lunes, 15 de junio de 2015

Puertos del Estado presiona en Bruselas para salvaguardar el actual modelo español

Llorca reacciona ante la próxima aprobación del reglamento de servicios portuarios.


El Vigía 12/06/2015
El futuro de la gobernanza portuaria está en manos de Bruselas. El reglamento de servicios portuarios que se está negociando en la Unión Europea (UE) –y cuya aprobación está prevista para finales de este ejercicio–, sigue levantando ampollas en Puertos del Estado. 
Desde la presentación de esta propuesta legislativa, hace ahora dos años, el organismo portuario español ha intensificado progresivamente la presión para salvaguardar un modelo de gestión centralizada que no se ajusta ni con los objetivos de la Comisión y el Parlamento Europeo ni tampoco con los de la ESPO (Organización Europea de Puertos Marítimos).
“No tiene ningún sentido que las tasas del puerto de Barcelona se decidan en Madrid, ni las del puerto de Koper en Liubliana”, aseguró, recientemente, el ponente de la ley en el Parlamento Europeo, Knut Fleckenstein. 
En este sentido, el eurodiputado alemán afirmó que es importante que la regulación permita a los puertos ser más competitivos y atraiga inversiones. Ante este escenario, y en vista de que, pese a sufrir algunos retrasos, el reglamento avanza de nuevo con paso firme, el presidente de Puertos del Estado, José Llorca, aprovechó su intervención en la cuarta Cumbre Latinoamericana de Logística y Transporte del SIL, para manifestar que “seguiremos presionando para que las políticas en el ámbito de la UE no representen atrasos en el objetivo de gobernanza de los puertos”. 
En concreto, cargó contra la propia organización europea de puertos que, en palabras de Llorca, “está potenciando la independencia de la autoridad portuaria a ultranza, como si estuviera absolutamente alejada de una política de Estado asociada a la regulación completa de la cadena de transporte”.
Precisamente, el presidente de Puertos del Estado se mostró convencido, durante la jornada del SIL, de que el futuro de la gobernanza portuaria pasa, obligatoriamente, por una gestión integral de la cadena logística. “Muchas veces, la productividad de un país está ligada a la competitividad de la propia cadena logística”, aseguró José Llorca, que explicó que “las decisiones portuarias para atraer tráficos no son un elemento aislado, sino que deben ser tomadas desde la competitividad de la cadena logística en general”. 
Pese al rechazo de la administración española, el reglamento europeo sí responde a las demandas que viene realizando la ESPO desde hace años, reclamando a las administraciones comunitarias una regulación portuaria menos rígida, con mayor autonomía para los puertos, un modelo de financiación más transparente y más claridad en las subvenciones y las ayudas estatales. “No queremos una camisa de fuerza; tampoco es que queramos un vestido hecho a medida, pero sí que pueda ser un vestido práctico para todos los puertos”, señaló hace unas semanas el presidente de la ESPO y subdirector general de la Autoridad Portuaria de Barcelona, Santiago Garcia-Milà.
Aunque desde la Comisión y el Parlamento han insistido en sus propuestas de reglamento sobre la necesidad de dotar de un marco común de autonomía para los puertos, aunque sea a costa de rehuir cuestiones polémicas en este momento irresolubles y vinculadas a la estiba o a otros asuntos, Llorca opina todo lo contrario y asegura que están avanzando por caminos “completamente” contradictorios. 
“Si bien avanza de forma positiva con asuntos relacionados con el establecimiento y la gestión de los corredores de transporte, a su vez la Troika adopta posiciones contradictorias sobre cómo debe ser la gobernanza en los puertos”. Para el máximo responsable de Puertos del Estado, existe, por tanto, “una enorme dispersión y falta de ideas a nivel europeo”. 
De hecho, “ni la Comisión, ni los Estados, ni el Parlamento Europeo tienen claro cómo debe ser la gobernanza en los puertos”. A pesar de las palabras de Llorca, existe un consenso amplio en la UE sobre la necesidad de dar autonomía a los puertos para tomar decisiones de forma individualizada en determinadas cuestiones como las tasas. La única excepción a ese consenso es la posición del Consejo Europeo de Ministros de Transportes.
La nueva propuesta de regulación, que recoge parte de las medidas iniciales presentadas por Bruselas, pero que fueron desvirtuadas en el Consejo Europeo de Ministros de Transporte, ha sido el blanco de numerosas críticas por parte de Puertos del Estado desde 2013. 
En dicho ejercicio, Llorca mostró su oposición al propio sistema de tasas que imponía la Comisión en el documento, pues consideró que “hay algunos aspectos que podrían rayar el propio cuerpo constitucional español”. Así, recordó que “nuestro sistema portuario se basa en tasas” y “este asunto ya ha supuesto una aportación de más de 300 millones para el sector público”.


"La emancipación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos o no será"

 
RSS FeedSubscriu