martes, 28 de enero de 2014

Ajustar costes no es recortar los salarios. Este tipo de propuestas son los gritos de quienes no saben ni gestionar ni administrar, por lo que el agua al cuello ya les debe llegar.

El mercado avisa

Opinión LOLI DOLZ Valencia 
Diario del Puerto 28/01/2014

Fue en un foro eminentemente universitario donde se confirmó la noticia, avanzada ya por todos los que operan en el Puerto, incluida la propia autoridad portuaria. El año 2013 ha significado la ruptura de la tendencia creciente en los tráficos en el Puerto de Valencia. El propio presidente de la institución, Rafael Aznar, habló bastante claro ante los estudiantes y la comunidad portuaria valenciana, reunida para la ocasión. No se anduvo con paños calientes ni con medias verdades: a falta de concretar los datos exactos, "hemos perdido el liderazgo en el Mediterráneo porque Algeciras va a superarnos en tráfico de contenedores". Será por poco, eso sí, pero va a hacerlo apuntó Aznar. 

El principal responsable de estas estadísticas es el descenso notable del transbordo, un tráfico volátil, sensible hasta los máximos extremos, según las empresas estibadoras. Huido a otros puertos, italianos y portugueses, el transbordo ha dejado un vacío difícil de sustituir con movimientos de exportación e importación. Por mucho que nos hayan intentado vender que la exportación está en su mejor época desde el inicio de la crisis, las cifras han contado con vaivenes inesperados que no han cimentado una recuperación. Además, ¿qué consumo interno va a tener el país cuando tenemos unos niveles de desempleo de récord y unos sueldos en caída libre? Así las cosas, adiós también a la importación.
Y en medio de este escenario, Rafael Aznar insistió en dos premisas: la solución pasa por la responsabilidad compartida, por todos los agentes, ante la pérdida de los tráficos ("hay que ajustar costes, que no salarios", repitió hasta en tres ocasiones el presidente de la APV, y "ser productivos"); y, en segundo lugar, "todavía estamos a tiempo de reaccionar".


Ojalá que todos los que puedan hacer algo, lo estén haciendo porque si no 2014 va a ser un año muy largo. 



Por el momento, esperemos que las negociaciones entre las empresas estibadoras y los portuarios en Valencia arranquen con ganas de llegar a un buen acuerdo. Confío en la sensatez de los integrantes de la mesa negociadora, incluso en la de aquellos que piensan que generar ruido mediático puede ser positivo. Mientras no les salga el tiro por la culata y comience a conocerse cuánto cobran ellos…

Por cierto, ayer se materializó el primer apoyo gubernamental al proyecto de la Zona Franca de la Comunitat Valenciana promovido desde el Ayuntamiento de Paterna. Diría más. Impulsado directamente por su alcalde, Lorenzo Agustí.

Cuando Agustí se vistió con la capa de este proyecto, pocos auguraron que se lo tomaría tan en serio. Para qué engañarnos. Viajes a mercados emergentes para presentar el proyecto (China, por ejemplo), reuniones con los principales puertos de la región (Valencia y Sagunto) para dar a conocer sus objetivos o encuentros con el gobierno central (los espacios donde se ubicaría la Zona Franca CV son terrenos dependientes del Ministerio de Defensa) han confirmado que el proyecto importa, y mucho, al gobierno paternero. 

Por el momento, ya se ha firmado un acuerdo con Defensa que va a permitir la puesta a disposición de 414.836 metros del campo de tiro de las Muelas para la tramitación de la Zona Franca y, ayer, el conseller de Hacienda, Juan Carlos Moragues, aseguró que la Generalitat Valenciana trabaja para que la resolución a la solicitud de aprobación de la Zona Franca sea positiva. 

Y es que, como decía Rafael Aznar, tenemos capacidad para reaccionar y estamos a tiempo. Proyectos, como este, que aporten más carga a nuestros puertos son fundamentales. El mercado avisa, pero no sentencia. A no ser que le dejemos, claro.


"La emancipación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos o no será"

 
RSS FeedSubscriu