viernes, 11 de julio de 2014

Maersk y MSC activan el Plan B

El Plan B está en marcha. Tras abortarse la alianza P3 y toda vez que los retos de sobrecapacidad, fletes y competencia no varían, Maersk Line y MSC movieron ayer ficha y anunciaron la nueva alianza 2M, con igual filosofía, objetivos y retos, si bien con una cuota de mercado menor, al dejarse por el camino a CMA-CGM, y, además, renunciando a la externalización del transporte, con un acuerdo tradicional para compartir espacios en los buques.


Diario del Puerto 11/07/2014

Ni un mes han tardado Maersk Line y MSC, las dos mayores navieras de contenedores del mundo, en plantear una nueva alternativa de negocio tras anunciarse el pasado 17 de junio que, junto a CMA-CGM, renunciaban a la alianza P3, al no haber sido aprobada por China.

Sin perder de vista las dos grandes objeciones que generó a nivel mundial la P3 (la cuota de mercado que sumaban las tres navieras y la creación de un ente independiente para la gestión integrada de la flota), Maersk y MSC presentaron ayer una nueva alianza que, bajo la denominación de 2M, responde a las dudas de posición dominante -desprendiéndose de uno de los tres socios (CMA-CGM)- y a la acusación de fusión encubierta -constituyendo un VSA (Vessel Share Agreement) que se limita a compartir los buques y sus espacios sin entidades de gestión conjunta con poderes ejecutivos.

El resultado es una nueva alianza para los mismos mercados que la P3, es decir, Asia-Europa, Transatlántico y Transpacífico, pero implicando a una flota de 185 buques frente a los 255 que comprendía la P3.

Hablamos de una capacidad combinada para la nueva 2M de 2,1 millones de TEUs, donde Maersk Line aporta 110 buques y una capacidad de 1,2 millones de TEUs (55%) y MSC aporta 75 buques y una capacidad de 0,9 millones de TEUs (45%).

La capacidad que aportan ambas compañías a la nueva 2M es prácticamente la misma que aportaban a la alianza P3, por lo que se pone aún más de manifiesto cómo la estrategia ha sido desprenderse de la tercera naviera del mundo, CMA-CGM (aportaba 0,6 millones de TEUs a la P3), para así optar al visto bueno de las autoridades.
 
Rutas 
Desde el punto de vista de partir con una cuota de mercado más reducida, algo resaltado ayer por ambas navieras, también hay que destacar que frente a las 29 grandes rutas en las que estaba implicada la P3, la nueva 2M afectará a 21 rutas: 6 rutas en el corredor Asia-Norte de Europa; 4 en el corredor Asia-Mediterráneo; 4 en el corredor Asia-Costa Oeste de EE.UU.; 2 rutas en el corredor Asia-Costa Este de EE.UU.; 3 rutas en el corredor Norte de Europa-EE.UU.; y 2 rutas en el corredor Mediterráneo-EE.UU. Las rutas con Sudamérica no están incluidas en el acuerdo.

En cuanto al otro punto fuerte de la 2M, su configuración operativa, ambas navieras insistieron ayer en que se trata de un acuerdo para compartir espacios al uso, “sin que haya ninguna entidad independiente participada para una gestión conjunta con poderes ejecutivos”. 

“Es un VSA puro”, insistieron ayer Maersk y MSC en un comunicado, en el que precisaron que los buques compartidos seguirán siendo propiedad de cada naviera y seguirán siendo operados individualmente. Igualmente, cada una establecerá de forma independiente sus planes de viaje y de operaciones portuarias y actuará a nivel comercial también de manera independiente. Eso sí, existirá un comité de coordinación conjunto que monitorizará la red diariamente.

Redefinición del mercado
Un aspecto muy relevante del acuerdo es que, tal y como anunció Maersk Line en su comunicado, todos los acuerdos de espacios compartidos y de slots de la naviera danesa hasta ahora vigentes con otras compañías en las rutas implicadas quedarán totalmente reemplazados por la alianza 2M.

En el caso de MSC, en cambio, la nueva 2M sólo reemplaza a los acuerdos con la propia Maersk, lo que nos da una idea del papel en el que queda el tercer actor en discordia CMA-CGM, fuera de la 2M pero, en principio, con sus acuerdos vigentes con MSC.

En el caso de estas dos compañías, no hay que olvidar que vienen colaborando de largo, destacando el ambicioso acuerdo que firmaran en diciembre de 2011 para responder entonces al servicio “Daily Maersk” de Maersk Line.


    "La emancipación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos o no será"

     
    RSS FeedSubscriu