viernes, 6 de junio de 2014

Prisas, secretismo y confusión.


Mañana se extenderán las concesiones a más de 50 años. Fomento envía un Decreto Ley.



Puertos y Navieras 05/06/22014

En medio de un secretismo absoluto, prisas y cierta confusión ayer se supo que la ministra de Fomento ha decidido ampliar los plazos concesionales en los puertos de los actuales 35 años a "incluso mas de 50".

El Consejo de Ministros aprobará mañana un real decreto ley que cambiará la legislación sobre concesiones portuarias.

Si no ocurre nada la Comisión de Subsecretarios de la Moncloa tendría que ya haber dado el visto bueno alreal decreto ley que modificará una vez más la ley de puertos.

Con efectos inmediatos entrará en vigor esta modificación de la ley de puertos que se ha llevado con sigilo por parte del Ministerio de Fomento y Puertos del Estado.

Todo parte de la petición a principios de 2013 de varios inversores extranjeros en terminales para que se ampliasen los plazos concesionales y se tuviesen en cuenta los efectos de 5 largos años de crisis.

Aquella petición desembocó en la convocatoria de una reunión en el Ministerio de Fomento entre la Ministra y los terminalistas donde le expresaron que los números no les salían o por lo menos de la manera en la que se habían previsto.

Inmediatamente Puertos del Estado se puso a estudiar una modificación de la ley de puertos que permitiese la extensión de las concesiones hoy en España de 35 años a 50 años. Lo que ocurrió es que antes del verano el Ministerio de Hacienda y su Dirección General de Patrimonio ya pusieron reparos a la concesión de estos beneficios a los concesionarios.

El principal problema era extender esta ampliación de las concesiones de 50 años a las ya existentes lo que podía producir conflictos jurídicos e impugnaciones por parte de concursantes a dichas concesiones que habían quedado excluidos y no habían resultado adjudicatarios en las mismas condiciones. Una clara falta de equidad.

Puertos del Estado y el Ministerio de Fomento ya están escaldados de reclamaciones como la sucedida a cuenta de los precios portuarios que al final fueron reconocidos como tasas y al no haber sido implantados por una ley tuvieron que devolverse. 

En este caso había además una cuestión política ya que el Ministerio de Hacienda y la Dirección General de Patrimonio no entendía que se debiesen dar estos beneficios concesionales argumentando que en concesiones de 35 años no se podía argumentar con tres o cuatro años de crisis que fuese forzosa su ampliación. Un regalo innecesario decían.

Las autoridades de Puertos del Estado se vieron sorprendidas por la oposición de Hacienda y esta siguió hasta el primer trimestre del año en el que al parecer ya se consiguió convencer a la Dirección General de Patrimonio de la naturaleza legal de la medida.

Tras muchas reuniones con los terminalistas de Puertos del Estado, incluso una informal en el mismo stand durante el SIL, se filtró ayer que el viernes se había convocado a todos los presidentes de puertos españoles a las 12 de la mañana en su sede para comunicarles este asunto. Además ya se había puesto en marcha por Fomento el paso de decreto ley a la Comisión de subsecretarios en la Moncloa para que fuese aprobado y remitido al Consejo de Ministros de este viernes 6 de junio.

Las especulaciones sobre la naturaleza del cambio que reformará además la Ley de Puertos se han disparado, entre las autoridades portuarias que aseguran no se les ha vuelto a consultar.

En primer lugar, parece que las concesiones se ampliarán a 50 o más años pero sujetas a unas condiciones de inversiones y con cierta limitación. La ampliación de plazos concesionales mediante la compensación por parte de inversiones ya está recogido en muchas de las actuales concesiones y en sus pliegos de adjudicación, y al parecer eso se podría extender legalmente al resto de concesiones actuales.

El núcleo del tema está en qué va a pedir a cambio Puertos del Estado para ampliar la concesión. No sólo se habla de inversiones en las propias concesiones sino también de fuera de las concesiones, como accesos ferroviarios; siempre que fuesen aprobadas por la Autoridad Portuaria y Puertos del Estado. Lo que no se entiende es que, siendo sencilla la reforma de la Ley de Puertos, con el simple cambio que donde pone 35 poner 50 o más años, y una serie de pequeños retoques, no se ha hecho antes y el Ministerio de Hacienda hubiese expresado tantos reparos a esta ley.

La concesión y estos beneficios concesionales, no es necesaria para otras fuentes, ahora que el tráfico empieza a subir y la economía a recuperarse, se entiende mucho menos que en pleno 2012 o principios de 2013, con una prima de riesgo de 600 puntos básicos cuando hoy no llega a los 200.

Estas fuentes no entienden las prisas de Puertos del Estado y del Ministerio de Fomento para este regalo a las concesiones en estos momentos.

Pero por otro lado, los terminalistas, los principales concesionarios, aunque en los puertos hay concesiones de todo tipo -desde terminales de pasaje, parkings, servicios auxiliares y muchas otras- son las terminales de contenedores las más afectadas, no las tienen todas consigo y salieron de la reunión informal alrededor de una mesa del stand de Puertos un poco insatisfechos. Hay diferencias de opiniones ya que unos ya han hecho inversiones otros no y según algunos Llorca no lo aclaró. Pero en general están satisfechos.

Al parecer, tanto las Autoridades Portuarias como los terminalistas no han visto el borrador final del Real Decreto y por lo tanto mantienen sus cautelas a expensas de qué condiciones fijará Puertos del Estado para cambiar los plazos concesionales y sus requisitos.

Está claro que será a cambio de inversiones, quizás el pago de cánones; Puertos del Estado ha hablado también de la fijación de límites máximos a las tarifas que pueden cobrar los terminalistas y una serie de condiciones que podrían ser enrevesadas y difíciles de concluir. Ya se sabe el manejo florentino del que hace gala Llorca del BOE, cuando le da una orden la ministra, por que está medida ha venido de arriba. Las prisas son notorias las AAPP recibieron la notificación de la reunión ayer y el orden del día habla de Sasemar y un cambio normativo, pero no de las concesiones. Parece que Puertos del Estado emula a Rajoy con las ruedas de prensa sorpresa.

Por otro lado, no se sabe qué papel van a jugar las Autoridades Portuarias en el otorgamiento de estos nuevos plazos concesionales y sus potestades. Pero existe el temor entre ellas que la modificación del Real Decreto -que después se tendrá que convalidar- suponga una recentralización de potestades administrativas hoy en manos de las Autoridades Portuarias y una marcha atrás de esa autonomía. 


"La emancipación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos o no será"

 
RSS FeedSubscriu