jueves, 29 de mayo de 2014

La negociación que no va a ninguna parte. El convenio de la estiba del puerto de Valencia va generando frustración.

La negociación del convenio colectivo de la estiba de Valencia, está paralizado y, mientras tanto, se juega con la tensión y con los movimientos por ambas partes.



Puertos y Navieras 29/05/2014


Si hace días, el sindicato CGT SEVASA denunciaba que la patronal incumplía el compromiso de sesiones negociadoras semanales achacándole a la patronal estas dilaciones, ahora se van viendo los movimientos de réplica que se están dando.

CGT SEVASA ha anunciado que va a reclamar los atrasos del convenio como ya lo hizo la UGT en diciembre. En el caso de UGT ya pidió magistratura los certificados de retenciones de los trabajadores y CGT está reuniendo los mismos datos para presentar similar demanda. Esta es una acción paralela a la reclamación del pago de inactividades dependiendo de la polivalencia de cada uno de los estibadores, inactividades que CGT también acusa y denuncia que no se están pagando.

Por lo que se ve, estas son las respuestas a lo que los sindicatos ven como maniobras dilatorias de las empresas estibadores y terminalistas. 

LOS JORNALES ESTABLES PERMITEN MAYORES DEMANDAS.

Si bien los jornales están poco a poco recobrándose y el colchón de los 350 eventuales que han venido trabajando unos 6 u 8 jornales al mes significa que la masa del censo del puerto de Valencia no está sufriendo mayoritariamente por las fricciones del convenio, también es verdad que como revelan estas acciones se está llegando a cierta incomodidad por no decir una guerra larvada.

Los sindicatos de estibadores ven como "tomadura de pelo" el nombramiento de Román Ceballos como mediador ya que califican la actitud de los representantes de los terminalistas, y en particular de Noatum, como "pasota y apática". "Da la impresión de que van a esperar a las elecciones de Coordinadora hacia el 20 de diciembre de este año para luego tomar decisiones".

ELECCIONES DE COORDINADORA AL FONDO

Ciertamente las elecciones internas del sindicato de estibadores Coordinadora en diciembre de este año están en el centro de mucho movimientos y están en el centro del convenio.

Tan importantes son estas elecciones para Coordinadora que la Asamblea Anual del Sindicato a nivel estatal se celebrará el 10 y 11 de junio próximos en Valencia. Lo que da idea de la importancia que le da Antolín Goya a Valencia, después de la polémica que motivó su última visita y sus declaraciones conciliadoras con la patronal, aquello de que " si hacia falta los estibadores se bajarían los sueldos".

Paralelamente el conflicto disciplinario interno de Coordinadora con una de sus figuras en Valencia, Pedri Vicente, ya ha dado los pasos en la comisión de conflictos para que su expediente esté para resolverse desde el 10 de mayo pasado, lo cual añade tensión a la situación de Coordinadora en Valencia. Va a coincidir su resolución.

El resto sindicatos del puerto de Valencia creen ver una sangría de afiliaciones en el sindicato mayoritario. En cualquier caso es una posición incómoda la de los líderes de Coordinadora en esta negociación. No pueden pedirle la afiliación muchas medidas de fuerza y por otro lado tampoco pueden parecer demasiado débiles ante movimientos de la patronal como la retención de atrasos o el impago de inactividades.

Otros aspectos que denuncian los sindicatos de estibadores es que no entienden la posición de Noatum que es mayoritaria en Sevasas y por tanto en las negociaciones. Pero aparte de no parecerles "educado" el añadir una capa tras otra de negociadores para evitar el contacto directo con Noatum está en que ven como TCV la terminal de contenedores del grupo TCB con rendimiento de contenedores por hora de 120 a 150 y por tanto un 20% a un 30% menores que los que se dan de Noatum de 160 a 170 contenedores/hora; sin embargo está cada vez ganando más tráfico, "ha comprado cuatro grúas, renovado los transtrainers y cada vez tiene más trabajo como los Ro-Ros y los graneleros en el puerto de Valencia". no se entiende, por tanto, que Noatum esté haciendo de la negociación del convenio un asunto tan crítico.

Por otro lado fuentes sindicales apuntan a que la inversión en el muelle de fangos de más de 100 millones de euros, la colocación de 4 grúas para trabajar con un megacarrier o con dos barcos medianos significan que se espera una producción de mucho mayor en la terminal de Noatum Marítima Valenciana.

Por eso apuntan al sin sentido de mantener abierta la negociación de este convenio colectivo donde la posición de Noatum, a medida que se van recobrando los tráficos, parece menos justificada.

Otras fuentes apuntan a que la posición de Noatum, al menos la visible, se debilita con la admisión de unos gastos de negociación elevadísimos, un aparato directivo que es "el doble o el triple al que utiliza MSC", unos sueldos directivos importantes y una gestión que no parece avalar la petición de sacrificios a los estibadores.

Apuntan también, a que ha sido la misma dirección de Noatum, en la persona de Douglas Schultz, los que han admitido quizá un error de apreciación en las proyecciones de rendimientos y beneficios para sus accionistas los fondos de pensiones en la adquisición de Marítima Valenciana. Lo que significa que es, cuanto menos, discutible que estén achacando solamente a la estiba sus problemas. 


"La emancipación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos o no será"

 
RSS FeedSubscriu