martes, 25 de marzo de 2014

La P3 sigue adelante, sin sorpresas.


Algunos se sorprendieron de que la comisión federal marítima de Estados Unidos diese tan pronto su visto bueno aprobando que la alianza P3 sea legal allí ya desde ayer.


Puertos y Navieras 25/03/2014



Algunos lo han achacado que los americanos no tienen navieras que defender, todo lo contrario, si hay una naviera que consideran uno de esos trozos de Europa con la cuál tienen una relación especial, esa es Maersk.

La familia Maersk regenta desde 1886 la firma. Los lazos familiares con Norteamérica, los apellidos americanos, Mc-Kinney de los herederos y sobre todo la enorme gratitud norteamericana ante la lealtad de los Maersk hacia ellos cuando necesitaron sus barcos en la 2ª Guerra Mundial los convirtieron en hijos predilectos de los estados unidos. 

Estaba claro desde el principio, que si iba a haber unas autoridades favorables con la P3 y más rápidas en decirlo iban a ser las norteamericanas. Geoestratégicamente para ellas está clarísimo el posicionamiento que deben hacer frente al peligro asiático. Los siguientes en decir que sí van a ser los europeos, estos con más razón presionadas por las tres compañías la danesa, la francesa CMA CGA y la suizo-italiana MSC estando radicadas en Europa. Manejan bien los hilos de los lobbys en Bruselas, y en tercer lugar porque están metidos los europeos en el mismo barco de proteger el comercio transoceánico de los chinos.

Los que tienen más razones para oponerse van a ser los chinos que van a buscar toda suerte de argumentaciones. y eso desde que ya han destapado que sus navieras COSCO y China Shipping que parecía que jugaban en campos diferentes han firmado un acuerdo de colaboración. Es coincidente la revelación de este acuerdo con la alianza P3 que pone de relieve que el comercio transoceánico en grandes buques portacontenedores va a ser considerado por los intervinientes como cuestiones tremendamente geoestratégicas. 

Si a esto añadimos el papel que puede jugar los petrodólares y las compañías árabes como UASC que ya está comprando portacontenedores triple E, es decir, de cerca de 18.000 Teus, se comprende bien que el movimiento de la P3 es algo largamente hablado entre europeos y norteamericanos en el seno de unageoestrategia defensiva frente al desarrollo del comercio marítimo de los chinos.

Este es el eslabón que muchos han olvidado en esta guerra de la P3 y que estaba clara desde el principio.

EE.UU y Europa están negociando un tratado de libre comercio que va mucho más allá del comercio de materias primas y bienes y que comprende servicios y empresas de servicios. Este acuerdo y estas negociaciones van a asentar las bases de las fusiones entre empresas de líneas aéreas norteamericanas y europeas en un salto que hasta ahora no se había dado, lo mismo que entre empresas de transporte urgente y lo mismo entre empresas de transporte marítimo. Es más, puede que los puertos norteamericanos  y su comercio marítimo de cabotaje se abran de alguna forma a los navieros europeos ya que tienen legislaciones tremendamente restrictivas.

En este panorama se comprende bien que la P3 tiene más amigos que los que parecen a primera vista.


"La emancipación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos o no será"

 
RSS FeedSubscriu