martes, 10 de septiembre de 2013

El caso del puerto de Valencia




Ya hace muchos meses que el puerto de Valencia ocupa las páginas de la prensa regional, por lo que parece una denuncia anónima. La falta de información da pié a muchas especulaciones y confunde a la comunidad portuaria. También ha habido preguntas en el Congreso de los Diputados hace meses y nada ha transcendido oficialmenteEl silencio de algunas instancias no es bueno, el del periodismo menos.

Puertos y Navieras 09/09/20913

Por Armando Estrada editor de PyN e ingeniero de caminos.


Poco o nada se quiere decir oficialmente y lo mismo escribir en la prensa profesional, como si hubiese una prevención sobre ello. Innecesaria.

Este país necesita que se hable a todos los niveles de cualquier proceso, es lo mejor. Se entiende que no se hable de asuntos subjudice pero no que las instancias oficiales no hablen sobre los controles y medios que hay en vigor o que se pueden poner para que no sucedan estas denuncias y nadie este bajo sospecha.

No se espera que se ponga la mano en el fuego por unos directivos pero lo contrario no solo les perjudica, perjudica al sistema.

No se puede extender la convicción de que estas cosas pueden pasar y que son inevitables, parte del paisaje. En general se está jugando este juego y no va a tener buenas consecuencias.

No es el único caso de los puertos españoles, que los ponen en entredicho, hace días fue UGT en Málaga, hay casos por obras en Gijón y Barcelona..

El caso del Puerto de Valencia, se trata de una investigación del juzgado número 14 de Valencia ante una denuncia anónima.

Lo que se sabe es producto de la filtraciones y las consiguientes abundantes publicaciones en dos periódicos de Valencia, Las Provincias y El Levante y preguntas parlamentarias de diputados valencianos. Nada han dicho las autoridades de los puertos, salvo una inmediata declaración del presidente del puerto Rafael Aznar, en su defensa, diciendo que estaba absolutamente tranquilo. El resto nada,

Por lo que se ha publicado parece ser que la fiscalía y ahora el juez investigan un presunto caso de malversación de fondos, un caso en el que por lo publicado, se mezclan denuncias sobre gastos suntuarios, como un yate comprado para la Copa América, que costó 40 millones de euros, gastos en viajes y por otro lado supuestos sobresueldos en la sociedad de promoción logística VPI, que es la encargada de promocionar la ZAL.

De los juzgados han filtrado hasta ahora que cuatro directivos, el presidente del puerto, el director de Planificación Estratégica, el gerente de Infraestructuras y un cuarto responsable son los únicos investigados.

Este medio tiene suficiente autoridad moral para decir lo siguiente, cuando hemos visto algo que no nos ha gustado en un puerto se lo hemos dicho directamente al responsable y si hacia falta al presidente también.

La denuncia es anónima y el ambiente político de la CCAA de Valencia es muy alto, y hay enfrentamientos entre los dirigentes y otros expedientes por corrupción mas conocidos y con sustancia como Gurtel y Noos, que originan cruces de acusaciones. Parece ser y así se airea el roce entre alcaldía y puerto y CCAA por asuntos de la relación puerto ciudad, la copa América y la dársena vieja. Una denuncia anónima en estas circunstancias es para considerarla en su justa medida.

Se está aprovechando para airear los sueldos, y esto es equivocado. El sueldo del presidente como el de muchos otros es citado. Pues bien un sueldo de 106.000 euros es insuficiente para esa responsabilidad. Si seguimos por esa vía tendremos los políticos y difectivos que paguemos y ya vemos lo que pasa con los políticos. El señor Aznar es un ingeniero con años de experiencia y esa no puede ser la base de una denuncia. Es mas uno opina que debería ser bastante mas alto. Los altos cargos y en general incluso hasta el último funcionario de un puerto debería cobrar de un 50% o 100% más, teniendo en cuenta también que una reforma de la administración, una buena política de personal y mayor dedicación incluso bajarían los gastos de personal con la mitad.

En segundo lugar, el silencio de puertos de Estado y su presidente, que también viene a cobrar lo mismo, y también cobra poco para su responsabilidad, ayuda poco y no acredita a la institución. Ha habido varias preguntas parlamentarias contestadas por Fomento y conoce el caso. Se echa de menos una declaración en defensa del sistema. ¿ O es que la autonomía portuaria es tanta como para que OPPE no tenga instrumentos de control ? 

El problema con estos casos es el silencio y la falta de actuación de los poderes del Estado. Nos consta que el Sr. Llorca no le gustan estas cosas. Nos acordamos del nombramiento de aquel presidente de Las Palmas hace muchos años, estando Llorca de presidente de puertos con el ministro Álvarez Cascos que se firmo por imperativo legal en muestra de disconformidad con el perfil del candidato. Por tanto Llorca tiene criterio.

Si la Ley de Puertos no tiene dotaciones suficientes para conocer estos temas pues que se reforme, que ya vamos por la cuarta. Pero la señora ministra de Fomento, que es muy recta, no puede mantener un minuto más como excusa la Ley para no poder actuar o al menos decir algo.

Pero mucho antes que tener que actuar con la Ley y tener que cesar a un presidente, cosa que no estamos propugnando en el caso de Valencia, está la fuerza moral para corregir cosas. Y como la mujer del César tiene que parecer honesta además de serlo, en este caso si no ha pasado nada en el Puerto de Valencia y todo se debe a una denuncia malintencionada dentro de la guerra de partidos, lo que se debe hacer es demostrar que hay mecanismos dentro de Puertos del Estado y la Ley de Puertos para que no haya la más mínima duda.

El problema es que con la excusa de que los puertos son autonómicos, en el sentido de que la responsabilidad del nombramiento del presidente reside en la Comunidad, sirve como coartada para mirar a otro lado cuando conviene.

Esto empaña la honestidad de los funcionarios, que igual están hasta perdiendo dinero trabajando como tales. El presidente del Puerto de Valencia podría ganar más dinero en la privada. y decir que está perdiendo dinero en la política, como dice Rajoy, pero el señor Aznar parece tiene el pudor de no decirlo. 

Pero en beneficio de ello, la intervención debería ser estricta y clara. Porque como ha demostrado la investigación de la UE sobre los fondos FEDER y de Cohesión en algún puerto del norte las grandes operaciones de dinero se han realizado con las obras y sus concesiones. Lograr una rebaja de 350 millones de euros como logró el Puerto de Gijón, entre su Administración y ACS, significa que hay mucho dinero en juego.

Por eso los puertos tienen que estar por encima de toda sospecha. El silencio es muy mal consejero.


"La emancipación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos o no será"

 
RSS FeedSubscriu