viernes, 19 de septiembre de 2014

Portugal mira a sus puertos y a sus carencias ferroviarias al aprobar las 60 tm.


Necesita más transporte interior, tiene cuellos de botella y sobretodo necesita alimentar sus puertos.

Puertos y Navieras 18/09/2014

Portugal parece que ha copiado el texto de nuestra Ley de Medidas Urgentes para la Competencia y la Eficiencia del Real Decreto 8-2014 que dictó nuestro Gobierno. Que después, en la parte de los pesos y dimensiones ha dejado sin efecto.

El gobierno portugués, con un léxico muy parecido, ha ido mucho más allá de las palabras del Gobierno español y ha modificado completamente mediante un decreto ley la reglamentación de pesos y medidas en la carreteras portuguesas. El decreto ley del 5 de septiembre ha supuesto un terremoto en el transporte portugués, y ya veremos si no lo supone en el español.

Algo que ha conmocionado al sector del transporte en España hay que explicarlo desde el punto de vista portugués, que aunque cuenta con importantes flotas de transporte internacional y de larga distancia, no tiene un parque importante de transporte doméstico y de corta distancia dedicado justamente a esos transportes entre los puntos de recolección y las plantas de transformación (pensemos en azucareras, harineras, almazaras...) o entre estas y los puertos, lo que ocasiona cuellos de botella importantes sobre costes al sistema productivo portugués.

También hay otra consideración, que es que España tiene estrangulado el transporte ferroviario de mercancías con Portugal, y los portugueses son también bastante culpables de tener un mal diseño de producto de los fracasados proyectos de AVE de su propio tren de mercancías, que se ve obligado a largos trayectos de circunvalación para llegar a los puertos de Sines, Setúbal y Lisboa desde España.

Los puertos portugueses, y especialmente el de Sines (que está cobrando extraordinaria relevancia por la terminal de MSC que va a duplicar su tamaño), ya cargan mucha mercancía española de las provincias de Extremadura, Huelva o Sevilla con destino a mercados sudamericanos. Esta mercancía agrícola vería tremendamente rebajado el coste del acarreo si se aumentase tan radicalmente la capacidad de carga de los camiones.

Razones de peso para el gobierno portugués para haber tirado por la calle de en medio aunque el Gobierno español haya detenido la introducción de los megacamiones y de otras dimensiones en España.
  


Noticia anterior

REVISTA TRANSPORTE Y LOGÍSTICA - 17/09/2014  



"La emancipación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos o no será"

 
RSS FeedSubscriu