lunes, 2 de junio de 2014

La recuperación del comercio triplica los pedidos de nuevas embarcaciones en 2013


Los precios de venta de los nuevos buques crecen entre un 10% y un 20% durante el año 2013


El Vigia 02/06/2014

El optimismo empieza a abrirse camino entre la oscuridad de la industria marítima que, en los últimos cinco años, ha sufrido la desaparición de muchas empresas y una reducción alarmante en el número y precio de nuevas embarcaciones. Según evidencia el último informe anual 2014 de Barry Rogliano Salles (BRS), durante 2013 se encargaron 1.800 buques, con un peso muerto conjunto de 148 millones de toneladas de peso muerto (dwt en sus siglas en inglés), tres veces más respecto al año anterior, cuando los pedidos se situaron en  54 millones de dwt (852 buques).
Estas cifras se aproximan, por tanto, al nivel medio de 140 millones de dwt registrados durante el periodo 2003-2008 y se sitúan muy por encima de los 70 millones de los años 2009 y 2012. Los analistas fundamentan estos resultados en la recuperación del comercio marítimo mundial, que aumentó un 2,7% en 2013 y para este 2014, está previsto un crecimiento del 4,5%.
En cuanto a la cartera de pedidos, que se había reducido a la mitad entre el segundo trimestre de 2008 y 2013, logró cerrar el pasado ejercicio con un incremento significativo, pasando de 245 millones de dwt (3.766 buques) a finales de 2012, hasta los 272 millones de dwt en 2013. En total, estas órdenes representan, en la actualidad, casi el 18% de la flota en servicio,  estimado en 1.590 millones de dwt, frente al 17% en 2012 y el 53% en 2008. Sin embargo, parece que el optimismo sin fisuras todavía no es posible en el sector. Otra consecuencia directa de la crisis económica han sido las cancelaciones de pedidos que, en 2013, alcanzaron las 183 unidades, frente a las 199 de 2012 o a las 750 de 2010.
La mayoría de las embarcaciones afectadas por cancelaciones fueron graneleros, con 78 unidades, seguido de 36 petroleros y 16 portacontenedores. Por países, las cancelaciones se produjeron, principalmente, en China (109), Corea del Sur (50) y Japón (15). Por otra parte, el documento destaca un notable incremento del precio de venta de los nuevos buques a cierre de 2013. En este sentido, tras alcanzar su nivel más bajo de los últimos 11 años a finales del primer trimestre, los precios lograron crecer entre un 10% y un 20% en 2013, dependiendo del tipo, el tamaño y el país de construcción del buque, como consecuencia del incremento de la demanda y el volumen de la cartera de pedidos de los astilleros, según detallan desde Barry Rogliano Salles. 
Por último, el ejercicio 2013 estuvo marcado por las primeras entregas de buques más económicos, es decir, embarcaciones con niveles de consumo de combustible más bajos y con capacidad de reducir las emisiones de gases de efecto, lo cual “ha animado a numerosos armadores a realizar más pedidos de este tipo”. Asimismo, la competencia con el mercado de segunda mano jugó un papel relevante. En concreto, se lograron vender 1.800 buques de segunda mano en 2013.


"La emancipación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos o no será"

 
RSS FeedSubscriu