lunes, 7 de julio de 2014

50 años, más 25; a cambio de qué?


Precipitada, no explicada, e injustificada ampliación de las concesiones, a las puertas de una reforma de la estiba


Puertos y Navieras 07/07/2014


Colectivo Los Fareros

 Medida que venía siendo anunciada desde hacía meses pero que no ha encontrado la debida concreción en el anuncio del Real Decreto Ley.

Por lo anunciado en la rueda de prensa del Consejo de Ministros, las ampliaciones en las concesiones actuales estará sujeta a inversiones en el entorno portuario o a la reducción de las tarifas máximas contenidas en el pliego concesional en un 20%.

La medida adolece de una falta de explicación clara de cuáles son los objetivos que persigue, la motivación y la causa que las motiva. En las comunidades portuarias e incluso en las mismas concesiones se esperaba una ampliación de las mismas de unos cinco a siete años sin ninguna premisa o condición adicional. Si lo que se quiere es paliar los efectos de la crisis económica sobre los concesionarios; una ampliación de cinco a siete años parecía lo oportuno.

La ampliación hasta 50 años en las nuevas y por tanto- para mantener cierto principio de igualdad u oportunidades en las antiguas- está muy poco clara. Se conoce que ha habido una fuerte oposición del ministerio de Hacienda y de la Dirección General de Patrimonio. Pero no se conocen ni sus argumentos, ni motivos, ni como se han superado. Se habla de que tiene la aprobación del Consejo Consultivo de Privatizaciones pero tampoco se conoce su informe.

Tampoco se conoce si se ha pedido a la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) un informe que parecería obligado como el que se ha producido con Aena y si ese informe se va a dar a conocer antes de redactar el Real Decreto.A medida que se acerca el Real Decreto y que cobra realidad, en la comunidad portuaria y en las Autoridades Portuarias se reflexiona sobre el alcance de la medida.

La medida de la extensión a 50 años; permitirá también alguna extensión adicional por el 50% del plazo y seguramente podrá extender las concesiones hasta los 75 años. Objetivo declarado del ministerio que dice con esto igualarlas a lo que pasa en otros puertos europeos.El argumento de igualarlas a otros puertos europeos es insustancial, ya que no son los puertos europeos un ejemplo de competencia y competitividad, y más bien de cotos cerrados que han funcionado por su posiciónmonopolista  que los puertos del sur de Europa pueden estar a punto de deshacer.

Las voces críticas en la misma comunidad portuaria y en las Autoridades Portuarias apuntan a que tan largos plazos restringen la competencia y atan las manos de las autoridades portuarias y del gestor portuario Puertos del Estado a unos plazos larguísimos de concesiones cuando los cambios tecnológicos y económicos en el mundo son cada vez más acelerados.
Parece ir contra todo sentido común el que el arrendador extienda unos plazos a los arrendatariosinnecesariamente largos, que atarán -en este caso todavía más gravemente por ser el Estado y ser el dominio público portuario- a grandes extensiones del mismo a entidades que no se sabe cómo irán reaccionando ante los cambios tecnológicos y de los mercados.
El mundo marítimo está a punto de una gran transformación que podía haber sido ya inmediata con la entradaen funcionamiento de la alianza P3 entre las navieras. Pero en cualquier caso el advenimiento de macro buques está transformando los sistemas de escala.

Todavía hay incertidumbre de cómo evolucionará las alianzas navieras y su impacto sobre las terminales portuarias. En este caso es una irresponsabilidad atar a la Administración a unos plazos larguísimos que le dejenpoquísimo margen para maniobrar. Una cosa es estar a favor de los actuales concesionarios, que han hecho grandes inversiones y son el motor de nuestros puertos; otra cosa es transformar ireversiblemente el sistema portuario por la puerta de atrás.

Y una mucho más serio es alterar toda la filosofía concesional del Estado en materia portuaria. Y todo esto sin haber abierto el más mínimo debate técnico sobre el particular. Podemos encontrarnos con un informe de la CNMC, que parece ser el único órgano mínimamente competente como ha pasado con la privatización de Aena, que venga a desmontar esta serie de supuestos e hipótesis de partidas -muy someramente delineadas- para que ahora sean utilizados para justificar una medida muy ligeramente.

Pero es que además la coyuntura en las terminales portuarias y especialmente en las de contenedores españolas es seria porque se avecina un cambio del sistema de estiba.

Ante la muy probable sentencia negativa contra el Estado español por el sistema de estiba, se está concediendo un beneficio concesional sin haber replanteado todo el sistema de estiba como puede que ocurra.Parecería que se está obrando con precipitación ante esa situación para rigidizar aún más el sistema concesional.

Es un serio error y una irresponsabilidad política y económica el que el Estado no se quede con la baza clara de poder negociar con todas las partes con ese aumento de las concesiones como alternativa política.


"La emancipación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos o no será"

 
RSS FeedSubscriu