miércoles, 11 de septiembre de 2013

Ley de Puertos: Reforma, YA, ¿no?




Por si andan demasiado ajetreados en este arranque de curso, hoy no les quiero robar más tiempo del necesario y aquí les planto directamente la conclusión del artículo: Puertos del Estado debe presentar antes de Navidad un borrador de proyecto de ley de reforma de la ley de puertos para adecuar la legislación española de estiba al marco jurídico de la Unión Europea. La reforma debe iniciarse de inmediato. Ya.


Diario del Puerto 11/09/2013
Opinión Miguel Jimenez

Pero ojo, esto no es un deseo particular mío, ni una apuesta por el cambio, ni una obsesión por la transformación, ni siquiera una convicción que emane ni de filosofías, ni de principios, ni de postulados sobre un modelo u otro de estiba.

Si creo que Puertos del Estado debe emprender con urgencia la reforma de la estiba en España es simple y llanamente porque la lógica de todas y cada una de las afirmaciones de este departamento nos llevan a creer que por responsabilidad, repito, por responsabilidad, OPPE debe afrontar con valentía y desde ya la reforma, priorizando el interés general por encima de intereses particulares.

Insisto, la reforma es imperiosa porque así se deduce de todo lo que se nos ha dicho.

Se nos ha dicho que el dictamen de la Comisión Europea contra la legislación española en materia de estiba estaba “tremendamente fundamentado”. 

Se nos ha dicho que si la Comisión Europea se decidía a denunciarnos ante el Tribunal de Justicia de Luxemburgo era porque estaba convencida de que iba a ganar el juicio. 

Se nos ha dicho que presumiblemente el Tribunal de Justicia de la UE sentenciará en contra de España. 

Se nos ha dicho que una sentencia en contra generaría automáticamente un vacío legal en los puertos españoles que podría tener consecuencias muy negativas desde el punto de vista de los pasivos laborales. 

Y, por último, la semana pasada, sin ir más lejos, se nos ha dicho que la sentencia es probable que esté no dentro de seis, ni de cinco, ni de cuatro, ni de tres, ni de dos años, sino antes de un año a partir de que se inicie formalmente el proceso, o sea, dando todavía margen a la Comisión para que finalmente presente la denuncia ante Luxemburgo, podríamos tener sentencia contra el Reino de España a finales del año que viene. O sea, como quien dice, YA.

¿Conclusión? Obvio. O Puertos del Estado inicia con carácter inmediato un proceso de reforma de la legislación española que garantice la estabilidad en los puertos y con ello su contribución a la necesaria estabilidad de la economía española, o bien, a tenor de lo que se nos dice, estará incurriendo en una grave irresponsabilidad.

Así, por aquello de los plazos, las negociaciones, los imprescindibles consensos y los trámites burocráticos, se antoja que la propuesta de reforma debiera estar sobre la mesa como máximo antes de Navidad.

O eso, o es que no está tan claro lo de los fundamentos del dictamen, ni lo de que la Comisión sólo denuncia si gana, ni lo de los vacíos legales, ni lo de “no pasará un año antes de que Luxemburgo resuelva”, ni siquiera la denuncia, o claro, también puede ser que sigamos con lo de navegar entre dos aguas y esperar a que los agentes sectoriales hagan el trabajo sucio y caigan como fruta madura, lo cual, qué quieren que les diga, a mí me parece harto complicado.

No me olvido de la cobardía ya reiterada de la Comisión Europea y su denuncia sin tener valor para presentar un modelo alternativo. Podría ser suficiente argumento: no hacemos nada hasta que Bruselas no marque la verdadera pauta.

Ahora bien, parece que Luxemburgo no espera a nadie. Así pues, si está tan claro que en un año nos habrán condenado, ¿a qué esperamos para emprender la reforma? Digo...


"La emancipación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos o no será"

 
RSS FeedSubscriu