martes, 26 de mayo de 2015

EL CAMBIO EN LAS ELECCIONES AUTONÓMICAS PODRÍA MODIFICAR HASTA SEIS PRESIDENCIAS DE PUERTOS

Las elecciones municipales y autonómicas de ayer domingo y el marcado cambio de tendencia y desaparición de anteriores mayorías absolutas podría dar un vuelco a la situación de algunos de los principales puertos de la red de interés público estatal y modificar, en un período corto de tiempo, hasta seis presidencias de Autoridades Portuarias que, hasta el momento, son feudos del Partido Popular. 


Naucher 25/05/2015
La principal incidencia se podría dar en las tres Autoridades Portuarias valencianas. La corta victoria del hasta ahora presidente Alberto Fabra (PP) y la posible y probable suma de fuerzas de los partidos de izquierdas, podrían otorgar la presidencia de la Generalitat al Partido Socialista y, por consiguiente, dar lugar al cambio en los puertos de Castellón, Valencia y Alicante.
Así, a falta de los pactos postelectorales, Joan José Monzonís (Castellón) y Rafael Aznar (Valencia), con muchos años en las sillas de las Autoridades Portuarias, deberán recoger sus despachos y dar paso a una nueva generación. Un caso diferente podría darse en el puerto de Alicante. El actual presidente, Juan Ferrer Marsal, en el cargo desde hace pocos meses, tiene un perfil más técnico que político. Anteriormente era el director de la instalación y sustituyó a José Joaquín Ripoll, imputado en varios delitos. Pero, de modificarse la Generalitat, sería altamente posible que también cambiase.
Diferente es la situación en la región de Murcia. El Partido Popular no ha logrado –como en la Comunidad Valenciana- la mayoría absoluta. No obstante, la suma de los partidos de la izquierda tampoco da como resultado un cambio directo de tendencia en el ejecutivo autonómico. En este parlamento, Ciudadanos tendrá la llave para mantener al PP en el ejecutivo o bien para dar entrada a una alternativa. Por consiguiente, el actual presidente del puerto de Cartagena, Antonio Sevilla, tendría más posibilidades de mantener su sillón que sus vecinos levantinos.
La situación de la Autoridad Portuaria de Baleares es similar a la de Alicante. Su presidente, Alberto Pons, es de perfil marcadamente técnico, con experiencia en la capitanía de puerto y forjado en el sector de la náutica de recreo como gerente del Real Club Náutico de Palma durante 15 años. No obstante, la debacle –pese a la victoria- del Partido Popular podría hacer que un pacto de los partidos de la izquierda desbanque a José Ramón Bauzá de la presidencia y que los puertos insulares cambien de manos.
A falta de saber que pasará en Andalucía, donde ronda en el aire la opción de convocatoria de una nueva cita electoral, los puertos se podrían mantener como hasta ahora, dado que el PSOE andaluz mantiene la presidencia de la Junta y, las encuestas tampoco marcan cambio en la tendencia en caso de haber elecciones.
Por su parte, la victoria del PSOE en Asturias y la posibilidad de pacto –relativamente factible- con otras fuerzas, podría mantener a los presidentes de las Autoridades Portuarias de Avilés y de Gijón. En esta última a expensas de las negociaciones por la Autopista del Mar y del conflicto con el sobrecoste de la ampliación de las instalaciones de El Musel.
Cantabria podría modificar también el gobierno. La frágil victoria del candidato popular y el histórico pacto entre el partido regionalista y el PSOE, podría devolver la presidencia a Miguel Ángel Revilla, cuatro años después de dejar el cargo. En este sentido, el actual presidente de la Autoridad Portuaria de Santander, José Joaquín Martínez Sieso, podría ver peligrar su puesto.
Finalmente, en el archipiélago canario todo habría quedado más o menos igual como estaba. Coalición Canaria podrá seguir gobernando y, por tanto, no estarían en peligro las presidencias de las Autoridades Portuarias de Tenerife ni de Las Palmas, máxime con el buen trabajo que están realizando en los últimos meses.
En suma, se tuercen las cosas para Puertos del Estado, que podría pasar a tener menos aliados que antes de esta última cita electoral. El giro a la izquierda de un país, podría traer consigo una democratización real de los puertos. Veremos dónde invierte ahora el Ministerio de Fomento dado que sólo en Galicia podrían conservar los puertos que hasta ahora han venido liderando.


"La emancipación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos o no será"

 
RSS FeedSubscriu