lunes, 27 de abril de 2015

El Gobierno trata de alargar las negociaciones sobre la liberalización del sector que exige Bruselas para que no le perjudique en las urnas


Las negociaciones entre Fomento y estibadores están de nuevo en stand by.
 

Economica digital 26/04/2015

Por Redacción en Barcelona

Tienen por delante consensuar una reforma que liberalice el sector, una exigencia de Bruselas, y se juegan mucho. Los trabajadores podrían perder el blindaje que mantienen con el actual modelo y que les permite mantener unos salarios y condiciones laborales por encima de la media del mercado laboral. El Gobierno no quiere líos con un sector poderoso, que puedan desembocar en una huelga masiva en pleno año electoral.
Hace una semana, las partes se reunieron. La Coordinadora Estatal de Estibadores Portuarios, una confederación sindical que intenta liderar las conversaciones, presentó una hoja de ruta para la reforma. Tras cierta confusión en las versiones de lo que había sucedido en el encuentro, Fomento aclaró que enviaría la propuesta a la Abogacía del Estado para determinar si era viable, pero sin adquirir ningún compromiso de llevarla a cabo.

Todo bien para Fomento

Según fuentes conocedoras de la negociación, ni el Gobierno tiene un gran interés en atender las propuestas de la coordinadora ni en que el proceso de negociación acabe rápidamente. La imagen de una liberalización consensuada con el sector le beneficia porque lleva a su terreno a los sindicatos y hace ver a Europa que se está haciendo algo, aunque la realidad es que las conversaciones se prolongan sin que se concreten medidas.
Bruselas exige que se cumpla la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea del pasado 11 de diciembre, que tumbó el actual modelo. El sistema obliga a las empresas a encargadas de la carga y descarga de buques a contratar exclusivamente a los estibadores agrupados en las sociedades Anónimas de Gestión de Estibadores Portuarios (SAGEP), algo que, a juicio del tribunal, vulnera los principios de libertad empresarial. Reclama, en consecuencia, un nuevo sistema que garantice la libre elección de trabajadores para tareas de estiba.

Un lunes confuso

Los estibadores son conscientes de que Fomento alargará el proceso por medio de informes, valoraciones y estudios de todo tipo; y de que el nuevo modelo posiblemente recortará los privilegios que atesoran hasta el momento, según las mismas fuentes. Quizá este caldo de cultivo motivó la ceremonia de confusión tras la reunión del pasado lunes.
La Coordinadora difundió un comunicado en el que hablaba de un consenso con el Gobierno para sacar adelante su propuesta y afirmaba que el secretario de Estado de Infraestructuras y Transportes, Julio Gómez-Pomar, había confirmado la decisión de Fomento. Era también una manera de invitar a la patronal Anesco a sumarse a su iniciativa y presentar ante el Ministerio un documento conjunto.
Horas más tarde, Fomento desmintió cualquier compromiso, más allá del de transmitir la propuesta a la Abogacía del Estado. La vida sigue igual desde entonces.


"La emancipación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos o no será"

 
RSS FeedSubscriu