martes, 11 de marzo de 2014

La falta de acuerdo entre empresas y estibadores condena a Valenciaport a la pérdida de su estatus

El 14 de febrero, hace algo más de tres semanas, fue el día en el que se celebró la última reunión de la mesa negociadora del convenio colectivo de la estiba en el Puerto de Valencia. Desde entonces no ha habido acercamiento entre las partes y las posiciones se mantienen especialmente alejadas mientras la sangría de los tráficos se intensifica y el recinto portuario va perdiendo su estatus.

Diario del Puerto 11/03/2014
Las posturas entre empresas y trabajadores siguen enfrentadas.
Las posturas entre empresas y trabajadores siguen enfrentadas.


A la vez que estibadores, empresas y sociedad de estiba se toman su tiempo entre encuentro y encuentro para modular sus posturas, los tráficos siguen cayendo en el Puerto de Valencia y la preocupación entre la Comunidad Portuaria es notable.
Concretamente, tal y como ya adelantó este Diario la pasada semana, mientras el tráfico de contenedores en España sigue creciendo en el mes de enero (especialmente en Algeciras y Barcelona), en Valencia la caída es ya del -8,6%.
Solo en un mes el recinto valenciano ha perdido más de 50.000 TEUs. De mantenerse esta tendencia, la situación se volvería insostenible para empresas y trabajadores en cuestión de poco tiempo.
No se trata de una situación coyuntural o una circunstancia del mercado. Durante el pasado ejercicio Valencia fue el único de los grandes puertos de transbordo del Mediterráneo que registró una caída en sus tráficos.
El transbordo en el Mediterráneo, en cifras globales, creció más de un 8%, y en la zona occidental, hasta un 10%. Solo en el mes de enero el tráfico en tránsito ha caído en Valencia más de un 14%.
Sindicatos
En la reunión del pasado mes de febrero, los sindicatos presentaron una plataforma conjunta para la negociación del Convenio. Esta plataforma se presentó "como un punto de partida de consenso por la parte social" que permitía "dar un nuevo impulso a unas negociaciones que se dilatan más de lo debido en el tiempo sin encontrar un camino que facilite el entendimiento".
Para los representantes de Coordinadora con este documento se abría "un nuevo escenario" que podía "facilitar el avance de la negociacion pero que en modo alguno modifica el posicionamiento de la organización frente al desarrollo de las negociaciones".
Según el mismo sindicato, el objetivo es "profundizar en la optimización de la gestión del personal de Sevasa-Sagep, así como de aquellos procesos operativos cuya incidencia suponga un mejoramiento en la eficiencia y la productividad en las diferentes terminales".
Ahora bien, "estas líneas maestras deben ir acompañadas de un paquete de medidas negociables de reducción de costes. Este paquete de medidas no contempla, por si algún despistado no lo tuviera claro todavía, la pérdida de puestos de trabajo ni la reducción de los salarios tal y como plantea la parte empresarial. Se trata de reducir costes modificando, sobre todo, aspectos operativos con una apuesta clara y decidida por el incremento de la productividad", aseguran desde Coordinadora
Para el sindicato, "la puerta al diálogo está siempre abierta, esperemos que nuestros interlocutores sepan calibrar el esfuerzo que supone poner en marcha este proyecto y faciliten el camino para el acuerdo".

Empresas
La parte empresarial, sin embargo mantiene una idea bastante diferente. En un comunicado emitido después de aquella reunión de febrero, las empresas aseguraban que la plataforma presentada por los sindicatos "incrementa los costes" y explicaban que "los costes de la estiba en el Puerto de Valencia deberían bajar como mínimo un 30% para que volviera a ser competitivo. Un 15% de esta reducción se derivaría de medidas que aporten mayor flexibilidad en la organización de los recursos. El otro 15% tendría que venir, inevitablemente de la reducción de los salarios o aquellos complementos que incrementan los sueldos".
Según las empresas, "la propuesta hecha por los sindicatos, por un lado encarece los costes de la estiba y por otro, supone "empezar a cumplir con aspectos que ya están recogidos dentro de la legislación laboral vigente en el sector: trabajar completamente la jornada laboral de seis horas estipulada legalmente o el número de horas anuales trabajadas y mejorar los relevos entre los estibadores para evitar pérdidas de tiempo". Esas pérdidas, según las empresas "suponen a las navieras y las terminales un coste cercano a los cinco millones de euros anuales".

Actualidad
La realidad, a día de hoy, es que no hay acercamiento. Se han producido conversaciones alejadas de la mesa con el objeto de sondear el estado de ánimo de las partes e intentar detectar el grado de flexibilidad de las mismas, pero de momento no hay resultados ni se prevén a corto plazo.


"La emancipación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos o no será"

 
RSS FeedSubscriu