jueves, 20 de noviembre de 2014

B. Wenzel (Anesco): “Necesitamos reajustar las tasas y los costes de la estiba”

El director de Operaciones de Noatum, Boris Wenzel, llegó el 1 de octubre a la presidencia de la Asociación Nacional de Empresas Estibadoras y Consignatarias de Buques (Anesco) con el objetivo de modernizar la casa para ponerla en valor y devolverle el papel institucional que merece. 

El Vigía 18/11/2014
Su experiencia internacional y su vocación empresarial serán claves en un periodo que puede ser histórico para la entidad, ya que, en breve, deberá afrontar la más que previsible renegociación del modelo de estiba de los puertos españoles, denunciado ante el Tribunal de la UE.

 ¿Qué aporta su trayectoria profesional a la presidencia de Anesco?
Mi experiencia internacional puede aportar un punto de vista muy diferente y enriquecedor a Anesco. Respecto al modelo actual del negocio y con los retos que el sector tiene por delante, es una oportunidad de cambio. Puedo aportar una amplia perspectiva sobre modelos portuarios de éxito que he visto en Europa y Asia.

Y a usted, ¿qué le aporta Anesco?
Es la primera vez que tengo la oportunidad de presidir una asociación y supone algo muy diferente a la dirección de una empresa. Para mí, es un honor y un reto gestionar una asociación con tal diversidad de intereses y que tiene tanto peso para la economía. Y, todo ello, lo veo como  una gran oportunidad de cambio por delante.
¿Qué objetivos se marca en Anesco?
El papel de mis predecesores desde la creación de Anesco es un gran legado para mí. Ahora, con un mercado tan cambiante como el actual, mi objetivo es la modernización de la institución para dar respuesta a las nuevas exigencias del mercado. A esto voy a dedicar todo mi trabajo y mi esfuerzo para, realmente, potenciar la confianza existente en Anesco y en el valioso papel que desempeña el sector para la economía local y nacional.

Es muy probable que la sentencia de Luxemburgo obligue a renegociar el actual modelo de estiba. ¿Qué objetivos defenderá Anesco?
De momento, estamos, como el resto de grupos de interés, esperando el dictamen de la sentencia de Luxemburgo. De manera general, el sistema portuario español tiene muchas bondades y, de ahí, su relevante posición a nivel mundial. Pero, para mejorar la competitividad, es esencial que reajustemos los costes y miremos también otros puntos de mejora para estar al nivel de la competencia portuaria existente en todo el mundo.

¿Al señalar los costes se refiere a los de la mano de obra?
Los costes de mano de obra y de tasas portuarias representan la gran mayoría de los costes que tenemos. Son los que limitan nuestra competitividad, por lo que hay que enderezarlos. Es necesario un reajuste en costes en todos los sentidos, primando la flexibilidad, productividad y competitividad, que son términos que afectan a la industria en general y a la nuestra en particular.

¿Qué le parece el actual modelo de pool y cuál sería su modelo ideal?
Mi experiencia me ha demostrado que existen varios países en Europa cuyos puertos son muy competitivos y eficientes sin modelo de pool. Eso no quiere decir que el modelo de pool español no sea bueno, si no que hay que valorar otras alternativas también. En los últimos años, estamos viendo un nivel de competitividad portuaria que está cambiando el escenario para todos y la clave del éxito es la adaptación. Por eso, también queremos modernizar la asociación, para adaptarla a la nueva ingeniería mundial que el sector tiene que afrontar.

El Senado ya ha aprobado el conjunto de medidas donde se incluyen tanto el aumento de plazos concesionales como la creación de un fondo de accesibilidad para los puertos. ¿Qué les parecen ambas iniciativas?
Es pronto para valorar los resultados, pero de manera general cualquier medida del Gobierno que sea buena para el sector y que demuestre interés en el mismo es bien recibida. La contraprestación de esas medidas debe ser coherente con la situación portuaria actual, es decir, hay que tener en cuenta que una gran parte de nuestros socios ha realizado ya inversiones que aún no ha rentabilizado.

¿Están, entonces, de acuerdo en que, para conseguir mayores plazos en las concesiones, las terminales tengan que invertir en accesibilidad o reducir sus tarifas máximas?
Es un tema complicado, porque ya se han realizado inversiones muy importantes, en particular, en el sector de terminales de contenedores. La medida y la intención es bienvenida, pero todavía tenemos que valorar las condiciones, la letra pequeña.

Además de los plazos concesionales, ¿qué otros problemas merman la competitividad de las empresas estibadoras a día de hoy?
Los problemas que afectan al sector portuario, en mi opinión, son como los de cualquier otro sector. Los obstáculos a los que nos enfrentamos son de costes, productividad, competitividad, sobrecapacidad estructural y de coherencia de oferta. Del mismo modo que con la crisis se han reformado muchos sectores y España está todavía en una fase de revisión de todos sus sistemas industriales, también nuestro sector debe adaptarse a estas cuestiones.
    
