jueves, 13 de febrero de 2014

Llorca no descarta volver a bajar las tasas en 2015 para seguir aportando competitividad

Fiel a su cita con la prensa en el arranque del año, el presidente de Puertos del Estado, José Llorca, volvió ayer a sentarse en Madrid con los medios de comunicación para analizar con detalle la coyuntura del sistema portuario español, alertando del “riesgo cierto” de perder los tráficos de transbordo y reclamando un esfuerzo en pos de la eficiencia y la competitividad de toda la cadena, no descartando nuevas reducciones en las tasas portuarias para contribuir a la causa desde el ámbito de sus competencias.

Diario del Puerto 13/02/2014

En su análisis de los tráficos del sistema portuario español en 2013, Llorca llamó la atención sobre el problema estructural que representa la significativa caída en los tráficos de transbordo y alertó de que “hay un riesgo cierto de que perdamos nuestra posición en el escenario marítimo-portuario internacional”, al perder la conectividad que implica este tipo de tráficos. Llorca consideró que es un tema “preocupante” ante el que es necesario “tomar medidas y poner remedio” con carácter urgente.

El presidente de OPPE recordó que no es un problema de riesgo financiero de los puertos o de amenaza de bajada de ingresos, pues la contribución del transbordo, dadas las altas bonificaciones, es muy baja.

“Es una cuestión de conectividad, de garantizar unos tráficos que de no existir harían nuestros puertos más caros y provocarían la pérdida de nuestra interoceanidad, algo trascendente”, dijo Llorca.

¿Por qué se están perdiendo estos tráficos en beneficio de otros enclaves como Sines, Gioia Tauro o Tánger? “Es una cuestión de costes, eficiencia y productividad”, dijo Llorca, quien añadió que “los puertos españoles son caros y basta recurrir al Observatorio del Mercado de los Servicios Portuarios, donde nuestros datos hablan de un coste por contenedor de 90 euros, frente a los 35-50 que se dan en otros enclaves europeos”, subrayó.

¿Solución? “Si queremos el tránsito tenemos que hacer todos un esfuerzo por reducir los costes”, dijo Llorca,que incluyó tanto a la Administración, como a los puertos, como a las empresas concesionarias, los proveedores de servicios técnico-náuticos, la estiba y demás eslabones de la cadena logística.

“Nuestra asignatura pendiente es mantener la competitividad”, dijo Llorca quien no quiso abundar en el tópico de los servicios de estiba y sí concentrarse en otros ámbitos de mejora.

Tarifas caras
Así, por ejemplo, afirmó que a su juicio las tasas portuarias no son caras y “sí lo son en cambio algunas tarifas”, señalando además lo elevado del coste de algunos servicios técnico-náuticos.

“Hay que ser más baratos para aportar competitividad y garantizar los tráficos”, insistió Llorca, quien puso dos ejemplos de actuaciones en este ámbito por parte de la Administración: las tasas portuarias y los pliegos de servicios.

Con respecto a las primeras, Llorca recordó la reducción aplicada desde el 1 de enero de 2014 y no descartó una nueva reducción en 2015.

Según el presidente de OPPE, a este respecto la apuesta es integral y coordinada en muchos ámbitos. Por ejemplo, Llorca detalló cómo la estrategia por fomentar que los operadores privados cada vez asuman más inversión en la ejecución de las infraestructuras portuarias, sobre todo en lo relativo a muelles y superestructura, hace que las necesidades de inversión por parte de las autoridades portuarias sean menores y con ello más reducidos los recursos a generar.

“Podemos seguir en este sentido reduciendo las tasas si es que además igualmente logramos reducir los costes de explotación”, dijo Llorca, quien añadió que “en este sentido, no descarto, si la evolución de las autoridades portuarias es positiva en el primer semestre, proceder de nuevo a una reducción de las tasas”.

Pliegos
En cuanto a los pliegos, Llorca aseguró que desde OPPE se están analizando uno por uno todos los pliegos de prestación de servicios de cada autoridad portuaria para lograr cada vez mercados más abiertos y evitar que no haya elementos que limiten las condiciones de competencia y favorezcan unos costes adecuados.

En este sentido, el presidente de Puertos del Estado puso como ejemplo el servicio de practicaje, que impacta de forma significativa en las cuentas de escala de numerosos tráficos portuarios y que, a su juicio, en algunos casos alcanza unas cantidades “no admisibles”.

“No podemos imponer bajadas pero sí favorecer las condiciones para la fijación de unos precios más acordes a las demandas de competitividad del mercado”, señaló Llorca.


"La emancipación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos o no será"

 
RSS FeedSubscriu