lunes, 21 de julio de 2014

Europa sigue trabajando para clarificar los entresijos de su sector portuario e intentar, de una vez por todas, hacer que todos los puertos de la Unión y los que en ellos trabajan lo hagan bajo las mismas reglas y condiciones

.Son muchos los frentes abiertos al respecto, lo que no debe sorprender si se tiene en cuenta la complejidad de un sector tan amplio, con tantas y variadas actividades en su seno y que implica la participación de tan diferentes actores.


Diario del Puerto 21/07/2014

A  lo que hay que añadir, además, las formas de hacer, que vienen de antaño, no ya solo de los diferentes sistemas portuarios de cada país, sino incluso de cada uno de los puertos.

Uno de los últimos pasos que Europa ha dado para lograr esta uniformidad en el sector portuario ha llegado de la mano de la Comisión y, concretamente, del área de Competencia, bajo la tutela del comisario Joaquín Almunia, donde llevan varios meses investigando las exenciones fiscales que el Gobierno holandés concede a algunas compañías públicas, incluidos operadores portuarios de Rotterdam, primer puerto europeo en tráfico de contenedores y número 11 a nivel mundial.

Cree necesario la Comisión investigar si las exenciones del impuesto de sociedades que Holanda otorga a algunos operadores portuarios de sus puertos, entre otras compañías, atentan contra las leyes comunitarias que regulan la libre competencia.

Por otra parte, la Comisión Europea también ha solicitado información a Francia, Bélgica y Alemania sobre la tributación de los puertos en estos Estados.

Europa quiere asegurarse de que no se conceden a estos puertos ventajas competitivas en contra de la legislación vigente.

El comisario Almunia ha avisado de que los puertos de la Unión Europea deben trabajar en igualdad de condiciones y hay que asegurarse de que las ayudas estatales se rigen por la legalidad en todos los casos.

Lo que dice el comisario de Competencia puede resultar obvio, pero desde los puertos del sur de Europa muchas veces se han levantado voces lamentando que las condiciones para ellos no siempre son las mismas que las de sus vecinos del norte.

El aviso de la Comisión Europea a Holanda de que eliminara estas exenciones fiscales que ahora se investigan se dio el año pasado, a raíz de la directiva de servicios portuarios, otra de las normativas que Europa ha intentando impulsar para homogeneizar la prestación de los servicios portuarios en toda la Unión pero que fue dando bandazos de un lado a otro desde que la empezara a impulsar la española Loyola de Palacio allá por el año 2000, cogiendo el testigo después Jacques Barrot, sin que por el momento nadie haya sido capaz de lograr el suficiente consenso como para que el Parlamento Europeo apruebe una normativa al respecto.

Pero hay otros muchos aspectos en los que el sur sigue siendo diferente al norte en materia de puertos. Como en el caso de los plazos concesionales, que en los puertos del norte del continente se sitúan en torno a los 70-90 años y bajan en el sur hasta los 35 años de España, un plazo en vías de ampliarse a los 50 con las medidas aprobadas recientemente por el Consejo de Ministros.

Ya ven, pues, que el trabajo que tiene por delante Europa para armonizar su sector portuario sigue siendo ingente. Incluyendo la necesaria y tan reclamada, por parte de los operadores, agilización del reglamento europeo de puertos, que las elecciones europeas del pasado 25 de mayo dejaron en el limbo al no poder ser votado antes de la disolución del Parlamento. Un tema este que, sin duda, habrá que retomar con urgencia con el nuevo curso político europeo.


"La emancipación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos o no será"

 
RSS FeedSubscriu