viernes, 16 de enero de 2015

Estiba: OPPE quiere aprobar la reforma legislativa en 2015

A priori no debería tener urgencia el Gobierno en materia de política marítimo-portuaria tras las importantes medidas acometidas en los tres primeros años de la legislatura. 

Diario del Puerto 15/01/2015

Haber sacado adelante la Ley de Navegación Marítima, un hito histórico en cuanto a modernización y armonización de la legislación de la marina mercante española; haber aplicado una reducción por ley sin precedentes en las tasas portuarias, de impacto directo en los usuarios de todos los puertos; o haber aprobado una reforma de los plazos concesionales que nos equipara con los principales competidores europeos y que venían siendo intensamente reclamada por el sector, son argumentos suficientes, y no los únicos, para constatar una actuación con visos de ser muy sólidamente valorada.

Ahora bien, el 11 de diciembre se cruzó por el medio el Tribunal de Justicia de la Unión Europea y, antes de lo que estaba previsto, dictó sentencia contra el Reino de España tras declarar contrario a los principios de la Unión el actual modelo de estiba español, pues su obligatoriedad para las empresas estibadoras de integrarse en una sociedad de estiba y de tener que contratar preferentemente trabajadores de las mismas contraviene el principio de libertad de establecimiento empresarial.

Esto, que dinamita los pilares básicos que rigen el funcionamiento de una sociedad de estiba, implica necesariamente una reforma de la legislación española, proceso que plantea tres grandes posibles escenarios.

El más agresivo, esbozado por el sindicato mayoritario de estiba, Coordinadora, apunta a no a hacer nada y exponerse a una segunda denuncia de la Comisión Europea, en este caso por incumplimiento de la sentencia, que permita ofrecer nuevos argumentos para la defensa ante el Tribunal de Luxemburgo.

En segundo lugar está la opción contemporizadora, es decir, evitar iniciar un proceso reformador que pueda generar conflictos sindicales de gran impacto en la opinión pública en año electoral y tímidamente ir valorando opciones, sin más finalidad que dejar pasar el tiempo y ceder el cáliz al nuevo Gobierno.

Por último está la opción de acelerar y abordar la reforma ya con el objetivo de tenerla lista y aprobada por las Cámaras antes de que termine la legislatura.

Según fuentes muy próximas a Puertos del Estado consultadas por Diario del Puerto, esta es, de momento, la única opción que se contempla en el Organismo Público: ponerse ya manos a la obra para no dejar pasar la oportunidad de concretar la reforma antes de que termine el año, una opción, todo hay que decirlo, que no es incompatible con la de posponerlo todo para la próxima legislatura, pues si bien ahora la intención inicial puede ser trabajar al máximo para alcanzar un acuerdo, si todo se tuerce y la tensión crece siempre se está a tiempo de dejarlo pasar.

El riesgo para los actuales gestores de OPPE es aquí perder la oportunidad de hacer la reforma que les gustaría y que ésta sea definida con parámetros muy distintos por los que puedan venir detrás.

En cualquier caso, dado el talante impuesto desde Fomento, no habrá reforma si no hay consenso entre todas las partes implicadas.

Con tal fin, OPPE ha confirmado su intención en los próximos días de citar a título individual a patronal y a cada sindicato para ir valorando las distintas opciones con cada uno de ellos.
De estas primeras reuniones, aún no convocadas, se espera que salgan, al menos, las líneas conceptuales básicas de por dónde podría ir la reforma. 


"La emancipación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos o no será"

 
RSS FeedSubscriu