jueves, 19 de junio de 2014

P3: China recurre al “interés social” para imponer su indiscutible peso en el comercio mundial

El orden económico mundial contemporáneo ha quedado retratado en la no aprobación por parte de China de la alianza marítima P3.
El gigante asiático ha demostrado su capacidad para, por sí mismo, dictar sentencia sobre parámetros básicos del comercio mundial tales como la propia P3, derribada con el argumento de que no responde al “interés social” pero, sobre todo, por su potencial de restringir aún más el mercado en el largo plazo, una cuestión que para Estados Unidos o la Comisión Europea sólo representó “reservas”.

Diario del Puerto 19/06/2014



En otro momento de la historia, el respaldo de Estados Unidos y de Europa a un proyecto empresarial como la P3 hubiera sido más que suficiente. Ahora, no sólo no ha servido de contrapeso ante la decisión del Ministerio de Comercio de la República Popular de China de no aprobar la alianza, sino que directamente la postura del gigante asiático ha arrasado con el posicionamiento occidental , papel mojado ante un rechazo que finiquita la alianza y que muestra que China manda y es indispensable para todo proyecto del comercio en general y del marítimo en particular.

Argumentos
Las razones oficiales hechas públicas por el Ministerio de Comercio chino son más reveladoras aún si cabe, pues están sustentadas en los mismos argumentos que las autoridades anticompetencia de Estados Unidos y la Unión Europea prefirieron no articular más que como reservas.
Así, en su comunicado oficial, el Ministerio de Comercio chino deja muy claro que la alianza no es posible no ya por lo que pueda representar a corto plazo, sino por el freno a la libre competencia a largo plazo.
Cabe recordar precisamente que Estados Unidos y en menor medida la UE centraron sus reservas sobre la alianza en el impacto futuro de la misma, cabiendo recordar que precisamente Estados Unidos articuló un sistema de vigilancia para medir cómo el proyecto iba desarrollándose y, en mayor o menor medida, modificaba la libre competencia en el mercado.
Pues bien, para China no hay ni reservas ni dudas. Para el Ministerio de Comercio chino hay certeza -de ahí su rechazo a la alianza- de que “no oponiéndonos a que las empresas incrementen su cuota de mercado en base a su compatibilidad, cuando una empresa logra una cierta cuota de mercado es muy difícil que otra libremente pueda crecer, de ahí que tengamos que analizar con sumo cuidado el impacto sobre los competidores”.
China eleva la cuota de mercado de lo que iba a ser la P3 al 47% en los tráficos Asia-Europa y entiende que supone “un efecto de exclusión” de otros competidores, representando una apuesta “anticompetitiva”.

Efectos negativos
Además, en la línea precisamente de las reservas de Estados Unidos y la UE, no suficientes en su caso para rechazar el proyecto, la postura de China ha sido la contraria al argumentar que “los integrantes de la alianza no han podido demostrar que sus efectos positivos sean superiores a los efectos negativos que generaría”.
En cualquier caso, es muy trascendente la referencia definitiva de China al “interés social público” para, ante la a su juicio ausencia del mismo, rechazar la P3, una expresión en la que algunos expertos internacionales han querido ver el peso que en la decisión ha tenido el hecho de que ninguna naviera de capital chino hubiera finalmente entrado en la alianza P3.


"La emancipación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos o no será"

 
RSS FeedSubscriu