miércoles, 31 de julio de 2013

La subrogación se cae del IV Acuerdo Marco



Por vez primera desde 1999, el lunes todos los integrantes de la mesa negociadora de un convenio de estiba de ámbito estatal estamparon su firma en el nuevo IV Acuerdo Marco para las Relaciones Laborales en el Sector de la Estiba Portuaria. El escenario fue de nuevo el Hotel Regente de Madrid, tal y como ayer informó diariodelpuerto.com, rubricándose un texto con una diferencia esencial con respecto al preacuerdo que se había alcanzado el pasado 15 de julio: no hay ni rastro de la subrogación.

Diario del Puerto 31/07/2013

Tal y como adelantó el pasado 9 de julio Diario del Puerto, el texto de nuevo acuerdo marco que se venía negociando incluía una disposición por la cual los trabajadores portuarios se blindaban ante un posible cambio de modelo, de tal forma que se  acordaba la subrogación de los trabajadores de las sociedades de estiba en caso de que el modelo actual quedara desmantelado por razones legislativas.

Este principio quedó formalmente redactado en el preacuerdo que la mesa negociadora alcanzó el pasado 15 de julio dentro de la Disposición Adicional Segunda, y en él se decía que “conscientes de la trascendencia que para el equilibrio del empleo en el sector tienen las actividades que aún no siendo integrantes del servicio de manipulación de mercancías vienen siendo realizadas por los estibadores portuarios, se establece como un elemento esencial de mantenimiento del nivel de garantía de profesionalidad y disponibilidad para la atención del servicio portuario y de reciprocidad, la expresa subrogación del personal vinculado a las organizaciones de estiba y a las Empresas Estibadoras en régimen de relación laboral especial o común en las empresas u organismos que presten en el futuro las actividades portuarias, de tal forma que integren en su ámbito las plantillas de los estibadores de las SAGEP que las hayan ido realizando”.

Cumplirse
La subrogación pactada, según el referido preacuerdo, debería “cumplirse sea cual fuera la calificación legal que reciban las actividades portuarias descritas y operará, igualmente, en el caso de que por disposición legal la actividad de servicio público que hoy desarrollan los estibadores portuarios fuera objeto de cambio”.

El objeto de este principio era “garantizar y contribuir al principio de estabilidad en el empleo”, se aseguraba, de tal forma que en el supuesto de que la ley autorizara la constitución de nuevas entidades con igual o similar función que las actuales SAGEP o la no obligación del mantenimiento de las mismas, las nuevas sociedades que se crearan, así como las empresas que hubieran estado integradas en el seno de las SAGEP, deberían hacerse cargo del personal que hubiera estado prestando dichos servicios.

Igual obligación de subrogación deberían asumir, según el preacuerdo, “aquellas empresas que accedieran a prestar los servicios que venían prestando las empresas integrantes de las SAGEP desaparecidas, así como las empresas que se separaran de las SAGEP conforme a la ley para realizar autoprestación de servicios”.

Pues bien, según fuentes de la mesa negociadora y para evitar cualquier tipo de incertidumbre en el ámbito de la normativa sobre competencia, a la hora de firmar el nuevo IV Acuerdo Marco definitivo las partes optaron el lunes por suprimir este apartado.

De igual forma, se decidió no mantener la redacción que a este principio se le daba en el III Acuerdo Marco, de tal manera que se ha suprimido la referencia a este respecto que se hacía en el artículo 19 del III Acuerdo relativo a la “Garantía de cumplimiento global del acuerdo”, artículo que ahora es el 21 del nuevo IV Acuerdo Marco y donde ya no aparece que “como un elemento esencial de reciprocidad, se pacta la expresa subrogación de las actuales Empresas Estibadoras, así como de las futuras Empresas, que pudieran asumir o realizar directamente las actividades portuarias descritas, en todas las condiciones de trabajo, individuales y colectivas, pactadas. La subrogación pactada deberá cumplirse sea cual fuera la calificación legal que reciban las actividades portuarias descritas”.

Ultraactividad
la subrogación es, por tanto, la diferencia esencial entre el preacuerdo del pasado 15 de julio y el texto firmado el lunes, amén del acuerdo finalmente alcanzado en torno a la ultraactividad, que fue el motivo oficial que llevó a ANESCO a romper la mesa negociadora el pasado día 23 y que ha quedado redactada en los términos básicos de la propuesta sindical.

El convenio tendrá vigencia hasta el 31 de diciembre de 2017 y, de no ser denunciado, se prorrogará anualmente. Si se hubiere formulado denuncia, el convenio se seguirá prorrogando igualmente mientras duren las negociaciones. Transcurrido un año sin acuerdo, las partes se podrán someter a un procedimiento arbitral.


"La emancipación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos o no será"

 
RSS FeedSubscriu