viernes, 18 de octubre de 2013

MAS SOBRE LA ALIANZA P3


Con buques con una capacidad total de 360.000 Teus que entrarán en servicio el próximo año, Maersk deposita su fe en la alianza P3.


http://rm-forwarding.com 08/10/2013

A principios de este año, los tres principales operadores del mundo anunciaron que iban a poner a un lado su rivalidad en las rutas este-oeste y combinarían sus servicios en una mega alianza de transporte de contenedores.


Mediterranean Shipping y la francesa CMA CGMse vincularon con Maersk en la alianza P3, en la cual se reducirá la cantidad de buques, pero estos serán mucho más grandes. Maersk suministrará el 42% de la capacidad, MSC el 34% y el restante 24% lo aportará CMA CGM.

Sin duda algo hay que hacer, porque el transporte de contenedores se está convirtiendo en un negocio muy sombrío. Las tarifas de transporte en el comercio entre Asia y Europa han caído a menos de US$ 1.000 por contenedor durante este año, una caída del 30%, en medio de los aumentos de capacidad y la baja en los volúmenes de comercio.

La tradicional temporada alta desapareció hace mucho tiempo y la capacidad va a seguir superando los volúmenes de exportación hasta bien entrado el próximo año, e incluso en el 2015. Lars Jensen, CEO de Maersk en las rutas Asia-Europa, dijo que la capacidad está aproximadamente un 10% sobre la demanda.

Maersk reconoce que,  mediante el despliegue de menos pero más grandes buques (255 en total), la alianza P3 va a ayudar a la empresa a reducir los costos anuales en un 8% y aumentar la capacidad en un 6%.

Se prevé que la P3 esté operativa en el segundo trimestre del 2014, pero el problema es que primero tiene que ser aprobada por los reguladores de la Unión Europea. Que las líneas hayan anunciado la alianza antes de obtener la aprobación sugiere que están bastante seguras.

Sin embargo, la UE está luchando con el hecho de que entre las tres líneas, van a controlar casi el 50% del mercado en el comercio entre Asia y Europa, algo sobre lo que el ente regulador puede tener una mala opinión.

También es importante tener en cuenta que los grupos de exportadores han estado expresando su desaprobación ante los temores de una menor competencia que podría llevar a un aumento de las tarifas y un empeoramiento de los niveles de servicio. Esas voces de todo el mundo también pueden influir en la decisión de la Unión Europea.

Si la alianza se cayera, podría poner a Maersk en una situación bastante incómoda. Hace pocos días atrás, el gerente general de la línea admitió que la compañía había sobreestimado la demanda de transporte de contenedores cuando se hicieron pedidos para 20 buques Triple E.

A US$ 3.700 millones, este es un error muy costoso, un error que se puede decir tiene la capacidad de dar o quitar; ya que los Triple E de 18.000 Teus, a razón de uno por mes, no se cargan más allá de la marca de los 14.000 para evitar la interrupción del servicio AE10 en el que se desplegaron.

Sin la alianza P3 para generar volumen de contenedores, Maersk puede tener dificultades para mejorar los fletes, a pesar de las rutinarias quejas de que los niveles de tarifas son insostenibles. La compañía se ha enfrentado a una batalla sin fin durante este año para tratar de convencer a los clientes que se necesitan aumentos de tarifas.

Según Drewry, también existen problemas de fiabilidad de los schedules, que varían entre las tres compañías que conforman la P3.

Fuente: Greg Knowler/Maritime Professional


"La emancipación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos o no será"

 
RSS FeedSubscriu