental”. “Los servicios portuarios son claves dentro de los servicios exigidos, pero debemos tener muy claro que los puertos no son un fin en si mismo, sino que están al servicio de las economías territoriales”, aseguró el presidente de la APV. 

“Nos podemos jugar la competitividad en relación a otros países si no contamos con los servicios logísticos y portuarios adecuados y perderíamos tasas de crecimiento y bienestar para los ciudadanos”, resaltaba ayer Aurelio Martínez. Por ese motivo, instaba a cumplir la función como infraestructura básica al servicio de la economía, poniendo el foco en la gestión, la reducción de costes, la mejora del servicio y la flexibilidad para atender la demanda. “En esta labor - apuntó Martínez - contamos con la colaboración de la comunidad portuaria. Sólo con la ayuda de ella podremos crear una oferta competitiva y conectar los cinco continentes a los mejores precios y en las mejores condiciones”. 

Aurelio Martínez recordó que los grandes cambios del negocio marítimo no sólo están impulsando la competencia interportuaria, sino que, además, están exigiendo una adecuación constante de las infraestructuras portuarias: “Todos estos cambios afectan al sector y les afectan a ustedes, los amarradores, que cada vez diversifican más su oferta, con atención en emergencias o vertidos, por ejemplo. Para ello - añadió - deben contar con los medios humanos y técnicos necesarios, potenciar la formación y coordinarse con las autoridades portuarias. Si puedo destacar un rasgo de los amarradores, en los contactos que he mantenido en estas semanas, es la experiencia acumulada durante todos estos años, veintisiete en el caso de Valencia, una experiencia que imprime carácter y por la que les felicito”. 

España
Según explicaba ayer el secretario general de la Asociación Española de Amarre, Francisco Peleteiro, la seguridad es la prioridad para las empresas de amarre “y sería una pena que eso se perdiera”. Así se expresaba en relación a la entrada de nuevas empresas en la prestación del servicio, al tiempo que aseguraba que el colectivo está abierto a una competencia “ordenada”. “Si es justa y equitativa, nos parece bien”, añadía. Sin embargo, Peleteiro recordaba que, de acuerdo a la nueva normativa, tan sólo se exige a las nuevas empresas que concurran un 5% de los medios propios necesarios. La falta de requisitos, como la exigencia de un 50% de experiencia o la no necesidad de contar con titulación, son otras de las “lagunas” que observa la asociación en la nueva normativa. 

“En muchos países sigue funcionando una empresa por puerto, precisamente porque el tema del amarre se sigue considerando un asunto de seguridad. Así ocurre, por ejemplo, en Italia, Francia, Grecia o Bélgica y también en muchos puertos ingleses, a pesar de que sean privados”, explica el secretario de la asociación española. “El principio fundamental debe ser la seguridad - insiste Peleteiro -. El 90% de los accidentes marítimos se producen en los puertos o en las proximidades, de manera que el servicio de amarre es esencial”. 

pic
La asamblea nacional tuvo lugar el pasado miércoles



Por otro lado, Francisco Peleteiro destaca que para el 90% de las empresas españolas el servicio de amarre propiamente dicho es deficitario, de manera que se han convertido en “auténticos diversificadores”, con gran presencia en otras actividades como lucha contra la contaminación, apoyo logístico, etc. En este campo se ha impuesto la shoretensión, un sistema neumático que garantiza la seguridad con mareas alta o fluctuaciones de oleaje. 

“Con Puertos del Estado - prosigue - la relación es permanente y hay muy buena comunicación, aunque esto no se traslade luego en resultados”. En este punto recuerda que han salido ya los pliegos de tres puertos, Algeciras, A Coruña y Tenerife. Precisamente, la premura en este último caso ha sorprendido a la asociación puesto que el pliego actual aún estaba vigente. “Debe haber una creencia de que los servicios técnicos marítimos son rentables”, puntualiza Peleteiro. 

pic
El encuentro se prolongará a lo largo del día de hoy



Costes
Según el secretario de la Asociación Española de Amarre, en nuestro país el servicio de amarre es “muchísimo más barato” que en los países del entorno y “ningún buque cambia de puerto por el coste de los servicios de amarre”. Al respecto Peleteiro señala que el coste del amarre representa entre el 2 y el 3% de la cuenta de escala de un buque y el 0,2% del coste anual del barco.

Francisco Peleteiro explica que a nivel europeo la principal preocupación es el reglamento comunitario, pero en España “nos preocupa levemente porque tenemos ya pliegos en algunos puertos y la ley ha ido mucho más allá” de la propuesta europea. En cuanto a los retos internacionales, el interés gira en torno a obtener el reconocimiento de la OMI y profundizar en seguridad. 

Sergio Socas, elegido vicepresidente de la Asociación Española de Amarre
Aprovechando la celebración de las asambleas de EBA e IBLA en Valencia, la Asociación Española de Amarre celebró el miércoles su propia asamblea, en la que Sergio Socas, del puerto de Las Palmas, resultó elegido para ocupar una vicepresidencia vacante.

Por otro lado, se analizaron los recientemente aprobados pliegos del servicio en los puertos de Algeciras y Tenerife y se revisaron los planes de formación para el colectivo de amarradores. En este sentido, el objetivo es que todos los profesionales españoles tengan el título reconocido por la Marina Mercante en 2011. Actualmente disponen de él un 50% de los asociados y el objetivo es que tengan el título todos antes del próximo verano.


"La emancipación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos o no será"

 
RSS FeedSubscriu