jueves, 30 de mayo de 2013

La reducción de la deuda y de la inversión, claves para la bajada de las tasas portuarias


Poco más de dos años después de la entrada en vigor del actual marco tarifario, recogido en la Ley 33/2010, el debate sobre las tasas portuarias vuelve a estar sobre la mesa, tras el anuncio del Gobierno de que es pertinente acometer su rebaja. 

Diario del Puerto 30/05/2013
En un entorno financiero en el que los ingresos, los beneficios y los tráficos del sistema portuario estatal se vienen manteniendo o bien constantes o en suave ascenso, la reducción del endeudamiento y de las inversiones se antojan como las claves que facilitan la referida reducción de tasas.




La apuesta estratégica por una reducción global de las tasas en el sistema portuario estatal no es algo inédito en los últimos años. Sin ir más lejos, en 2011, con la entrada en vigor del nuevo régimen económico contemplado en la Ley 33/2010, las tasas portuarias experimentaron una reducción en sus cuantías básicas del 13%.

Dos años después y ya de cara a 2014, el Gobierno anuncia una nueva bajada de tasas, aún por determinar en el fondo y en la forma, según fuentes de Puertos del Estado, que en cualquier caso suscita la pregunta de por qué ahora y, a tenor de los resultados económicos, con qué recorrido.

La respuesta aparentemente más sencilla es justificar la propuesta de bajada por los “altos” beneficios que está alcanzando en estos momentos el conjunto del sistema.

Ahora bien, cerrar el ejercicio en el entorno de los 200 millones positivos (235 en 2012) es una constante en los últimos lustros, hasta el punto de que los dos picos que rompieron esta “estabilidad” en 2009 y 2010 se dieron por causas excepcionales, como las pérdidas de 128 millones en 2009 por las famosas sentencias de tasas del Constitucional y la imputación de las devoluciones (de no ser así los beneficios habrían alcanzado los 134 millones de euros); así como los beneficios de 423 millones de 2010 al computarse los ingresos extraordinarios concedidos por el Gobierno para el pago de los intereses por las referidas sentencias (sin esas aportaciones el beneficio hubiera ascendido a 192 millones de euros).

Es importante, en todo caso, señalar que en el primer trimestre de 2013 se ha registrado un incremento de los beneficios del 24%, cuando precisamente para el conjunto del año lo previsto era un 24% pero de reducción.

Eso sí, en 2013 se estará lejos de los 357 millones de beneficio alcanzados en 2007, precisamente el año en el que se batió el récord de tráfico portuario, con un volumen de toneladas que es justo el que se espera alcanzar en 2013.

Los tráficos vienen creciendo paulatinamente desde 2010, tras la debacle por la crisis en 2009, y a la par que los ingresos, sin grandes sobresaltos y siempre en el entorno de los 1.000 millones, con el suelo de los 974 millones del referido 2009 y una previsión de 1.055 en 2013, por fin por encima del techo de 1.045 de 2008.

Dicho todo esto, con cierta estabilidad o evolución al alza muy progresiva de ingresos, beneficios y tráficos, los dos grandes ratios que indican una reforzada posición del sistema portuario para la bajada de tasas son la inversión y el endeudamiento.

Sin entrar a valorar aspectos de los balances más complejos, se observa claramente cómo la necesidad de inversión de los puertos en el marco de su autosuficiencia se ha reducido notablemente en los últimos años. De los 1.321 millones que se llegaron a invertir en 2008, se ha pasado a unas inversiones previstas este año de 733 millones, es decir, una reducción de prácticamente el 45%, con lo que ello representa para un sistema basado, como se ha dicho, en la autosuficiencia.

Lógicamente, este ritmo inversor, por encima de los 1.000 millones anuales entre 2007 y 2010, multiplicó el endeudamiento del sistema portuario, que en total, a corto y largo plazo, llegó a alcanzar en 2011 los 2.940 millones de euros.

Esta cifra, muy similar a la de 2010, marca el techo para un dato que es esencialmente relevante en las cuentas de resultados de los puertos y que, ahora, comienza a ser aliviado, de tal forma que el año pasado se logró una reducción hasta los 2.642 millones de euros.
A mediados del año pasado, el presidente de Puertos del Estado anunció que en 2013 seguiría la reducción de la deuda (-109 millones de euros) e igualmente en 2014 (-166 millones) y en 2015 (-122 millones).

De esta forma, ante un nivel sostenido de beneficios y un progresivo desarrollo de los tráficos, la reducción de la exigencia inversora y el alivio de la deuda sitúan a los puertos en la posición de plantear la reducción de tasas.


"La emancipación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos o no será"

 
RSS FeedSubscriu