lunes, 24 de noviembre de 2014

Cosas de Fomento...

Acudir a una reunión a tratar un tema sobre el cual ninguno de los protagonistas de dicha reunión puede hacer nada y en el que, además, ya está todo el pescado vendido se me antoja poco menos que extraño. 

Diario del Puerto 24/11/2014

   ELENA GARCÍA Barcelona 

En estos casos, solo queda dar vueltas en torno a la cuestión en sí y poco más. E imagino que por ahí debieron de ir los tiros en la reunión que mantuvieron la semana pasada la ministra de Fomento y el presidente de Puertos del Estado con el sindicato Coordinadora.

Una reunión que se había fijado para tratar el peliagudo caso del sistema portuario español y la, ya más que cercana, sentencia del Tribunal de Luxemburgo y que tuvo lugar cuando dicho tribunal ya había hecho pública su intención de anunciar su postura el 11 de diciembre, lo que quiere decir que la sentencia está ya escrita e, incluso, rubricada. 

Según explicaron los estibadores tras la reunión, Ana Pastor defendió la competitividad del sistema portuario español actual, posición muy correcta por parte de la ministra, aunque cabría recordar que en Luxemburgo no han juzgado si el sistema es o no competitivo, si los puertos son o no rentables, si son o no productivos. 

La sentencia se encarga exclusivamente de dirimir si el actual régimen de la estiba en España es o no conforme a derecho y si se ajusta o no a la libertad de establecimiento empresarial que rige en la Unión Europea. Punto y pelota.

Y me da a mi que Europa no se la juega y hay ejemplos varios de que la Comisión, que ejecuta el papel de denunciante en este caso, no suele perder el tiempo en asuntos en los que tiene la batalla perdida.

El hecho de que, como muy acertadamente precisaba mi compañero Miguel Jiménez en estas mismas páginas, Luxemburgo no vaya a celebrar vista oral también me da a mi una cierta mala espina. 

No sé por qué, pero si no se han molestado en escuchar las argumentaciones de ambas partes y si han tenido bastante con lo que se les ha remitido por escrito, será porque los magistrados tienen bastante claro el asunto.

Ahora lo único que queda es esperar a que pasen los 17 días que faltan hasta que se haga pública la decisión de los magistrados para desvelar, primero, la decisión de Luxemburgo y, segundo, en caso de sentencia contraria, qué van a hacer los implicados para cambiar el sistema y ajustarlo a derecho.

Sobre este último punto, habrá que tener también en cuenta que el Parlamento Europeo estuvo a punto de aprobar la pasada primavera la Ley de Puertos europea y que si no se aprobó fue por los pelos, porque no hubo tiempo para la votación definitiva tras convocarse elecciones.

En otro orden de cosas, aunque compartiendo protagonismo la ministra de Fomento, también la semana pasada, durante la ceremonia de bienvenida a las nuevas grúas super postpanamax de la terminal BEST, Ana Pastor anunció que las obras de construcción de los accesos viarios a la zona de la ampliación del Puerto de Barcelona empezarán, por fin, la primera semana de diciembre.

La mayoría de medios se hicieron eco de esta información, aunque la verdadera noticia no era esa. En realidad, lo que la ministra desveló, aunque muy de pasada, fue que los accesos ferroviarios, los que más importan por aquello de la promoción del tren como medio más sostenible para el transporte de mercancías, siguen en el aire, a pesar de que según la propia ministra había reiterado en distintas ocasiones, tenían que adjudicarse antes de que finalice 2014. Ahora resulta que la fecha está en el aire y que depende de los técnicos que están elaborando el proyecto. Conclusión: seguimos esperando.


"La emancipación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos o no será"

 
RSS FeedSubscriu