lunes, 10 de noviembre de 2014

El caso del Puerto de Valencia y el de Alicante.


Todos se lavan las manos.  El dos por uno. 
Los culpables Rajoy, Pastor y Llorca.



Puertos y Navieras 10/11/2014

Por Armando Estrada, editor e ingeniero de caminos.

La noticia de la inminente imputación de Rafael Aznar, en el caso de la presunta malversación de fondos en el Puerto de Valencia ha desencadenado la reacción de las autoridades como si hasta ahora no hubieran sabido nada. El consell valenciano une ahora el destino de Ripoll y Aznar, en una bochornoso dos por uno, y le pasa la pelota a Fomento, se excusa en que los presidentes los nombra el estado. 

La portavoz del Consell, María José Catala, unió el viernes los dos asuntos para despacharlos juntos y desplazó la responsabilidad del nombramiento de ambos al ministerio de Fomento. Una pirueta más en este proceso, en el que todo el mundo se lava las manos. Comienza el ritual de ceses. 

Es el Consell que los nombra, pero el ministerio puede hacer mucho más por intervenir y no lo ha hecho ni lo hará.

Los verdaderos culpable de esta situación están más arriba, en aquellos que nada hacen por evitarlo.

Ahora se quemará como se ha venido haciendo a fuego lento en la hoguera al señor Aznar, esperando que así se tape el asunto y todo siga igual. Hace tiempo que advertí personalmente a Aznar de los manejos en el área más cercana a la prensa que nos toca. Este medio también he estado publicando desde el principio, a diferencia de otros, todo lo que se iba conociendo sobre el caso, con evidentes perjuicios económicos para el mismo. 

No me hace falta por tanto demostrar que ahora no salgo en defensa del señor Aznar. Pero es que lo del Puerto de Valencia como lo de otros puertos lo conocía todo el mundo

En el Puerto de Valencia hasta hay un dicho que dice que lo gobiernan los "Rafaeles", por el anterior presidente, Rafael del Moral, y el actual, Rafael Aznar. 

El sistema de clientelismo y de utilización de los fondos públicos estaba ya establecida antes de que llegase Aznar, y no solo en este puerto. 

Como lo estaba el de las puertas giratorias, el amiguismo y el favoritismo, en la administración. 

Antes de que se crease la Fundación del Puerto ya entraban y salían los directivos del puerto, y si no pregúnteselo a Marítima Valenciana, que cuando fue adquirida por Dragados tuvo que pagar su peaje entre otras cosas incorporando a directivos del Puerto con sueldos millonarios. La situación sólo se sofisticó un poco con la introducción de fundaciones y patronatos, opacos. 

A tal punto ha llegado que Noatum, la heredera de Dragados en Marítima Valenciana, denunciado ante los tribunales al puerto por presunto favoritismo hacia MSC. Hasta los mismos estibadores se van escindiendo entre los que no se creen favorecidos por la Autoridad Portuaria. Mientras tanto el Puerto cae en volúmenes y hasta los cruceros lo abandonan cuando se supone que se gastaron ingentes cantidades en relaciones públicas, en yates, Fórmula 1, puertos deportivos, etc.. Para hacerlo más atractivo se supone. 

Lo grave no son los sobresueldos con lo que de escarnio tienen para el resto, incluso estaría justificado pagar más a los profesionales, lo grave es lo que no se sabe y que los de arriba tapan. Lo que se sabe es sólo la punta del iceberg, sospecha casi todo el mundo en el Puerto de Valencia. 

Rafael Aznar tendrá sus responsabilidades, pero no es el mayor culpable. Llegó con un sistema instaurado, lo continuó y no es extraño que ahora se considere inocente por haber seguido haciendo lo que todo el mundo hacía y además conocía. 

Conocía el presidente de Puertos del Estado, José Llorca, que disfruta reuniendo dossieres jugosos y observando las puertas giratorias que utilizan terceros cuando no se sabe si habrá ayudado a asegurar puertas giratorias, para quién se sabe quién, en este asunto de las ampliaciones de las concesiones mal explicadas y mal legisladas. 

Culpable es el señor Llorca al que se le reclamó directamente  para que estableciese un estatus y un protocolo para los presidentes de los puertos que les hiciesen responsables ante los parlamentos autonómicos de su gestión, ya que los nombran las CC.AA. No movió un dedo. Tampoco la de arriba.

Responsable es la señora ministra Ana Pastor. Por que ha estado aguardando a que la situación política de la Comunidad Valencia se pudriese. Con el cinismo de que este es un problema político de Fabra no ha movido un dedo. 

Ya se le advirtió que no valía su presunta honradez política, cada día más comprometida, sino legislaba para evitar estos casos dando transparencia a la gestión pública. Con solo hacer responsables a los gestores de empresas y entes públicos en las mismas condiciones que los administradores de grandes sociedades anónimas y sometidos a reglas de transparencia esto no ocurriría. Miro hacia otro lado.  

Y qué decir tiene del cínico señor Rajoy, que con esto último "de quien la hace la paga" intenta salir al pasoQue es un más bien "al que descubren que aguante y que no hable". ¿Quién llamará a los presidentes para decirles aquello de "Luis agunta se fuerte, hacemos lo que podemos"?, mientras se organiza alguna puerta giratoria. 

No es esto una defensa del señor Aznar, que por cierto ha aguantado las críticas de este medio con absoluta elegancia, lo mismo que algún otro directivo, y que contrasta con la mafiosa actitud de otros, que no estando comprometidos en este caso, pero que evidentemente olfatean que corren peligro.

En cuanto al dos por uno que ha organizado el Consell y Fabra para unir los casos de Ripoll, presidente del Puerto de Alicante, imputado por el caso Brugal y que incluso llegó a ser detenido, y que parece exhibir su condición distintiva acudiendo a múltiples actos sin corbata como si fuese el atuendo del imputado es una salida bochornosa. Hacía mucho tiempo que ha Ripoll no se le debería haber dejado seguir ni un minuto más con esa actitud desafiante del "imputado sin corbata". 

Ahora el problema es mayor buscar dos presidentes en vez de uno.


"La emancipación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos o no será"

 
RSS FeedSubscriu