jueves, 4 de julio de 2013

Prudente optimismo entre los sindicatos de la estiba para cerrar este viernes el IV Acuerdo Marco con Anesco


UGT ve posible el acuerdo porque la patronal ha cesado en algunas de sus pretensiones, como la de introducir el concepto de “tiempo de trabajo efectivo” que en la práctica supondría computar el trabajo de los estibadores por horas y no por turnos.
Huelga de los estibadores hasta el 12 de febrero







El viernes puede ser un buen día para alcanzar un acuerdo“. Así de optimista se ha mostrado a cadenadesuministro.es José Antonio Olaizola, responsable del sector estiba de UGT, que insiste en que todas las partes en la mesa de negociación coinciden en la necesidad de cerrar un acuerdo antes del próximo 8 de julio, fecha a partir de la cual la ultraactividad del actual III convenio marco sectorial decaerá definitivamente.
Olaizola reconoce que en la reunión celebrada el pasado miércoles 26 de junio, que desbloqueó la parálisis en la que había entrado la negociación del nuevo IV acuerdo marco, las posturas de la patronal Anesco se suavizaron . Así,a priori, la patronal cesa en su pretensión de introducir en el convenio el concepto de “tiempo de trabajo efectivo” que en la práctica supone computar el trabajo de los estibadores por horas. Olaizola deja claro que tradicionalmente el trabajo en la estiba “ha funcionado por turnos y no tiene sentido que se pretenda contabilizar por horas“.
Otro de los aspectos en los que parece que ambas partes ha encontrado una vía de entendimiento pasa por la ultractividad del convenio marco. En principio, las conversaciones mantenidas establecen una duración del convenio estatal hasta 2016 con un año de ultractividad, tal y como estable la nueva reforma laboral. Si embargo, desde el bando sindical se aboga por un periodo de vigencia más largo una vez se denuncie el acuerdo marco con el fin de dar mayores posibilidades a las futuras negociaciones de las partes.
También parece que hay un principio de acuerdo para determinar los cómputos para el ingreso de nuevos estibadores en las empresas en función de las plantillas y necesidades puntuales que se den en cada momento. Asimismo, también hay consenso en cuanto al tiempo de formación y la doble escala salarial que se asocia a este periodo transitorio.
Por último, en cuanto al complemento por antigüedad en las reuniones previas Anesco abogaba por su eliminación pero previsiblemente se mantendrá para los actuales estibadores y se congelará para los nuevos. Por lo tanto, este concepto como tal desaparecerá de las nóminas pero será sustituido por otro para aquellos trabajadores que lo tienen reconocido ahora.
La denuncia de la UE no ha influído
El responsable de UGT asegura que en la rápida decisión de retomar las negociaciones y cerrar un acuerdo no ha influenciado la decisión de la Comisión Europea de denunciar a España por su modelo de estiba. “Somos conscientes que esta asunto va para largo y no debe meternos presión en estos momentos“, opina el responsable de UGT.
Ante la posibilidad de que el viernes finalmente no se logre cerrar un preacuerdo y el panorama que se puede presentar tras el día 8 de julio, Olaizola entiende que el escenario sería muy complejo porque mientras para los sindicatos el actual convenio seguiría en ultractividad, para la patronal no habría ningún convenio de referencia y, por lo tanto, “sería una cuestión que tendrían que resolver los tribunales y supondría echar fuego en los puertos“.
El responsable de UGT, por tanto, confía en poder cerrar un preacuerdo satisfactorio para todos, pero no oculta que es consciente que dentro de Anesco hay diferentes sensibilidades al respecto. “Por un lado, están las empresas estibadores de pequeño tamaño que son partidarias de aprovechar las oportunidades que les ofrece la reforma laboral y, por otro lado, están las grandes empresas, proclives a ofrecer más flexibilidad para garantizar la estabilidad en el sector“.


"La emancipación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos o no será"

 
RSS FeedSubscriu