viernes, 13 de febrero de 2015

Los estibadores valencianos anuncian que van a presentar un nuevo preaviso de huelga

A medio gas. Esta es la expresión con la que la mayoría de los protagonistas se refería ayer a la actividad en el Puerto de Valencia, condicionada por la huelga de los estibadores en horas alternas. La realidad, sin embargo, es que la operativa estuvo bajo mínimos y hoy se espera más de lo mismo, además de otra convocatoria de paros para los próximos días.

Diario del Puerto 13/02/2015

Acceso sur al Puerto de Valencia en una de las horas de actividad.
Acceso sur al Puerto de Valencia en una de las horas de actividad.

Los estibadores se mostraron ayer muy firmes en su postura. La asamblea celebrada a primera hora en las instalaciones de SEVASA sirvió para "confirmar la unidad sindical y que todos tenemos un mismo objetivo", señalaba a este Diario Óscar Martínez, presidente del Comité de Empresa.

Según explicó Martínez, "se han dado indicaciones muy claras para que, por encima de todo, sea una movilización pacífica y que en los momentos que se tenga que trabajar, se trabaje con efectividad".

Los estibadores, que hoy secundarán la segunda jornada de paros alternos, celebrarán esta mañana una nueva asamblea y posteriormente el comité de empresa terminará de concretar el preaviso de huelga que se va a presentar para dentro de unos días.

"Seguimos defendiendo que las actividades complementarias ya están aceptadas y negociadas para su inclusión en el convenio colectivo, por lo que no tenemos nada más que hablar. Teníamos un principio de acuerdo en estos términos y no se ha respetado, por lo que seguiremos reclamando hasta que tengamos convenio", aseguró Óscar Martínez.

Román Ceballos, en representación de SEVASA, reiteró a este Diario que una vez que se ha aceptado incluir las actividades complementarias en el convenio es necesario negociar sus aspectos económicos, ya que "no podemos perder competitividad".

Ceballos hizo de nuevo un llamamiento al diálogo y a la responsabilidad e instó a los estibadores "a negociar, no a imponer".

En esta misma línea, el comité ejecutivo de la CEV, reunido ayer, alertó "del perjuicio que para la economía valenciana suponen los paros alternos convocados por la estiba" e instaron a las partes negociadoras "a alcanzar un acuerdo". 

Incidencia
La huelga, secundada por el 100% de los estibadores de SEVASA, solo iba a tener incidencia en la mitad de las horas de cada jornada. La realidad, sin embargo, es que el impacto de este paro alterno fue mucho más que notable.

A lo largo del día se fueron acumulando camiones en los accesos a las terminales, formando colas que posteriormente se absorbían, en parte, durante las horas de actividad.
Según Carlos Prades, presidente de ELTC, "la incidencia de la huelga ha sido muy grande ya que, a modo de previsión, muchos transportistas no han movido ni cisternas ni ADR y se han limitado a llevar los contenedores que ha sido posible, intentando priorizar las urgencias".

Asimismo, señaló que "la incidencia durante la jornada de hoy puede ser bastante mayor ya que no ha habido posibilidad de cargar o descargar con antelación, como sí se pudo hacer ayer". 

Las empresas estibadoras, por su parte, se enfrentaron a una doble problemática: la congestión en recepción y entrega y los bajos rendimientos registrados en la operativa portuaria durante las horas en las que se trabajaba.

Noatum tuvo ayer cinco buques atracados con la operativa interrumpida por los paros, mientras que MSCTV tuvo uno y TCV cuatro. Temagra tuvo dos graneleros sin iniciar operaciones; Trasmediterránea un ro-ro con la operativa interrumpida, igual que VTE, con un car carrier y un ro-ro. Por otro lado, operaron con normalidad un buque con aceite y otro con vino.

Respecto al ferrocarril, ayer accedieron al recinto portuario los tres trenes previstos (2 en Noatum y uno en TCV) que se cargaron y descargaron con interrupciones.

A las 16.30 horas de ayer había cinco buques fondeados y ningún barco había desviado su escala en Valencia.

Un buque pierde 120.000 euros por cada día de retraso

Hoy
La sociedad de estiba, SEVASA, emitió ayer un comunicado en el que reiteraba su voluntad de retomar la negociación del convenio, al tiempo que alertaba de "las consecuencias muy negativas de los paros para el Puerto de Valencia", que "ponen en riesgo el mantenimiento del actual volumen de tráfico y consecuentemente que éste pueda seguir siendo líder".

Para SEVASA "se están produciendo demoras significativas en las operaciones de carga y descarga de buques, que generan pérdidas millonarias para los armadores que ven como se incrementan sus costes. Cabe resaltar que el coste diario de un buque puedo suponer 120.000€ día y con estos paros pueden demorar su estancia 24 horas más del habitual".

Finalmente SEVASA recuerda que "la pretensión sindical de blindar en el texto del actual convenio de la estiba del Puerto de Valencia determinadas actividades, puede contravenir las indicaciones de la reciente sentencia del Tribunal de Justicia Europeo con respecto al modelo de estiba Español.






"La emancipación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos o no será"

 
RSS FeedSubscriu