viernes, 19 de julio de 2013

Valenciaport, o cómo multiplicar por doce el tráfico de contenedores en veinte años


Diario del Puerto 19/07/2013
El recinto valenciano no solo ha conseguido multiplicar por seis el tráfico de mercancías en solo veinte años, sino que además ha multiplicado por doce el número de contenedores movidos en sus dársenas en el mismo periodo de tiempo. Sin duda, un caso a analizar
valenciaport
Cuando se cierre el ejercicio de 2013, Valenciaport habrá superado los 66 millones de toneladas movidas y habrá alcanzado los 4,5 millones de TEUs. Las cifras hablan por sí mismas, pero quizás llama mucho más la atención que el recinto portuario valenciano está atravesando la crisis sin apenas haber sufrido los drásticos descensos de actividad que han vivido otros puertos españoles.

Evidentemente, Valencia ha notado los efectos de la caída del consumo interno, que se ha traducido en un fuerte descenso de las importaciones. No obstante, mantiene con fuerza el incremento de las exportaciones y tráfico de contenedores de transbordo.

Es ahí, precisamente, donde habría que buscar una de las respuestas al desarrollo del Puerto de Valencia en los últimos años. La decisión estratégica de convertir al recinto portuario valenciano en un hub mixto propició en su día que la compañía MSC estableciera en Valencia su hub de distribuión para el Mediterráneo.

Es evidente que el tráfico de transbordo no tiene el mismo valor añadido que el de import/export, pero el posicionamiento de Valencia en este tráfico le ha permitido mantener la conectividad con las grandes rutas interoceánicas, crecer en volumen y generación de empleo y, por lo tanto, favorecer la estabilidad social.

Por otra parte, y tras la apertura de la autovía A3 con Madrid en 1998, Valencia se ha consolidado como la principal puerta de entrada y salida del centro peninsular y sigue ganando volumen gracias a esa pentetración territorial en su hinterland.

Estos dos elementos, que no por conocidos dejan de ser trascendentales en la historia reciente del Puerto de Valencia, han sido completados con multitud de actuaciones paralelas que han dado como resultado la realidad que hoy viven las dársenas valencianas.
Evidentemente, a laconexión con Madrid y la conversión efectiva en hub mixto habría que sumar la evolución en polivalente del Puerto de Sagunto, la vertebración de la Comunidad Portuaria (a través de elementos rales como la Marca de Garantía, el desarrollo de los proyectos medioambientales Ecoport y Ecoport II o la creación del portal transaccional), la reordenación de espacios portuarios, la adopción de un nuevo modelo de gestión estrictamente empresarial y orientado al cliente, la adopción de una inteligente estrategia comercial, la creación de nuevos espacios para consolidar tráficos y atraer nuevos (ampliación norte), etc.

Evidentemente, el Puerto ha puesto encima de la mesa las herramientas, pero es evidente que nada hubiera sido posible sin la iniciativa privada y el esfuerzo inversor desplegado en los últimos años en los puertos gestionados por la APV.

Retos

Los retos a los que se enfrenta el Puerto de Valencia no son ni pequeños ni fáciles. Efectivamente, mantener el estatus conseguido hasta la fecha pasa por seguir desarrollando estrategias capaces de afianzar los tráficos y captar el interés de navieras y grupos inversores.

Para ello, además de nuevos espacios y condiciones atractivas, es necesario evolucionar y ganar en competitividad, siempre en términos de reducción de costes e incremento de la eficiencia.

Ante un mercado muy selectivo y cada vez más exigente, se hace necesario no perder de vista estos objetivos que son los que, abuen seguro, permitirán que el Puerto de Valencia siga siendo una referencia en el Mediterráneo.


"La emancipación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos o no será"

 
RSS FeedSubscriu