miércoles, 18 de febrero de 2015

Los estibadores convocan otras doce jornadas de huelga en el Puerto de Valencia

El comité endurece su postura mientras el recinto aún se recupera de los retrasos y los siete millones en pérdidas por dos días de paros


Las Provincias 18/02/2015

 Los estibadores acrecientan su desafío a las empresas del Puerto de Valencia. El comité de la Sociedad de Estiba (Sevasa-Sagep) tiene previsto presentar hoy un preaviso para llevar a cabo más jornadas de protesta cuando el recinto apenas se ha recuperado de los efectos de las dos jornadas de huelga de la semana pasada. 

En esta ocasión, los sindicatos han endurecido su postura y han planteado hasta doce jornadas de huelga -seis de ellas con paros de 24 horas- frente a los cinco días de movilización intermitente (una hora de actividad otra de huelga) que plantearon hace un mes y de los que finalmente sólo se llevaron a cabo dos porque los tres primeros fueron desconvocados ante la expectativa de poder firmar un convenio colectivo que ambas partes dan por cerrado al 99%.

Los nuevos paros arrancarán el próximo jueves 5 de marzo con 24 horas de huelga, que irán seguidas de otras tres jornadas (lunes 9, miércoles 11 y viernes 13) en las que la protesta se llevará a cabo en horas alternas. El 18 y el 20 de marzo se han previsto paros de 24 horas, mientras que el 23, 25 y 27 de marzo la protesta se hará de nuevo de forma intermitente. A menos que se alcance un acuerdo que permita la desconvocatoria, el desafío de los estibadores concluirá con 72 horas consecutivas de inactividad en las jornadas del 8, 9 y 10 de abril.
Tanto la dirección de la Sociedad de Estiba como el comité de empresa manifestaron la semana pasada su predisposición para retomar el diálogo tras la huega parcial del jueves y el viernes. El lunes mantuvieron contactos, pero sin una convocatoria formal para regresar a la mesa de negociación del convenio. Pese a ello, el comité está decidido a presentar hoy mismo el preaviso, ya que desde que se formaliza el anuncio han de transcurrir al menos diez días hasta que se ejecuta la protesta.
De llevarse a cabo la amenaza de los estibadores, los efectos serían notablemente más graves que los de la huelga que se acaba de llevar a cabo. Según cálculos de la Sevasa-Sagep, las pérdidas para las empresas vinculadas a la actividad portuaria (armadores, terminales, transporte terrestre, etcétera) alcanzaron los siete millones de euros. La Autoridad Portuaria de Valencia (APV) tiene constancia de que al menos un buque canceló su escala en el recinto por los paros, mientras que algunas terminales señalan que habrían sido hasta cuatro los buques que se han desviado a otros puertos.
Preocupadas por la imagen de conflictividad que está trasladando el Puerto de Valencia a sus clientes, los terminalistas ya avisaron la semana pasada a los portuarios de que, si anunciaban nuevas jornadas de huelga, el desvío de más buques -con la consiguiente pérdida de actividad y jornales para los estibadores- sería inevitable.
Ayer, cuatro días después de que concluyera la primera de las protestas, el Puerto de Valencia todavía no se había recuperado de sus efectos, para lo que estimó que aún necesitará dos días más hasta que se normalice la situación. Los accesos a las principales terminales de contenedores continuaban con problemas ayer, particularmente a TCV, donde la alta acumulación de camiones obligó a realizar cortes intermitentes para evitar el colapso del resto del Puerto.
El martes por la tarde llegaron a acumularse cinco barcos fondeados a la espera de atraque y entre anoche y esta madrugada se esperaba la llegada de otros tres.
Los estibadores optaron por abrir el conflicto para presionar por la falta de acuerdo definitivo en la renovación de su convenio tras prácticamente dos años de negociación. Según el comité, la dirección de la empresa quiso negociar en el último momento las condiciones en las que los estibadores realizan las tareas complementarias -no exclusivas- que les fueron reconocidas para reflejarlas en el texto. A juicio de la empresa, los portuarios se niegan a reflejar las condiciones en el convenio para blindarse en la prestación de ese servicio, como la recepción y entrega de mercancías.
La primera de las nuevas jornadas de huelga llegará después de que el presidente de Puertos del Estado exponga a la Comisión Europea su propuesta para modificar el actual régimen de la estiba en España después de la sentencia del Tribunal de Luxemburgo que tumba la exclusividad del colectivo portuario.


"La emancipación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos o no será"

 
RSS FeedSubscriu