miércoles, 15 de abril de 2015

Los portacontenedores han aumentado su tamaño un 40% mientras reducen un 35% las emisiones

Tres factores han motivado la reducción en el consumo de combustible; la navegación lenta, las innovaciones en la industria y las restricciones impuestas por los gobiernos.
Portacontenedores Marco Polo de CMA CGM en Hong KongEl sector y la industria marítima están abordando con éxito la reducción de emisiones por parte de los buques, y con ello el problema de la contaminación que se temía trajese consigo un incremento del transporte marítimo.
Así, mientras el tamaño medio de los buques, en la ruta entre el norte de Asia y Europa, ha aumentado un 40% entre 2009 y 2013, las emisiones de CO2 de este modo de transporte en dicha ruta se han reducido un 35%, según señalan desde Drewry.
El último informe de la consultora también indica que los portacontenedores han aumentado su tamaño un 23% entre 2013 y 2015, mientras que, previsiblemente, también han continuado descendiendo las emisiones, si bien no se tienen datos concretos a este respecto.
Tres factores han motivado la reducción en el consumo de combustible y, por ende, de las emisiones. En primer lugar, la navegación lenta, tendencia afianzada en el transporte de contenedores con buques cada vez más grandes, las innovaciones en la industria que permite un menor consumo, y las restricciones impuestas por los gobiernos a los buques que entran en los puertos.
Crece el tráfico de contenedores
Teniendo en cuenta que el comercio mundial de contenedores crece a un ritmo del 4-5% anual, y la eficiencia del uso de combustible en la industria mejora a un ritmo del 6,8% al año, el sector marítimo reduce a un mayor porcentaje sus emisiones con respecto a su crecimiento.
Por ejemplo, en 2014, Maersk Line ha transportado un 7% más de contenedores en 2014 que en 2013, reduciendo en este tiempo un 8% su consumo de combustible. Desde 2007, la reducción del operador en emisiones de CO2 ha sido del 25%.
También hay otra razón muy importante que ha conllevado a que las navieras reduzcan sus emisiones, y no es otro que el aspecto económico. Así, si Maersk no hubiera mejorado su eficiencia energética y rendimiento de CO2, el coste del combustible en 2012 habría sido de 1.600 millones de dólares (1.515 millones de euros) más.
Del mismo modo, China Shipping Container Lines ha gastado menos dinero en combustible en 2013 que en 2012, a pesar haber enviado un 2% más de contenedores.
Beneficios para puertos y clientes
Para los clientes de las navieras, este menor consumo se traduce en tasas de flete más bajas y reducciones en la huella de carbono de su empresas.
También se ha observado un progreso sustancial en los puertos de todo el mundo, donde las emisiones de los buques son un problema aún mayor que en mar abierto.
En este sentido, en el puerto de Los Ángeles se han reducido un 65% las partículas diesel emitidas por los navíos en la instalación y un 22% las emisiones de CO2 de los portacontenedores entre 2005 y 2010.
Por otro lado, instalaciones con un alto índice de contaminación como el puerto de Hong Kong ya están introducción descuentos en las tarifas portuarias para las compañías más verdes, en especial aquellas que se adapten a la normativa de combustible bajo en azufre establecida para la zona SECAs. Además, en el puerto asiático también están estudiando prohibir las escalas a buques de alto contenido en azufre.
Así, tras el análisis realizado, desde la consultora Drewry sostienen que, a pesar de las dificultades económicas que pueden atravesar las navieras para adaptarse a las normativas nacionales e internacionales en este ámbito, el sector está desempeñando el papel que le corresponde para proteger el medio ambiente, por lo que dichas medidas adoptadas podrían considerarse muy eficaces.


"La emancipación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos o no será"

 
RSS FeedSubscriu