¿Cuáles son las principales dificultades de las empresas consignatarias?
En el ámbito consignatario, queremos trabajar de dos maneras, siempre bajo la línea que marque la asamblea de consignatarios. Por un lado, ser el foro de referencia del sector y, por otro, alcanzar la mayor representatividad posible de empresas consignatarias en el seno de la asociación. Eso no sólo mediante acciones de promoción con empresas, si no directamente con asociaciones provinciales también.

¿Debe Anesco ejercer una labor más de lobby con el Gobierno?
Uno de los objetivos de Anesco a corto plazo es el de convertirse en la voz de referencia del sector. Somos expertos en el sector portuario y, por ello, tendemos la mano al Gobierno para asesorarle e informarle en cualquier materia relacionada con nuestra actividad para colaborar en la mejora del sistema. Se trata de una labor más de asesor que de lobby, porque esta palabra conlleva una idea de presión y nuestra intención es otra.

¿Qué aporta a Anesco la reciente renovación de sus estatutos?
Hemos trabajado principalmente en dos líneas. Por un lado, nuestro objetivo es que los estatutos se adapten a la realidad de los diversos intereses existentes en la asociación y tengan en cuenta las dos actividades de la misma: la estiba y la consignación. Por el otro, hemos dotado a ambas asambleas de herramientas para que tengan una mayor capacidad ejecutiva a la hora de afrontar los retos de cada colectivo. Con el cambio de estatutos, cada una de las asambleas gestiona su propio destino.

¿Los actuales criterios de valoración de los suelos en los puertos restan competitividad a sus empresas?
Hay que valorar éste y otros temas importantes con los organismos pertinentes.

¿Cómo impacta en sus cuentas las tasas y la mano de obra?
Ambas impactan de manera muy elevada y son las primeras partidas de costes. Son las que limitan nuestra competitividad.

¿Solicitarán a Puertos del Estado una bajada de tasas?
Internamente se está valorando éste y otros asuntos. Se están debatiendo, son temas que están sobre la mesa.

¿Qué otras áreas de mejora puede tener el sistema portuario español?
Los temas ya mencionados: flexibilidad, productividad, conectividad y cualquier otro aspecto que nos fortalezca y nos haga más eficientes. Por ejemplo, cuando hablamos de competencia nos referimos a países europeos como Portugal, Italia o Malta, pero también a los del Norte de África.

¿Qué deberíamos copiar de los puertos con los que competimos, como los del Norte de Europa?
Los del Norte de Europa destacan por su alta productividad, mucha flexibilidad e innovación. Hay países europeos con un modelo de estiba muy similar al sistema español, pero con índices de productividad y flexibilidad mucho mayores. También me gustaría mencionar que el porcentaje del transporte ferroviario en España es uno de los más bajos de Europa y ese punto se debe mejorar. Hay países en Europa donde el transporte ferroviario es de más de un 30%. Además, en líneas generales, debemos aspirar a mejorar los niveles de profesionalidad.

¿Y qué deberían copiar ellos de nuestros puertos?
España tiene una amplia oferta portuaria. Somos el país de Europa con mayor número de puertos, autoridades portuarias y de infraestructuras portuarias. El sistema español tiene muchas cosas positivas, pero debemos seguir avanzando en mejoras tales como la coordinación de la oferta. Con esto, hablamos del problema de sobrecapacidad existente, la adaptación de los costes a la situación actual y de la optimización de las conexiones terrestres, donde también hay un interés del Gobierno en mejorar que valoramos de una manera muy positiva.

¿Cuáles son los retos que debe asumir al frente de la presidencia de Anesco desde ahora y durante los dos próximos años?
Visualizo a Anesco en el medio plazo como una asociación más fuerte y con una alta reputación, muy participativa y estratégica para el sector. El reto es que el Gobierno vea a la asociación como un portavoz de referencia y un asesor para futuros cambios legislativos. Se trata de modernizar la entidad y ganar reconocimiento exterior.

Ya ha asistido como presidente a la primera reunión del comité de la asociación. ¿Cuáles han sido los resultados y las primeras medidas tomadas en dicho comité?
Ya hemos dado los primeros pasos para la modernización de Anesco. Hemos decidido encargar a una universidad de reputación un estudio que determine cuál es el impacto económico directo e indirecto del sector de la estiba portuaria para la economía. Éste es un primer paso para conocer el peso real del sector y nos permitirá desarrollar una política de comunicación adaptada a la realidad.

Hace énfasis en que el estudio abordará también el impacto indirecto…
Sí, porque en este ámbito las cifras se multiplican de una manera tremenda y es esencial para las inversiones de las industrias exportadoras en España, que es uno de los objetivos del Gobierno. Este estudio dará luz al respecto para luego tomar medidas.

¿Qué más cuestiones abordaron?
La necesidad de hacer todo lo posible para que vuelvan a la asociación los miembros que se han ido en los últimos años y conseguir otros nuevos, para que la asociación sea realmente portavoz de todo el sector. Por último, el actual gerente, Javier Expósito, planteó que debíamos buscar a otra persona para que lo sustituyera en el cargo y estamos en ello.


"La emancipación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos o no será"

 
RSS FeedSubscriu