lunes, 31 de marzo de 2014

Las diferentes coordinadoras asoman. El conflicto de Valencia y las diferentes "coordinadoras". Elecciones en otoño.

 El aviso que ha recibido Coordinadora, perdiendo casi el 30% de los delegados del Comité de Empresa del Puerto de Tenerife, en las mismas Canarias, se trasladó la semana pasada a Valencia. Una visita de Antolín Goya el coordinador general del sindicato de estibadores Coordinadora detonó una tensión acumulada por sus palabras en un acto privado.


Puertos y Navieras 31/03/2014


La entrada en el Comité de Empresa de Tenerife de otro sindicato de estibadores, quitándole dos delegados de nueve y no fueron tres por muy poco, lo que supondría un 33% de descenso, fue un aviso.

Lo que no podía prever Antolín es que su visita a un acto privado de los que se organizan para acercar posturas alrededor de una mesa, detonase una reacción tan fuerte en el puerto de Valencia que necesitase la convocatoria de una Asamblea General y toda suerte de explicaciones por los miembros de Coordinadora en el citado comité de empresa. 

Antolín llegó a Valencia hace dos viernes para una comida pero se entendía que en su corta estancia iba a tener algún contacto con Noatum. La realidad es que no trascendió si lo hubo, pero lo que sí parece claro es que los jefes de protocolo de Antolín no le organizaron un encuentro con los estibadores, tanto los propios como los del resto del comité de empresa, que explicase los objetivos de su visita y animase a sus negociadores. Se entendió lo contrario.

Antolín, como el aparato de Coordinadora sabe que afrontar una asamblea en Valencia es como jugársela campo contrario. Tan pronto puede salir bien, como salir mal.

Antolín hizo unas declaraciones que, en principio, no parecía que iban a alarmar a nadie, pero que aisladas, que no tergiversadas prendieron en el polvorín de la estiba.

Antolin dijo mas o menos que estarían dispuestos a negociaciones que incluyesen los salarios a cambio de aumentos de tráfico.

Algo parecido a lo que pasó en Algeciras y hubo acuerdo y que bien podría ser un modelo para puertos también azotados por la crisis como su Las Palmas.  

Aunque ahora digan algunos que estas palabras han sido tergiversadas por los medios de comunicación valencianos, fuentes directas de los que estuvieron allí y le escucharon, certifican que Antolín dijo lo que dijo.

Al día siguiente y sobre todo el lunes los periódicos de Valencia se hicieron eco de que la negociación se abríaya que los estibadores estaban dispuestos a bajarse los sueldos a cambio de más tráfico. Esto causó un incendio, con la resaca de las fallas. Lo primero que se preguntaron, gran parte del colectivo, es que a qué venían esas declaraciones y a qué había venido Antolín para realizarlas. Los ánimos empezaron a encresparse por los muelles y ya el martes pasado, Coordinadora, tuvo que, a través de su mayoría en el comité de empresa, convocar con cierta precipitación y por email para dos días después, la Asamblea General que ya el 26 de febrero todos los miembros del comité creyeron oportuna convocar en marzo.

La asamblea el jueves pasado no fue pacífica. En primer lugar porque a los miembros de Cordinadora se les vio inseguros porque se tuvieron que reiterar una y otra vez en discursos parecidos. Aunque quizá laintervención más relevante fue que Kiko Alamar que señaló que cada "coordinadora decidía y que Coordinadora Valencia tenía más o menos su autonomía". Nada que no supiésemos todos y así ha sido siempre pero, al fin y al cabo, pero dicho en el contexto, era una desautorización de Antolín. 

El resto de intervenciones se fueron acercando a lo que se llama la Plataforma, que no es otra que la plataforma creada por UGT, CGT y que fue la que propició aquella foto del ahora expulsado Pedri haciendo piña entre todos los estibadores. Pedri no habló, aunque allí estuvo y deambuló pero el proceso de discursos realmente no benefició a tomar posturas serenas.

En el ambiente está claro el fenómeno Tenerife, porque las elecciones a la asamblea de estibadores van a ser en diciembre y ya circula el rumor de que Coordinadora contaría con casi 650 votos menos en las citadas elecciones. Nada hay seguro y todo lo cifran los que ven decrecer a Coordinadora en los comentarios personales de los estibadores que están reaccionando diciendo que si se bajan los sueldos ellos no votarán a Coordinadora en diciembre.

Papeleta que tiene Oscar Martínez, Kiko Alamar y su equipo para mantener el pulso de aquí a las elecciones al mismo tiempo que negocia.

Los estibadores de base empiezan por no comprender que se esté negociando con una serie de intermediarios con consultoras, como dicen que son las mismas que han asesorado al ERE de Canal 9,después con una serie de directivos en cadena, sobre todo en Noatum, en los que aprecian poca profesionalidad, desconocimiento, y lejanía del problema de la estiba. Esta estrategia se está volviendo en contra por parecerles, a los estibadores, humillante. Con esta entrada, difícil es proponer rebajas salariales y modificaciones sustanciales de los métodos de trabajo para vendérselo a las bases.


Además, hay la creencia en el censo que las cosas mejoran poco a poco y que este es un problema entre Noatum y MSC que a ellos no les debe importunar. Al fin y al cabo lo que va a mandar es la cantidad trabajo/faena y los sueldos que se lleven en los próximos meses. De ahí que los estibadores de base, si no en contra de Coordinadora, están vigilando estrechamente los movimientos entre bambalinas y no entienden la presencia de Antolín para hacer unas declaraciones que todavía están por corroborar o desmentir por el propio Antolín. 


"La emancipación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos o no será"

 
RSS FeedSubscriu