jueves, 27 de noviembre de 2014

Duras acusaciones a Pastor por parte de Valencia. Por el Corredor mediterráneo.

"La actitud es una burla".


Puertos y Navieras 27/11/2014


La Asociación de Empresarios Valencianos, AVE, acusaron ayer a la ministra Pastor de incumplir con Valencia en su compromiso con el Corredor mediterráneo. 
Vicente Boluda denunció las repetidas promesas incumplidas por Pastor y dijo que las obras están paradas, el presidente de la Fundación Felix Pastor acusó a Fomento de mentir respecto a la causa de la paralización. Dijo que la actitud de la ministra y del anterior secretario de estado era una "burla".

El presidente de los exportadores, FEPEX, Jorge Brotons, denunció que 400.000 camiones ocupan las carreteras con su coste medioambiental, y que sus productos no son competitivos por que les cuesta un camión 3.500 eurosEl estudio de AVE revela que el corredor rebajaría los costes un 20%.

Ayer 26 de noviembre ha tenido lugar una rueda de prensa para analizar la actual situación del Corredor Ferroviario Mediterráneo (CFM), y su impacto en la economía valenciana, y en la que han intervenido:  Vicente Boluda, Presidente de AVE; Federico Félix, Presidente de PROAVE y de la Federación Agroalimentaria; Jorge Brotons, Presidente de FEPEX; Joaquín Ballester, Presidente de Martinavarro; Vicente Giner, Vicepresidente del Comité de Cítricos; Alejandro Monzón, Presidente de ANECOOP; Emilio Orta, Presidente de AVIA; César Camisón, Catedrático de la Universitat de València y Josep Vicent Boira, Profesor de la Universitat de València.
En la misma se ha presentado el documento “Valoración del impacto de la demora en la entrada en funcionamiento del Corredor Ferroviario Mediterráneo en la Comunidad Valenciana” cuyas conclusiones ejecutivas son las siguientes:

El Corredor Ferroviario Mediterráneo (CFM) no sólo debe contemplarse como una exigencia propia de las regiones y sociedades que atraviesa, sino como la materialización de la estrategia europea de base territorial. El CFM responde a los tres criterios que plantea la UE al respecto: mejora la accesibilidad, aumenta la productividad e incrementa la inserción de los territorios de la Unión. 
El CFM va más allá de una mera infraestructura para convertirse en el instrumento de la estrategia europea en materia de infraestructuras, cooperación regional y transporte y responde a los cinco retos de la Unión y sus estrategias macro-regionales iniciadas recientemente: integración, coordinación, cooperación, gobernanza multinivel y asociación. 
El CFM se debe comparar con lo que fue en su día el proyecto de Autopista del Mediterráneo. Como ésta, el éxito del CFM radica en una lectura atenta del contexto económico y social de la obra pero también de un análisis de fondo de las tendencias que se producen en nuestro entorno. 
La culminación del CFM en su diseño aprobado por la Unión Europea dependerá en gran medida de la voluntad política del gobierno central para asignar la inversión pública necesaria; y de la presión política, social y empresarial desde la Comunidad Valenciana, para demandar una distribución presupuestaria que colabore en vertebrar el territorio y sea proporcional a su dinamismo económico y poblacional. 
Los centros económicos y productivos radicados a lo largo del Arco Mediterráneo que serían conectados por el CFM constituyen una base esencial del sistema productivo y del potencial exportador de la economía española, y su capacidad de crecimiento y su competitividad se verán seriamente amenazados si no consiguen disponer de un sistema de comunicación con Europa de altas prestaciones para el transporte de pasajeros y mercancías. 
Para que la Comunidad Valenciana mantenga los ritmos de expansión de las regiones más pujantes en España y Europa, y logre revertir la tendencia decreciente de su participación en la producción y la exportación nacionales, deberán modificarse las condiciones de intercambio para que el precio relativo de los mercados disminuya. Este efecto no surgirá espontáneamente. Antes al contrario, exige subsanar aquellas debilidades que castigan su competitividad internacional. El déficit histórico de infraestructuras, y en concreto de la red ferroviaria, es uno de los puntos débiles cuya corrección debe abordarse de la forma más rápida posible. 
La puesta en funcionamiento del CFM hasta Castellón y Valencia en 2015 y hasta Alicante en 2016 es un objetivo irrenunciable para alcanzar un sistema territorial y logístico competitivo, que evite el desplazamiento de la producción industrial (en sectores como el automovilístico) hacia áreas mejor comunicadas y posibilite colocar a la Comunidad Valenciana en el eje vertebral que aglutine el comercio intracomunitario e interoceánico.

La entrada en marcha del CFM en los plazos preestablecidos es esencial para frenar la pérdida de ventajas competitivas en costes y lograr avances en la calidad del servicio en todas las actividades económicas, y singularmente en sectores en los que la deslocalización no es una alternativa, como la agricultura y el turismo. 
El CFM debe nacer de una estrategia de especialización inteligente territorializada que cree una gran plataforma económica y productiva articulada por un sistema urbano potente en el eje mediterráneo. 
El CFM se ajusta bien a tres procesos nucleares que se están produciendo en la actualidad: la revalorización de la localización (estratégica en el caso del trazado del CFM), el papel esencial de la armadura urbana de ciudades y áreas metropolitanas en la economía del futuro (factor íntimamente ligado a su propio trazado) y la tendencia global a la “re/regionalización” de la producción (fenómeno asociada a su apertura exterior en agroindustria e industria fabril).


"La emancipación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos o no será"

 
RSS FeedSubscriu