lunes, 16 de septiembre de 2013

Los puertos del Mediterráneo tienen todo el futuro

La reciente apertura de la ruta del Ártico para los grandes buques de contenedores ha alertado de la posibilidad de que el Canal de Suez no siga siendo una de las grandes rutas entre Asia y Europa.




Puertos y Navieras 12/09/2013

La inestabilidad en Oriente Medio ha dado también pie a que se especule con ello. 


La realidad es que la ruta del Ártico, es decir, desde Noruega hasta Japón y el resto de Asia, a través del Polo Norte, y costeando la Siberia rusa lleva tiempo realizándose.

Siempre se ha realizado en verano y con grandes rompehielos que protegían a las naves en los pasos complicados. Sin embargo, desde hace unos años, el cambio climático y la consiguiente menor cantidad de hielo ha permitido con más frecuencia el cruce por este paso a naves con propósitos comerciales.

Esta ruta del Ártico está sometida a permisos de Rusia, ya que hay que transitar en algún tramo en sus aguas territoriales, porque aún en verano hay una gran cantidad de hielo y son necesarios los rompehielos.

Sin embargo, este año se le ha dado mucha publicidad por las autoridades rusas, ávidas de presentar a su país como una alternativa en su relación con Asia. En lo mismo se inscribe la ofensiva de los ferrocarriles rusos que han comprado al operador logístico Gefco y la recuperación del concepto de la ruta de la Seda por el sur de Rusia y las ex repúbicas soviéticas, de Asia y los intentos de comercializar el ferrocarril transiberiano.

Las cifras son contundentes. Por el Canal de Suez pasan unos 6.000 buques portacontenedores al año, por la ruta del Ártico este año han pasado unos 600, pero realmente de Asia a Europa lo han hecho no más de medio centenar el resto era tráfico local. Es verdad que la ruta ofrece una rebaja de días de navegación muy considerable, pero tampoco tiene puntos intermedios de carga y descarga interesantes, como lo son toda la zona del mar Malayo donde Indonesia, Malasia y Singapur son grandes centros de producción y consumo.

Los argumento en favor de desarrollar más los puertos del Norte de Europa, como Alemania, todavía tardará muchos años. Se necesitarán, según los expertos, otros 20 años de cambio climático para que la ruta se abra definitivamente durante una ventana estacional grande. Sin embargo, alguno podría decir que los buques portacontenedores se están proyectando en un horizonte de vida útil de 20 años, y pronto la ruta podría tener cierto impacto. Pero esos mismos 20 años son los que necesitan los países de la cuenca Mediterránea de Sur, para una vez cambiados sus sistemas políticos, llegar a una etapa de desarrollo.

Alrededor del Mediterráneo, desde España a Turquía y de ahí a Túnez pasando por gigantes en población como Egipto, energéticos como Libia o Argelia, vive una concentración de población joven que se desarrollará hacia el progreso o el conflicto.

Por tanto, además, en los países ribereños como España y en menor medida, Croacia, Grecia y Turquía, se seguirá dando un fenómeno de "nuevas californias", por el cual una vez superada la crisis económica, los habitantes del norte seguiran asentándose en las ciudades ribereñas del Mediterráneo que tienen mucho mejor clima, como lo hicieron 20 millones de americanos de fría la costa este a California.

Por tanto, la apuesta de los grandes navieros y terminalistas por los puertos del Mediterráneo español, seguirá teniendo sentido y siendo una segura apuesta a largo plazo.

Por Armando Estrada Editor LyT, Ingeniero de Caminos por la Escuela de Madrid, Ingeniero Civil por el Imperial College de Lóndres, ACGI, PDD, y miembro del Colegio de Periodistas de Madrid, de la APM y de la F.A.P.E 


"La emancipación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos o no será"

 
RSS FeedSubscriu