lunes, 14 de julio de 2014

La alianza 2M que sustituye a la P3, difícil recorrido hasta su aprobación.



La anunciada alianza 2M entre Maersk y MSC tiene todavía una largo recorrido para recibir la aprobación de las autoridades chinas.



Puertos y Navieras 14/07/2014



Está claro que la alianza anterior, la P3, suponía la dominación del mercado por parte de las navieras occidentales sobre comercio naval chino y que no fue tolerado. 

Esta nueva alianza es prácticamente igual de potente. De 250 barcos se ha rebajado a 185 y se ha revestido bajo el ropaje de una conferencia marítima habitual, de un acuerdo de "sharing de buques y de slots"

Estos acuerdos VSA (Vessel Sharing Agreement) habituales en el mundo occidental no son comprendidos por los chinos. Desconfiados como siempre de que los occidentales, desde las guerras del opio, se rían de ellos o se aprovechen de su ignorancia. 

La 2M además evidencia la necesidad de Maersk y MSC de llegar a un acuerdo. De Maersk porque es vital para el recorte de costes que tiene anunciado a los accionistas para que sea sostenible en el tiempo, sin entrar en una guerra de márgenes. Y también para Maersk para no tener al inversor suizo italiano Aponte, el dueño de MSC luchando a sus espaldas y retaguardia. El acuerdo para Maersk con MSC es estratégico y para el suizo-napolitano le da tiempo para convertirse en la compañía naviera más grande del mundo o para vendérsela finalmente a los daneses en un juego de o me compras o acabo contigo.

El acuerdo evidenció también que los chinos han roto ya el eje con los franceses y que la compañía CMA CGA que ha atravesado graves dificultades tendrá que unirse a una de las otras alianzas navieras como la G6. Los chinos ya han conseguido debilitar la alianza P3 y ahora se darán tiempo para lograr debilitar la 2M de alguna forma o cambiar cromos. Los chinos han señalado que quieren jugar un papel más importante en su comercio y en los juegos geoestratégicos de poder van a necesitar de su influencia. 

MSC y Maersk van a depender de la aprobación de su 2M de factores geoestratégicos que se les escapan. Tan pronto pueden servir de moneda de cambio para el equilibrio geoestratégico económico y defensivo global como pueden verse sacrificados en el tablero de las potencias con el fin de mantener un entente cordiale con los chinos. Pero el bloqueo de la P3 ha significado que los chinos consideran al comercio naval y a las navieras como una moneda de cambio en su creciente poder mundial y que jugarán con ellas este tablero de ajedrez. Que van a querer que sus navieras y su poder en el comercio se vea reafirmado está claro y una de dos o llevarán a los fletes a una situación en la que estos acuerdos de compartir fletes y slot no le salgan a cuenta a los participantes y que por tanto los chinos extraigan duras compensaciones económicas o sus navieras como Cosco o China Shipping jueguen un papel determinante sin olvidar el papel que van a jugar las navieras de Oriente Medio como UASC.

Como admitió el Consejero Delegado de MSC Parmisiano en España: "En dos tres años los chinos podrían tener una flota de buques triple-E de supercontenedores parecida a la suya". 


"La emancipación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos o no será"

 
RSS FeedSubscriu